Gran festejo de los Dodgers con profundo sabor latino

Gran festejo de los Dodgers con profundo sabor latino

WASHINGTON -- Julio César Urías aún no había cumplido los 10 años de edad cuando Carlos Ruiz debutó en la Gran Carpa en el 2006, pero ambos latinoamericanos dejaron a un lado las diferencias en el almanaque para ser héroes de los Dodgers de Los Angeles en camino a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional con un triunfo por 4-3 sobre los Nacionales de Washington en el Juego 5 de la Serie Divisional.

Urías, el zurdo mexicano que hizo historia al convertirse en el más joven en lanzar en la postemporada para los Dodgers, mantuvo a raya a los Nacionales a lo largo de dos episodios en relevo para obtener de paso la victoria, convirtiéndose en el más joven de todos los tiempos que gana un encuentro en los playoffs.

Ruiz, el veterano receptor panameño adquirido en agosto de los Filis de Filadelfia precisamente por su frialdad para ser clave a la hora buena, disparó el imparable de poner arriba a la novena dirigida por Dave Roberts en el séptimo episodio, en el cual la Tropa Blanquiazul anotó todas sus carreras en el encuentro de 4:32 horas de duración.

Súmele a esto el relevo maratónico del curazoleño Kenley Jansen a lo largo de 51 lanzamientos y el juego salvado del abridor Clayton Kershaw al entrar como apagafuegos con apenas un día de descanso intermedio entre asignaciones y derivará el saldo de uno de los Juegos 5 más emocionantes de la historia de la Serie Divisional.

"Me dijeron que estuviera listo para entrar y lo primero que me dije fue 'gracias a Dios por la oportunidad'", declaró Urías de sus dos episodios en blanco como relevista en medio de la celebración de los Dodgers. "Todo eso [las estadísticas, lo histórico] lo dejo aparte. Lo importante es que el equipo gane. Si me dicen que tengo que abrir o relevar, hay que prepararse para eso".

La victoria le permitió a los Dodgers romper una mini-racha de dos derrotas al hilo al nivel de la Serie Divisional y avanzar a la serie a siete juegos que arrancará el sábado en el Wrigley Field de Chicago.

"Estoy súper contento con la victoria", comentó el veterano Ruiz. "En ese turno fui a fajarme. No buscaba un batazo grande, sino conectar la bola. Me tiró el cambio y pude darle bien a la pelota. Todos pusimos nuestro granito de arena. Kershaw demostró lo grande que es como pitcher. Tiene un corazón enorme.

"Julio hizo tremendo trabajo", elogió Ruiz. "Es un picher tranquilo, sereno. Es emocionante ver cómo una persona tan joven, en un juego como este, puede controlarse y lanzar tan bien".

Por su parte, Kershaw hablaba como si fuera un muchacho con juguete nuevo, al disfrutar de su enorme esfuerzo que hizo recordar al propio ex Dodgers Orel Hershiser y al zurdo Madison Bumgarner, de los Gigantes de San Francisco, al relevar a lo grande en la postemporada, pese a trabajar arduamente como abridores en esas mismas contiendas.

"Hablamos [con Roberts] de cuáles pudieran ser los diferentes escenarios [para que pudiera lanzar el jueves], reveló Kershaw. "Me sentía bien, no tenía problemas con la espalda o de ninguna otra índole.

"Después de todo, si no ganamos este juego nos íbamos a tener que ir a casa, así que ninguna otra cosa importaba", agregó Kershaw. "Sólo deseaba estar disponible para el equipo y resultó que sí pude ayudar".

La victoria le permite a los Dodgers avanzar a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional por la cuarta vez en los nueve años recientes, pero primera desde el 2013.