Francisco Lindor habla de sus ídolos y mentores en el béisbol

Francisco Lindor habla de sus ídolos y mentores en el béisbol

CHICAGO -- El campocorto de los Indios de Cleveland, Francisco Lindor, juega con tanto aplomo y confianza que es fácil olvidar que el puertorriqueño tiene apenas 22 años de edad y que hizo su debut de Grandes Ligas el año pasado.

El oriundo de Caguas, quien se formó como pelotero en el estado de la Florida y fue seleccionado por Cleveland en la primera ronda del draft amateur del 2011, cuenta entre sus ídolos a su compatriota, el segunda base Salón de la Fama Roberto Alomar, y también a torpederos de lujo como el venezolano Omar Vizquel (quien jugó por los Indios de 1994 al 2004), Derek Jeter, Jimmy Rollins y Barry Larkin.

"Admiraba el estilo que tenía Alomar, su calma y cómo impactaba el juego", expresó Lindor. "[Me gustaba] cómo Vizquel siempre daba la impresión de saber lo que iba a pasar. Jeter, como siempre estaba enfocado y se la pasaba ayudando a sus compañeros de equipo. Larkin, lo tranquilo que se veía al bate en situaciones de presión. Jimmy Rollins, chiquito, pero a la vez grande en el terreno de juego".

En la temporada regular del 2016, Lindor registró promedio de .301 con 15 jonrones y 78 remolcadas en 158 partidos. En sus primeros 10 juegos de postemporada, el puertorriqueño batea .324.

Ahora que es todo un ligamayorista, Lindor sigue tratando de aprender de sus compañeros de equipo, incluyendo a Michael Brantley. Aunque disputó apenas 11 juegos este año por lesiones, el guardabosque, quien terminó en el tercer lugar en las votaciones para el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 2014, ha sido de mucho apoyo para Lindor y la Tribu.

"Él transmite mucha calma, hasta el punto de que le pregunto, '¿Brantley, qué piensas? ¿Qué harías contra tal pitcher'", contó Lindor. "Entonces, me dice cómo afrontaría la situación y yo le digo, 'Voy a hacer eso'".

Y por supuesto, Lindor nunca deja de acatar los consejos de sus mentores más allegados.

"Mi papá, mi primo y mi hermano siempre me decían que aprendiera algo de todo el mundo, que no me enfocara en un solo jugador. Aprender un poquito de todos. Ese es uno de los motivos por los que tuve varios jugadores favoritos cuando niño".