Los Cachorros contaron con histórico aporte de sus tres catchers

Los Cachorros contaron con histórico aporte de sus tres catchers

Las responsabilidades de un cátcher durante un juego están muy bien definidas: manejar el juego, coordinar la defensiva en el infield y batear. Normalmente, en aquel mismo orden de prioridades.

Pero en los playoffs de la Liga Nacional de este año, los Cachorros superaron todas las expectativas con el bate al demostrar una mezcla perfecta de promedio y poder. De hecho, Chicago es el primer equipo en la historia en el que tres de sus receptores pegan al menos un jonrón en la misma postemporada, uno de los motivos por el que ganaron su primer banderín de la Liga Nacional desde 1945.

El trío de caretas de los Cachorros -- el venezolano Willson Contreras, su compatriota Miguel Montero y David Ross - batearon un total de .282 (de 39-11) en las dos primeras rondas de la postemporada. Cada uno de ellos sacudió un jonrón clave para cambiar el impulso a favor de Chicago, algo que no se debería menospreciar si se toma en cuenta la historia y las "maldiciones" que están enfrentando los Cachorros este octubre.

El primer jonrón clave lo conectó Ross, o el "Abuelo Rossy", como le dicen cariñosamente sus compañeros. Los Cachorros estaban arriba 2-1 en la Serie Divisional, pero en el tercer inning del Juego 4 los Gigantes dominaban la pizarra 1-0 y Chicago no quería regresar a Wrigley para un decisivo Juego 5.

En una cuenta de 1-0, Ross bateó un alto elevado sobre la pared del jardín izquierdo para empatar el juego ante Matt Moore. Con el batazo, Ross, de 39 años, se convirtió en el receptor de mayor edad en dar un jonrón en la postemporada. Los Cachorros terminaron ganando 6-5 gracias a una sensacional remontada y avanzaron a la SCLN.

"Hemos estado juntos a lo largo de este camino", dijo John Lackey, el compañero de batería de Ross en aquel Juego 4. "No le podría haber pasado a una mejor persona. Este es su último año. A la hora de una pelea, me gustaría tenerlo de mi lado siempre".

Cuatro días más tarde, los seguidores de los Cachorros estaban sentados en el borde de sus sillas cuando Aroldis Chapman desperdició una oportunidad de salvado en la parte alta del 8vo inning en el Juego 1 de la SCLN. En el cierre de ese episodio, Montero -que emergió para batear Chapman- les dio una razón para brincar de sus asientos y empezar a celebrar. El venezolano, que sólo sumó cuatro apariciones al plato en la SDLN, vino a batear con las bases llenas y destrozó un pitcheo en 0-2 de Joe Blanton, el derecho de los Dodgers, mandándolo a lo profundo del jardín derecho para darle a los suyos una cómoda ventaja de 7-3.

"Pensé que el techo se iba a caer con todos esos fanáticos brincando", dijo el segunda base puertorriqueño Javier Báez.

El primer jonrón de Montero en postemporada fue sin dudas un batazo memorable, pues además es el primer toletero en dar un grand slam que pone arriba a su equipo en la historia de la postemporada. Y con una velocidad de salida de 105.3 millas por hora, de acuerdo a Statcast™, fue el batazo más duro de Montero este año. Al final, los Cachorros ganaron 8-4 y picaron adelante 1-0 en la Serie de Campeonato.

El .400 de average que muestra Contreras es el más alto entre los tres receptores de los Cachorros, pero esperó hasta uno de los juegos más memorables en la historia de la franquicia para dar su jonrón.

Enfrentando al venerable Clayton Kershaw en el cierre del cuarto inning del Juego 6 el sábado, Contreras mandó una slider en 0-1 sobre la cerca para ampliar a 4-0 la ventaja de los Cachorros. El batazo, que salió de su bate a 105.5 millas por hora, fue el tercero más fuerte que le dieron a Kershaw en 2016 y completó la histórica trifecta de bambinazos de los catchers de Chicago.

"No sé si fue un error (de Kershaw)", dijo Contreras después del Juego 6. "Pero estaba buscando una recta alta y en el medio y me tiró una slider. La bateé bien. Me recordó a mi primer jonrón".

La profundidad y versatilidad de los Cachorros ha sido una de las razones de su éxito este año. Si Chicago continúa recibiendo este tipo de producción de todo su roster durante la Serie Mundial, será una gran ayuda para terminar con el sufrimiento de sus fanáticos y exterminar de una vez las maldiciones.