Carlos Ruiz dedica el triunfo a su familia en Panamá

Carlos Ruiz dedica el triunfo a su familia en Panamá

WASHINGTON -- Una trayectoria tan sobresaliente en la Gran Carpa no pudo pasar inadvertida para el alto mando de los Dodgers de Los Angeles y aunque para obtenerlo tuvieron que sacrificar a A.J. Ellis, que hizo un enorme trabajo especialmente al recibirle a Clayton Kershaw, sabían que en el panameño Carlos Ruiz disfrutarían de una recompensa jugosa en la postemporada del 2016.

Ruiz ha producido a lo grande prácticamente desde su primer turno desde que llegó a los Dodgers el 25 de agosto del 2016. No podía esperarse menos de él en los playoffs.

Acostumbrado prácticamente a ser héroe en muchos encuentros más allá de la temporada regular, el episodio más reciente de su éxito en un momento de apremio para su equipo se produjo en el Juego 5 de la Serie Divisional de la Liga Nacional frente a los Nacionales de Washington. Su hit impulsador en el séptimo inning del jueves por la noche en la Capital puso arriba a la Tropa Blanquiazul y los dirigidos por Dave Roberts nunca volvieron a estar abajo en la pizarra en camino a obtener el triunfo.

"Para mí, esto significa muchísimo, prácticamente en la recta final [de su carrera]", agradeció Ruiz, de 37 años de edad y nativo de Chiriquí, Panamá. "Tener otra oportunidad de estar en una postemporada es súper grande".

Ya Ruiz no juega a diario, como en sus años estelares con los Filis de Filadelfia, equipo al cual ayudó a inervenir en dos Series Mundiales al hilo, incluyendo el triunfo total en la del 2008. El cubano Yasmani Grandal es el titular detrás del plato de los Dodgers, que llevaron tres receptores a la Serie Divisional, incluyendo a Austin Barnes.

Pero como todo un veterano, Ruiz aprovecha cada oportunidad para aydar a su equipo, bien sea como receptor o como bateador oportuno. Y espera que su familia haya gozado del triunfo en Panamá.

"Sé que mi familia en Panamá lo disfruta a lo máximo, así como lo hacen todos nuestros seguidores", indicó un emocionado Ruiz. "Este triunfo es dedicado a todos ellos".

Por supuesto, Ruiz no se conforma con intervenir al nivel de la Serie de Campeonato que le espera ahora a los Dodgers. Sabe que los Cachorros de Chicago van a ser un hueso duro de roer, pero encara ese reto con valentía junto a sus compañeros blanquiazules.

"Quedan todavía muchos más [triunfos] por venir y ojalá Dios quiera que podamos lograr el objetivo que es ganar la Serie Mundial", concluyó el veterano que ha participado en 11 series de postemporada en el Beisbol de Lujo.