Señales a principio de temporada fueron indicativos del difícil año de los D-backs

Señales a principio de temporada fueron indicativos del difícil año de los D-backs

PHOENIX - Quizá la campaña de los D-backs estaba condenada al fracaso desde que A.J. Pollock se fracturó el codo en el penúltimo juego de la Liga del Cactus, dejando al equipo sin su segundo mejor bateador y su mejor arma defensiva.

Quizá empezó a salirse de control cuando Zack Greinke tuvo problemas el Día Inaugural y Shelby Miller también tuvo un mal desempeño el día siguiente.

O quizá los D-backs no son tan buenos como se pensaba después de haber obtenido tantas victorias en los campamentos primaverales.

Cualquiera sea el caso, la temporada de este año fue una decepción para la franquicia.

Además de Pollock, a los D-backs también se les lesionó David Peralta y Rubby De La Rosa. Y el equipo tampoco contó con un buen bullpen.

Récord: 69-93, cuarto lugar en la Liga Nacional del oeste.

Momento definitorio: el 25 de junio, el equipo venía de un viaje fuera de casa con marca de 7-1 en sus últimos ocho juegos. Estaban a 4 juegos por debajo de .500, y solo les quedaban dos partidos contra los Rockies. El abridor era Miller, quien venía de tener una de las mejores aperturas del año. Sin embargo, Miller fue castigado con siete carreras y los D-backs perdieron 11 a 6, y al día siguiente fueron dejados en el terreno, 9 a 7.

Lo positivo: Jean Segura, quien bateó 30 hits en cada mes de temporada regular (primer jugador de la franquicia en conseguirlo).

Paul Goldschmidt fue seleccionado por cuarta vez al Juego de Estrellas de las Grandes Ligas.

Jake Lamb hizo ajustes en su mecánica de bateo y pagó dividendos.

Brandon Drury demostró ser muy bueno ofensivamente cuando se le da tiempo de juego seguidamente.

Lo negativo: Las lesiones y prácticamente todo en el área del pitcheo.

Greinke y Patrick Corbin tuvieron un mal año. Robbie Ray ponchó a más de 200 bateadores, pero fue muy inconsistente y necesita mejorar sus lanzamientos secundarios.

Jake Barrett y Enrique Burgos tuvieron problemas en el rol de cerrador.

Mayor sorpresa y mejor bateador del año: Jean Segura.

Novato del año: Brandon Drury.