Emocionado Javier Báez por la gran noche de su paisano Roberto Pérez

Emocionado Javier Báez por la gran noche de su paisano Roberto Pérez

CLEVELAND - A nadie le puede caer muy bien que su equipo sea blanqueado en el Juego 1 de la Serie Mundial, pero el segunda base boricua de los Cachorros de Chicago, Javier Báez, tuvo palabras de respeto y elogio para su paisano Roberto Pérez, que disparó un par de jonrones por los Indios de Cleveland.

"Eso es súper grande para Puerto Rico", comentó Báez. "Es súper emocionante que lo haga en los Play-Offs, donde todo el mundo está viendo.

"Me siento bien por él, es un puertorriqueño más que está en las Grandes Ligas, que está en la Serie Mundial", elogió Báez. "No se habla mucho de él, pero se hizo sentir y de qué manera, con dos jonrones y cuatro carreras impulsadas".

Báez conoce bien a Pérez porque se ha enfrentado a él en la pelota invernal boricua y no le sorprende para nada que haya disparado un par de bambinazos en un juego tan importante.

"Claro, claro, ¿Por qué no?, si tiene un bate en la mano cualquier cosa puede pasar", indicó Báez. "No es un pelotero que pega muchos jonrones, como dicen por allí, pero imagino que está haciendo ajustes y viendo la bola muy bien".

Con respecto a la derrota de los oseznos, Báez comentó que era importante picar adelante, pero queda mucho camino por recorrer en la finalísima beisbolera.

"Nosotros no estamos tristes, obviamente no podemos ganarlos todos como lo quiere todo el mundo y eso se entiende", analizó Báez. "Vendremos mañana [miércoles] con la misma energía a jugar. Tiró [Corey Kluber] un juegazo, hay que dárselo a él. No pudimos producir con hombres en bases. Eso nos hizo efecto".

En causa perdida, Báez se lució con un par de jugadas espectaculares, al aplicar el 'tag' o 'quemada' a su paisano Francisco Lindor prácticamente sin verlo, cuando el paracorto de los Indios trataba de alcanzar la intermedia y al capturar un elevado en la zona de foul que tuvo un efecto raro por el viento reinante.

"Desde mi posición, sé por dónde viene la bola y sé por dónde tengo que tocar al corredor', detalló Báez. "Fue una jugada cerrada. Solamente trato de poner el guante donde pienso que ellos van a tocar las bases".

"Yo pedí la bola todo el tiempo", explicó de su engarce. "Cuando la bola subía, yo la estaba pidiendo, pero a la vez estaba mirando dónde estaba la barda, por si estaba demasiado cerca. La pelota se empezó a regresar al terreno, pero la capturé".

Por su parte, el receptor venezolano Willson Contreras, elogió el trabajo del pitcheo de los Indios, especialmente del abridor Kluber y el relevista zurdo Andrew Miller.

"No es que no tengamos un plan perfecto frente a ellos, sino que son buenos lanzadores y pueden tirar un juego como ese, pero estoy seguro de que cuando los enfrentemos de nuevo la historia va a ser diferente", especificó Contreras.

Entretanto, Kyle Schwarber, que no deslució en el plato, pese a no ver un lanzador de Grandes Ligas frente a sí por más de seis meses, agradeció los comentarios de sus compañeros de equipo, en el sentido de que piensan que su presencia en la alineación los hace mejores a todos.

"No vamos a presionarnos al pensar que estamos obligados a ganar", puntualizó Schwarber, que dijo sentirse muy bien físicamente con miras al Juego 2. "Somos un buen equipo".

Finalmente, el dirigente de los Cachorros, Joe Maddon, señaló que no está decepcionado con el rendimiento de sus peloteros en el abrebocas del Clásico de Octubre.,

"No, de ninguna manera, solamente lo estoy porque no ganamos", filosofó Maddon. "Creo que salimos listos para jugar bien. Ellos lanzaron de lo mejor. El primer inning nos hizo daño. Y su noveno bate [Pérez] nos demolió. Impulsó cuatro carreras, así que denle bastante crédito".