Encarnación y Bautista anhelan ver el fruto de sus batazos con un anillo

Encarnación y Bautista anhelan ver el fruto de sus batazos con un anillo

CLEVELAND -- José Bautista y Edwin Encarnación son compañeros en los Azulejos de Toronto desde el 2009. Entre ambos, han conectado un total de 501 jonrones por el equipo canadiense.

Del 2009 al 2014, dichos aportes no resultaron en un éxito colectivo. Pero desde la temporada pasada, con su equipo armado de una manera más completa y equilibrada, lo hecho por los toleteros dominicanos han sido elemento clave de dos postemporadas que han llevado una vez más a los Azulejos a la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

"Me siento bien de ser parte de ese dúo", dijo Encarnación, quien conectó 42 bambinazos y encabezó la Liga Americana con 127 remolcadas durante la campaña regular, antes de poner a temblar el Rogers Centre de Toronto con un jonrón de oro en el Juego del Comodín contra los Orioles y batear .417 con dos cuadrangulares más y cuatro empujadas en la Serie Divisional ante los Rangers. "En verdad, me siento orgulloso de poder hacer mi trabajo y tratar de hacer lo más que yo pueda para seguir ayudando al equipo a ganar".

La gran interrogante, por supuesto, es por cuánto tiempo más Encarnación y Bautista podrán continuar dando sus batazos vistiendo el uniforme de Toronto. Ambos serán agentes libres después del 2016, sin noticias concretas sobre negociación alguna con la gerencia del club.

Por eso es que ahora, de cara a la SCLA contra los Indios que inicia el viernes en el Progressive Field de Cleveland, el dúo quisqueyano trata de enfocarse en este último esfuerzo por un anillo en los Azulejos.

"Nosotros no podemos controlar los otros elementos", dijo Bautista, quien viene de disparar 22 jonrones y empujar 69 vueltas en una campaña regular limitada a 116 partidos debido a las lesiones. "Para nosotros, no ha cambiado nada. Seguimos con el mismo esfuerzo y el mismo enfoque: Tratar de ganar cada partido que jugamos".

Bautista, quien cumplirá los 36 años de edad el próximo miércoles, está segundo en la lista de todos los tiempos de los Azulejos en jonrones con 265, detrás del puertorriqueño Carlos Delgado (336). También ocupa el quinto lugar de la franquicia en impulsadas con 701. De su parte, Encarnación, de 33, está tercero en la historia del club en jonrones (239) y sexto en remolcadas (679).

Pese a tantos logros individuales, no fue hasta el 2015, cuando llegaron a las filas del equipo nombres como Josh Donaldson, Russell Martin, Troy Tulowitzki y David Price (quien firmó con Boston en diciembre), entre otros, que Bautista y Encarnación vieron los frutos de su trabajo en la tabla de posiciones.

"Muy contento, satisfecho", dijo Bautista al tocar el tema. "Cada vez que uno contribuye a la victoria, se siente contento y más haciéndolo al lado de un compañero de tanta calidad, tan buen compañero como Edwin. Es tremenda persona. Lo admiro mucho tanto dentro como fuera del terreno.

"(Estoy) contento porque nuestras contribuciones están teniendo un poquito más de significado que antes".

Ahora la tarea para Encarnación, Bautista y el resto de la tropa de John Gibbons es completar la tarea que iniciaron hace un año, cuando fueron derrotados en esta misma ronda por los Reales de Kansas City en seis juegos.

"Seguir positivo, seguir jugando fuerte en el terreno de juego, dándolo todo en el terreno y jugando como venimos jugando para seguir logrando la victoria", dijo Encarnación sobre la meta de Toronto de continuar una cadena de seis victorias que inició en el penúltimo partido de la temporada regular en Boston.

Según Bautista, no hay urgencia adicional al saber que tanto él como Encarnación podrían vestir otro uniforme a partir del 2017.

"De la misma manera que estuviéramos bajo contrato durante los próximos 10 años, vamos a salir a tratar de ganar, sin importar esas circunstancias".