Victoria de los Dodgers en el Juego 2 evocó una era dorada del equipo

Victoria de los Dodgers en el Juego 2 evocó una era dorada del equipo

CHICAGO -- En aquellos días de gloria de los Dodgers de Los Angeles en los años '60, su fórmula ideal era apoyarse en una leyenda del pitcheo como Sandy Koufax, disponer por si acaso de un relevista sólido como Ron Perranosky y elevar una plegaria al cielo para que alguien produjera aunque sea una carrera para sellar el triunfo.

Como si hubieran sacado una página de su glorioso baúl de los recuerdos, Clayton Kershaw hizo recordar a Koufax, el curazoleño Kenley Jansen a Perranosky y el mexicano Adrián González produjo con bambinazo la única carrera que hizo falta para que los Dodgers empatasen la Serie de Campeonato de la Liga Nacional con su victoria por 1-0 sobre los Cachorros de Chicago.

Jansen asegura la victoria

"Traté de ser agresivo y de levantar la bola", manifestó González de su séptimo vuelacercas en su historial en la postemporada. "Corrí duro porque pensaba que a lo mejor la bola no se iba, pero me sentí muy bien cuando se fue del parque".

Desde el cuarto juego de la Serie Divisional, González ha olvidado ser fino con su swing y ha confiado más bien en su fuerza como bateador. El fruto más reciente fue aquel vuelacercas que envía la serie 1-1 a Dodger Stadium para un Juego 3 a celebrarse el martes.

El cuadrangular coloca al primera base mexicano en una lista élite. Solamente Mickey Mantle, Jim Edmonds, Eddie Murray y el dominicano David Ortiz, con siete cada uno, han pegado más jonrones que González (6) en series consecutivas de postemporada.

"Todas las cosas salieron bien para nosotros", manifestó el primera base de los Dodgers. "El pitcheo fue lo que dominó. Siempre hay que meter carreras para poder ganar. Gracias a Dios salió ese batazo."

González pegó el palo decisivo, pero el gran héroe de la velada dominical ante 42,384 espectadores fue el zurdo Kershaw al trabajar siete episodios en blanco, mientras Jensen, autor de un relevo de 51 pitcheos en el Juego 5 de la Serie Divisional frente a los Nacionales de Wahington, selló el triunfo con el primer juego salvado de su carrera en el cual tuviera que sacar seis outs.

"Hay que darle crédito, creo que lanzó fundamentalmente con su recta", elogió el manager de los Cachorros, Joe Maddon, sobre la súper faena de Kershaw. "Estaba curioso, antes del juego, por ver cómo se iba a presentar con su velocidad y comando. Y los tuvo ambos".
Es la primera vez en la historia de los Dodgers que la novena gana un partido 1-0 en la postemporada con una sola carrera producida por cuadrangular, de acuerdo a Elias Sports.

"Es un ganador, un verdadero as, el tipo de lanzador que piensa en triunfar más que en ninguna otra cosa", valoró el tercera de los campeones del Oeste de la Liga Nacional, Justin Turner, al referirse al #1 del pitcheo de los Dodgers.

Kershaw llevaba 4.2 episodios de pelota perfecta, lo más largo que duraba un pitcher en esas circunstancias en la postemporada desde que Justin Verlander, de los Tigres de Detroit, hizo lo propio frente a los Atléticos de Oakland en la Serie Divisional de la Liga Americana en el 2013.

"Vi como Clayton se montaba al equipo sobre los hombros y me dije que necesitaba poner el máximo de mis esfuerzos para sellar la victoria", subrayó Jansen.

El derecho de Willemstad, Curazao, se convirtió en el primer pitcher de la historia de las Grandes Ligas con 189 o más salvados que llega a rescatar su primero de seis outs precisamente en los Play-Offs.

"Hace que todos crean, cada vez que se para en la lomita, que algo grandioso puede ocurrir", manifestó el receptor de los Dodgers, el cubano Yasmani Grandal, al referirse a la gigantesca labor de Kershaw.

Un momento crucial del encuentro se produjo cuando parecía acabársele la gasolina a Kershaw en el séptimo episodio, pero el dirigente de los Dodgers, Dave Roberts, que de una vez pensaba en traer a Jansen, le dio un voto de confianza a su sensacional abridor.

"Salí a la lomita, lo miré a los ojos y me dijo que estaba seguro de que podía sacar ese tercer out [el boricua Javier Báez]", relató Roberts. "Contuvimos la respiración cuando Báez -elevado largo al central- se metió un poquito debajo de ese lanzamiento. Lo dejó todo [Kershaw] en la lomita. Es lo que él hace".

Por su parte, Kershaw piensa que su repertorio no fue necesariamente mejor que el que exhibió para el primer juego de la Serie Divisional frente a los Nacionales de Washington, partido en el que hizo 101 envíos en apenas cinco innings. El domingo, en su tercer encuentro en seis días, realizó 84.

"No, no lo creo, solamente depende del día", concluyó Kershaw, que le dio enorme crédito a Jansen por su nuevo acto de heroísmo con su tremendo salvamento de seis outs.