Julio Urías dejaría en segundo plano a Bret Saberhagen

Julio Urías dejaría en segundo plano a Bret Saberhagen

LOS ANGELES - Cada vez que se sube a la lomita, Julio César Urías, promesa convertida en realidad de los Dodgers de Los Ángeles, escribe una página gloriosa para la pelota mexicana y latinoamericana en el Béisbol de Lujo.

Una semana después de ser el lanzador más joven que gana un juego en la postemporada, Urías superaría el récord de otro joven precoz de la lomita, el inolvidable Bret Saberhagen, al convertirse el miércoles en el de menor edad que abre un partido de postemporada en la historia beisbolera

"Esperamos que suba a la lomita a competir, que use su combinación de pitcheos y ataque a los bateadores", comentó el dirigente de los Dodgers, Dave Roberts, al confirmar a Urías como su abridor para el Juego 4 de la Serie de Campeonato. "Esperamos que nos dé la oportunidad de ganar un juego de pelota, es lo que ha venido haciendo todo el año".

Para el momento de subirse a la lomita frente a los Cachorros de Chicago, Urías tendrá 20 años y 68 días. Saberhagen contaba con 20 años y 175 días cuando abrió por los Reales de Kansas City frente a los Tigres de Detroit el Juego 2 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 1984.

Con registro de 10-11 y efectividad de 3.48 en 38 juegos - 18 como abridor - en la temporada regular del 1984, Saberhagen tiró un tremendo juego frente a los felinos rayados, ya que en ocho entradas le pegaron apenas seis hits y permitió dos carreras limpias, pero los Tigres ganaron aquel juego y una semana más tarde se apoderaron de la corona absoluta de la pelota en la Serie Mundial frente a los Padres de San Diego.

A la postre, Saberhagen hilvanó una carrera grandiosa en la cumbre del diamante, apuntándose un par de premios Cy Young como el mejor pitcher de la Liga Americana en 1985 y 1989, y el título de Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 1985 frente a los Cardenales de San Luis.

Los Dodgers se frotan las manos de saber que en Urías pudieran contar también con un serpentinero de fabuloso porvenir, pero por supuesto no van a caer en la provocación de compararlo tan tempranito con glorias de la talla de Saberhagen.

Por lo pronto, sí esperan que el jovencito mexicano, que declaró en Wrigley Field antes de viajar de Chicago a Los Ángeles que estaría listo para cualquier asignación que le propusiera Roberts, sea competitivo frente al equipo con el mejor récord en las Grandes Ligas (103-58) en el 2016.

Y el conteo de lanzamientos no sería impedimento para Urías el miércoles, de acuerdo al análisis del dirigente Roberts.

"Le controlamos su uso a lo largo de la temporada, pero creo que ahorita no va a ser necesariamente observado estrictamente por su número de lanzamientos", detalló Roberts. "También hay que ver los innings que pueda trabajar bajo tensión en lo que va a ser un juego grande.

"Si está tirando la bola como nosotros esperamos que lo haga, yo no tendría ningún miedo de empujarlo al límite si eso nos permite ganar un juego", enfatizó Roberts, que usará al zurdo Rich Hill en el tercer encuentro de la Serie de Campeonato y tiene al japonés Kenta Maeda como potencial iniciador del Juego 5.