Medirse a Clayton Kershaw, una delicia para Max Scherzer

Medirse a Clayton Kershaw, una delicia para Max Scherzer

WASHINGTON - Max Scherzer ha disfrutado de un éxito notorio en la Serie Divisional y ciertamente viene de una de sus mejores temporadas en el Béisbol de Lujo, pero todavía hay muchas cosas que motivan al derecho de los Nacionales de Washington para estar emocionado con miras a su apertura del viernes en el Juego Uno frente a los Dodgers de Los Angeles.

La primera es que tiene enorme hambre por ganar un primer anillo de campeón de la Serie Mundial, que le ha sido elusivo pese a su gran experiencia en la postemporada y sin duda alguna está motivado por medirse a Clayton Kershaw.

"Si, es bien confortante", proclamó el dirigente de los Nacionales, Dusty Baker, sobre la importancia de tener un pitcher de la talla de Scherzer para el primer juego de la postemporada del 2016 en Nationals Park. "Contamos con un ganador de 20 juegos y a la vez con un bulldog en la lomita, un tipo que ha estado a la altura de las circunstancias en este tipo de situaciones.

"Es grandioso contar con un Max Scherzer en tu esquina y de paso un saludable Max Scherzer", agradeció Baker. "Usted sabe, él quiere tener la bola en su poder, especialmente en juegos grandes. Nos medimos a un competidor de similar naturaleza en el otro lado, así que debería ser un tremendo juego de pelota".

Poseedor de un estupendo registro de 21-3 en el 2013, Scherzer ganó aquel año el premio Cy Young de la Liga Americana con el uniforme de los Tigres de Detroit, pero su campaña del 2016, su segunda con los Nacionales, fue también de altos quilates. Tuvo registro de 20-7 con efectividad de 2.96 y encabezó las Grandes Ligas con 284 ponches, estadísticas que lo proyectan para ser posiblemente finalista para obtener otro galardón del pitcheo.

En su historial de series en la postemporada, sobresalen sus estadísticas de 3-1 con promedio de carreras limpias permitidas de 2.79 precisamente al nivel de juego en el que va a competir a partir del viernes.

"Va a ser bien divertido", manifestó el derecho firmado como agente libre por los Nacionales el 21 de enero del 2015. "No puedo pedir más. Es bien especial que te den la bola para abrir una serie, tomando en cuenta que toda la carne estará en el asador en los próximos cinco juegos.

"De esto se trata cuando juegas pelota", manifestó el derecho. "Uno no quiere medirse a los peores, desea enfrentarse a los mejores. Y este es el máximo oponente con el cual puedo encontrarme al tener enfrente a los Dodgers con Kershaw en la lomita".

Con el tiempo, Scherzer ha evolucionado como uno de los mejores derechos en las Mayores, desde aquel jovencito que noqueaba a sus adversarios con su feroz recta al pitcher actual que cada día trabaja más duro para pulir sus habilidades a lo máximo.

"En los cinco años recientes he seguido evolucionando", subrayó Scherzer. "He progresado en el uso de mi curva, de mi slider y en mi capacidad de tirarlos frente a los zurdos. Ha sido mi Talón de Aquiles de cierto modo. Los zurdos siempre han tenido más éxito frente a mi y es algo en lo que he trabajado constantemente.

"Realmente he tratado de combinar bien mis cuatro lanzamientos en el mismo juego para que no puedan afincarse en uno solo de mis pitcheos", analizó el nativo de San Luis. "En la temporada, he aprendido más de mi mismo, sobre todo lo que tengo que hacer para retirar a los zurdos consistentemente. Ellos tienen un buen grupo de izquierdos, va a ser divertido medirme a ellos".

Pese a ser uno de los mejores lanzadores de las Grandes Ligas, Scherzer no puede evitar sentir un enorme respeto por el hombre al que se va a enfrentar en el Nationals Park. "Lo puede hacer todo", declaró Scherzer. "Me parece que lo principal es que siempre está atacando al bateador con todo su repertorio. Es lo más impresionante de su juego".

Que el Juego Uno de la Serie Divisional frente a los Dodgers sea en el hogar de los Nacionales es un factor que Scherzer planea aprovechar a lo máximo.

"Apenas puedo esperar por venir al parque", expresó el derecho debutante en las Grandes Ligas el 29 de abril del 2008. "Probablemente, los aficionados van a estremecer el estadio. Me encanta cuando meten tanta bulla. Soy un pitcher que sabe sacarle provecho a la adrenalina y ojalá el escenario esté bien electrizado".

Claro está, su objetivo principal es intervenir en la Serie Mundial y tener la oportunidad de ganarla.

"Estar en situaciones como los Play-Offs es algo con lo que sueña uno desde niño", recalcó Scherzer. "A la vez, nunca he ganado la Serie Mundial, así que mi corazón ha quedado destrozado cuatro veces. Es bien doloroso perdurar la etapa entre temporadas cuando eso ha ocurrido".