El porvenir le sonríe a Wilmer Difó con los Nacionales

El porvenir le sonríe a Wilmer Difó con los Nacionales

WASHINGTON -- Si los Nacionales de Washington van a avanzar lejos en la actual postemporada, pudieran tener que depender en momentos clave de jóvenes que cuentan con un porvenir enorme, pero que en los actuales instantes tienen muy poca experiencia en el Béisbol de Lujo.

Uno de esos jovencitos es el jugador de cuadro dominicano Wilmer Difó, a quien el dirigente de los Nacionales, Dusty Baker, conceptúa como un nuevo pino con un porvenir sonriente en el apasionante mundo del diamante.

"Realmente, me gusta Difó", expresó Baker en la Serie Divisional de la Liga Nacional entre los Dodgers de Los Angeles y los Nacionales. "No ha jugado en muchos encuentros, pero ha avanzado de prisa. Le tengo confianza. Corre, es un buen fildeador. No me atemoriza meterlo en un juego en cualquier tipo de emergencia.

"Tiene algunas cosas que necesita aprender, pero no tiene miedo", subrayó Baker del nativo de Santiago de los Caballeros, República Dominicana, que debutó en las Grandes Ligas el 19 de mayo del 2015 y que cuenta con apenas 24 años de edad. "Está bien emocionado, emocionado por jugar. Es más fácil calmar a un pelotero que está excitado por entrar en acción, que empujar a otro para que se anime".

A lo largo de su trayectoria como pelotero y dirigente, Baker ha visto cómo muchos jóvenes ascienden del anonimato al estrellato y por supuesto otros que apenas se toman un cafecito en la Gran Carpa. El otrora jardinero les ofrece consejos muy valiosos a todas esas promesas.

"Les digo que traten de quitarle velocidad al juego lo más que puedan", explicó Baker. "El béisbol va tan rápido, que pueden ocurrir cosas muy de prisa. A veces alguien me pregunta '¿Por qué no pusiste a calentar a otro pitcher?'. Bueno, en pocos lanzamientos te pueden anotar cuatro carreras.

"Mi consejo para ellos [los jóvenes] es que le bajen la marcha al juego y respiren", detalló el dirigente de los Nacionales. "Sé que es fácil decirlo, pero muchas veces cuando están respirando [de prisa] lo que hacen es hiperventilarse y debido a eso no alimentan su cerebro del oxígeno apropiado. Y entonces les entra pánico".

Las palabras de Baker no van dirigidas exclusivamente a los jóvenes que tiene a su cargo, pero una cosa sí es cierta: algunos de los noveles de los Nacionales, entre ellos los dominicanos Reynaldo López (lanzador), Pedro Severino (receptor) y Difó, todos en el roster de Washington para la actual Serie Divisional, sí tienen un gran potencial.

"Creo que el cielo es el límite para Difó y pienso que lo veremos alcanzarlo algún día", profundizó Baker, refiriéndose que esa promesa del cuadro tiene las herramientas para ser un titular en las Grandes Ligas y lo que necesita es pulirlas con la ayuda del Padre Tiempo.

Por su parte, Difó es un joven dinámico, pero respetuoso -insistió en alejarse de un compañero que era rodeado por varios periodistas para no molestarlo con su propia entrevista-; ansioso por correr como el viento, pero a la vez con buen ojo para la zona de strike, al punto que en el 2016 promedió .276 en las Grandes Ligas con embasamiento de .364.

"Claro que sí, no importa donde me pongan, yo quiero ser titular", proclamó con energía Difó, cuya posición natural es el campo corto. "Me siento súper contento por la oportunidad que me han dado este año".

En su proceso de aprendizaje, Difó se encontró con una experiencia insospechada al abrir tres encuentros en la esquina caliente. También inició partidos en el shortstop y la intermedia.

"Me han puesto en tercera base, nunca la había jugado, pero me sentí bien en todas las posiciones en las que me colocaron", expresó Difó, una de cuyas principales características es la velocidad que posee entre almohadillas. "He aprendido muchas cosas de los veteranos, en todo.

"Lo mejor que hay es estar en las Grandes Ligas, uno siempre ha trabajado para esto y Dios me ha dado la oportunidad de estar aquí", agradeció el bateador ambidextro, que fuera el Jugador Más Valioso de su respectiva Clase 'A' en el 2014, cuando bateó .315. Pegó hit en su primer turno en las Grandes Ligas.
A lo mejor muchos expertos piensan que las posibilidades de los Nacionales se han minimizado debido a lesiones de considerable magnitud, como las sufridas por el receptor venezolano Wilson Ramos y el abridor estelar Stephen Strasburg, pero Difó considera que los campeones del Este de la Liga Nacional tienen el potencial para llegar muy lejos en el 2016.

"Estamos listos, el equipo se ve bien, creo que pudiéramos ganar la Serie Mundial", concluyó el promisorio pelotero de la tierra del merengue.