Roberto Pérez ha pasado de tercera opción a pieza clave de los Indios

Roberto Pérez ha pasado de tercera opción a pieza clave de los Indios

CHICAGO -- De manera bien merecida, Roberto Pérez ha recibido muchos elogios por su excelente defensa como receptor, su habilidad de "cuadrar" los pitcheos para strike y un bateo que es más oportuno de lo que demuestran los números.

Al mismo tiempo, hay que recordar que hubo una serie de factores que hicieron posible el surgir del cátcher puertorriqueño en esta electrizante postemporada de los Indios.

"No sé el porqué de las cosas, pero gracias a Dios estamos aquí", dijo Pérez.

Específicamente, el oriundo de Mayagüez se refiere al cambio que hicieron en julio los Indios con los Cervecerros por el receptor estelar Jonathan Lucroy, canje que al fin y al cabo fue vetado por el cátcher veterano por motivos contractuales. 

Ante los ojos de la gerencia de Cleveland, hacía falta reforzar la receptoría debido a una lesión de su cátcher titular, el brasileño Yan Gomes. En esos momentos, Pérez-a quien le faltaba bastante para entrar en ritmo luego de recuperarse de una fractura en el pulgar derecho-no lucía como la solución adecuada. 
 
En otras palabras, Pérez era la tercera opción de los Indios. 

"Las cosas se dan por una razón", dijo el manager de la Tribu, Terry Francona. "De verdad, creo eso". 

Los Indios siempre sabían de lo que era capaz Pérez como cátcher defensivo, pero su promedio de .183 y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .579 en la campaña regular motivaron a Francona a insinuar al principio de los playoffs que Gomes, recuperado de una dislocación en el hombro derecho, podía volver a jugar en octubre.

Pérez calló esas especulaciones con un jonrón solitario en el Juego 1 de la Serie Divisional contra los Medias Rojas y su defensa de siempre detrás del plato. Y por supuesto, el martes en el Juego 1 de la Serie Mundial ante los Cachorros, el boricua de 27 años conectó dos cuadrangulares y empujó cuatro carreras en el triunfo de Cleveland. 

"He progresado mucho", dijo Pérez, quien lleva tres vuelacercas y OPS de .827 en esta postemporada. "Estoy jugando con mucha confianza ahora mismo". 

Ahora lucen remotos los tiempos en que la receptoría era una preocupación para la gerencia de la Tribu.

"A veces uno se pregunta el porqué de las cosas, por qué pasan las cosas", dijo Pérez sobre la evolución de su temporada del 2016. "Algo importante es que siempre me mantuve positivo. Son cosas que yo no puedo controlar, son cosas del front office (la gerencia). Pero estamos aquí y gracias a Dios por mantenerme saludable y por la oportunidad que me han brindado. Es una responsabilidad bien grande estar detrás del plato". 

Los compañeros de Pérez también han visto con buenos ojos lo logrado por Pérez.

"Estoy contento por él", dijo el también puertorriqueño Francisco Lindor, torpedero de los Indios. "Es bueno verlo dar la cara y hacer el trabajo. Ha progresado de manera increíble. Asumió el rol y aquí estamos". 

Agregó el as Corey Kluber, quien ha estado dominante en esta postemporada con Pérez detrás del plato: "Se ve la diferencia en cómo se siente con sí mismo ahora. Es la confianza. Creo que con cada juego, cada serie se le ha visto con más confianza".