Núcleo de talentosos jóvenes ha llevado a Cachorros a nuevas alturas

Núcleo de talentosos jóvenes ha llevado a Cachorros a nuevas alturas

CHICAGO -- ¿Cabras? Los Cachorros de Chicago no les temen a ningunas cabras.

Existen varias razones para ello, incluyendo el liderazgo de cuatro veteranos que ya cuentan con un anillo de Serie Mundial y el manager Joe Maddon, quien anunció a su llegada a Chicago que él "no vibra a esa frecuencia". Pero la razón más grande podría ser que estos jóvenes Cachorros - quienes enfrentaran ya sea a los Nacionales o los Dodgers el sábado en el Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional - son demasiado inocentes como para creer en esas cosas.

"Realmente a nadie le importa la mentada maldición o lo de la cabra o cualquiera de esas cosas", dijo el abridor zurdo Jon Lester el martes, horas antes de que los Cachorros eliminaran a los Gigantes en la SDLN. "Es lo que haces de ella. Si cometemos un error, no vamos a echarle la culpa a una maldición o esas cosas. Vamos a hacernos responsables y trataremos de hacerlo mejor en la siguiente oportunidad".  

"Creo que contamos con tantos jugadores jóvenes que ni siquiera saben lo que eso significa. Es mejor ser ingenuo y simplemente saltar al terreno y preocuparnos por nosotros mismos, preocuparnos por los Cachorros y nada más".

Lester tiene razón. Estos Cachorros están compuestos por el mejor núcleo de peloteros jóvenes jamás visto en 40 años, si no es que en más. Anthony Rizzo, Jason Heyward, Kris Bryant, Addison Russell y el cubano Jorge Soler fueron los dueños de sus posiciones primarias este año, y ninguno de ellos supera los 26 años de edad.

Por segundo año consecutivo, Chicago disputará la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. Si ganan la Serie Mundial será la primera vez que un equipo con cinco peloteros regulares tan jóvenes lo logra desde que los Mets lo hicieron en 1969. Y esa lista de muchachos no incluye al puertorriqueño Javier Báez ni al venezolano Willson Contreras, quienes jugaron un papel determinante en la remontada del Juego 4 ante los Gigantes. La juventud tiene muchas ventajas. Una de ellas es la inocencia y la ausencia de esas cicatrices que se producen cuando se sabe mucho de derrotas y decepciones.

Más allá de quedarse estancados preguntándose por qué sus predecesores no pudieron ganar, los jugadores de Chicagos parecen contentos con tener frente a ellos la oportunidad de darle el primer campeonato a la franquicia desde 1908. Seguramente sabían que los niveles de estrés iban a estar al máximo si hubiesen tenido que enfrentar a Johnny Cueto en el Juego 5, pero estos Cachorros parecen tener la confianza de un equipo que podría haber lidiado con una situación de ese tipo.

A Heyward le preguntaron si los jugadores sienten la ansiedad de los fanáticos.

"Yo no lo voy a llamar ansiedad. Lo voy a llamar algo muy bonito", dijo Heyward. "La relación de vida o muerte que tienen los fanáticos con este equipo es linda. Hacer lo que hemos hecho con este grupo ha sido una experiencia impresionante, porque la ciudad está hambrienta. Sabemos que necesitamos ocho victorias más para lograr lo que vinimos a hacer aquí, pero al margen de eso, ha sido espectacular ver el apoyo de todos".

¿Recuerdan cuando Bryant asustó a una cabra en aquel comercial antes de que incluso lo hubiesen subido a las Mayores la temporada pasada? Ni Russell, ni Báez, ni Contreras parecen el tipo de personas preocupadas por lo que pasó en el 2003. Ni hablar de 1984 ó 1969.

Probablemente no sea una coincidencia que los Cachorros son el equipo más joven y más sano en la postemporada. Más allá de perder a Kyle Schwarber -otra promesa de 23 años- debido a una lesión en la rodilla en abril, el equipo de Maddon no ha tenido grandes problemas médicos. Incluso los asuntos menores han sido pocos.

Kyle Hendricks, que a los 26 años es el más joven de los abridores de Chicago, recibió una línea en el brazo durante el Juego 2, pero todo el mundo se mostró satisfecho con la sesión de bullpen que hizo luego. El relevista dominicano Pedro Strop se sometió una operación menor de la rodilla en agosto, pero regresó. La duda más grande parece ser el venezolano Héctor Rondón, que era el cerrador del equipo antes de que el cubano Aroldis Chapman llegase en un cambio en julio. Rondón lidió con problemas en el hombro al final de la temporada y no ha recobrado su consistencia.

Debido a las exigencias físicas y mentales de este formato tan largo de postemporada, la fatiga puede ser un problema para los equipos. Esa puede ser la razón por la que solo cuatro de las últimas 12 ediciones de la Serie Mundial han sido de más de cinco juegos. Y sólo en 2011 y 2014 se jugaron siete encuentros.

Maddon dice que su equipo tendrá las piernas y la mente fresca para batallar por 27 outs en cada juego. Le encantó ese ataque de cuatro carreras en el noveno inning con el que superaron a los Gigantes, que igualó la remontada más grande en un juego para avanzar de serie en postemporada.

"Después del juego, incluso cuando estábamos en el montículo tomando fotos, los muchachos estaban gritando, 'Nosotros no nos rendimos, nosotros no nos rendimos'", dijo Maddon.

Los Cachorros son el equipo con mejor defensiva en las Grandes Ligas. Tienen candidatos serios para llevarse el Guante de Oro en primera base (Rizzo), segunda base (Báez), campocorto (Russell) y el jardín derecho (Heyward). Sin embargo, Maddon cree que en la eficiencia defensiva del equipo hay algo más que la suma de esas individualidades.

Maddon apunta al alcance que Chicago tiene en casi todas las posiciones gracias a la forma en que sus jóvenes y atléticos jugadores cubren terreno. La habilidad para robarse uno o dos hits por juego contribuyó a que los rivales les bateasen .212 en contra, la cifra más baja desde aquellos Indios de 1968 que tenían a Sonny Siebert, Sam McDowell y al joven cubano Luis Tiant.

Es probable que los Cachorros cambien bateo por fildeo en el jardín izquierdo el año que viene cuando regrese Schwarber. Albert Almora Jr, de 22 años y tomado en la primera ronda del draft del 2012, pareciese representar una mejoría defensiva sobre Dexter Fowler si es que Fowler no regresa. Hay más jóvenes en ascenso, incluido el toletero ambidiestro y segunda base Ian Happ y el jardinero de 19 años dominicano Eloy Jiménez, que ganó el premio Jugador Más Valioso de la Liga del Medio Oeste. Happ es el principal prospecto de la organización de Los Cachorros de acuerdo a MLBPipeline.com y Jiménez el número 2.

"Este es un grupo especial", dijo Maddon. "Todo es muy fácil cuando quieres que tus muchachos se comporten como muchachos. Miren, lo pueden ver en el terreno. Juegan pelota. Jugamos duro. Creo que jugamos de la forma correcta. Somos un equipo que hace lo que debe hacer. Normalmente jugamos buen béisbol día tras día. Y entiéndanlo, vamos a mejorar. Estos chicos son jóvenes".

"Que estemos donde estamos ahora mismo habla muy bien del futuro, porque no creo que ninguno de ellos cambie su personalidad, ni su forma de trabajar. Sólo pienso que van a mejorar".