Los Padres esperan seguir el progreso logrado en el 2016

Tras cambiar a varios veteranos, los jugadores jóvenes mostraron de lo que son capaces

Los Padres esperan seguir el progreso logrado en el 2016

SAN DIEGO - Cuando los Padres terminaron la campaña del 2016 el domingo por la tarde, poco quedaba de la alineación que utilizaron en el Juego Inaugural.

Veteranos de renombre como Matt Kemp, Melvin Upton Jr., James Shields, Andrew Cashner, Drew Pomeranz y Fernando Rodney salieron del equipo vía cambios. Mientras que los novatos Ryan Schimpf, Travis Jankowski y Luis Perdomo se convirtieron en jugadores de todos los días. Y los prospectos como Hunter Renfroe, Manuel Margot y Carlos Asuaje llegaron para darle a los fanáticos esperanzas para un futuro.

"Ver a estos jugadores jóvenes formar parte del futuro de los Padres, pienso que es algo bueno", dijo el primera base de San Diego Wil Myers. "Es algo que para mí, como uno de los veteranos, tengo que ayudar a establecer una cultura con el mánager Andy Green. Creo que será divertido, y estoy ansioso por eso. En los últimos 10 días pudimos ver lo que viene".

Myers saltó al escenario hace un par de años con los Rays, cuando ganó el premio al Novato del Año de la Americana, pero se estableció como estrella en el 2016. Su transición a la primera base no pudo salir mejor y se vio reflejado al representar a la ciudad en el Juego de Estrellas.

El 2016 significó la llegada de Green. Aunque no es justo juzgarlo tras su primer año, queda claro que los jugadores respondieron bien en un vestuario estabilizado por su intensidad.

Al final, los Padres fueron superados por las fuerzas del Oeste de la Nacional en el 2016. Con Green, Myers y otros mencionados jóvenes, pudieron destacar como el núcleo de jugadores para un futuro.

Registro: 68-94, quinto lugar del Oeste de la Nacional.

Momento importante: Los Padres hicieron seis cambios importantes antes del primero de agosto, en la fecha límite de transacciones, pero ninguno sorprendió más que el que envió a Kemp a Atlanta. San Diego adquirió al cubano Héctor Olivera, quien luego fue dejado en libertad, pero liberó $32 millones en salario del equipo que quedaban de los tres años y medio que le restaban a Kemp.

Esa transacción solidificó la confianza de los Padres con su talento joven en los jardines, en especial con Renfroe, quien podría convertirse en el defensor titular de la pradera derecha en un futuro. De hecho, San Diego pasó un buen tiempo de la segunda mitad con unos jardines ocupados en su totalidad por novatos.

El trueque de Kemp fue el último de los seis cambios de los Padres, en los que aumentaron su núcleo de prospectos. El tiempo dirá si ese talento joven jugará un rol importante en su intento por el ansiado retorno del equipo a la postemporada, por primera vez desde el 2006.

Lo que salió bien: San Diego salió de competición a comienzos de junio. Pero los dos meses siguientes fueron claves en la dirección que tomará el equipo.

Los Padres hicieron seis cambios importantes. Además tuvieron un máximo en las Mayores de seis escogencias de las primeras 85 en el Draft del 2016, y ya han comprometido $65 millones en el mercado internacional. Entre los mejores 30 prospectos del equipo, 19 han sido adquiridos desde el final de la campaña del 2015. La lista incluye a los prospectos topes Anderson Espinoza (en el cambio de Drew Pomeranz), el prospecto número 2 Margot (En el trueque por Craig Kimbrel), el número 4 Josh Naylor (por Cashner) y el quinto Cal Quantrill (Draft).

Además del talento que tienen en las menores, los Padres también vieron años importantes en sus jugadores de las Mayores. Los novatos Schimpf y Jankowski recibirán votos por el Novato del Año, y además serán clave en el desarrollo de la franquicia en el 2017. Perdomo, elegido en el Draft de Regla 5, superó las expectativas y probablemente se mantenga en la rotación en un futuro.

En el bullpen, San Diego recibió a los zurdos Brad Hand y a Ryan Buchter por prácticamente nada. Buchter fue agente libre en las menores y Hand fue tomado de waivers. El par se combinó para una de las mejores combinaciones del setup.

Lo que salió mal: No pasó mucho tiempo para que los Padres tomaran la dirección contraria en el 2016. El as derecho Tyson Ross comenzó el Juego Inaugural y no volvería a lanzar el resto del año por inflamación en su hombro. Sus intentos para regresar siempre fueron fallidos.

De hecho, en la fecha límite de cambios, la rotación entera de los Padres para esa apertura de temporada se había ido. Ross y Rea por lesión, Shields, Pomeranz y Cashner vía cambios. Robbie Erlin, César Vargas y Erik Johnson fueron apartados a mitad de temporada por problemas en el codo.

Tan simple como eso, la rotación de los Padres no pudo sobrevivir la pérdida de ocho abridores. ¿Quién podría? Y el staff de lanzadores dejó los peores números en la historia del equipo desde que se mudó al Petco Park en el 2004.

Ofensivamente, los Padres mejoraron tras los problemas presentados en los primeros dos meses. Pero su porcentaje de embasamiento se mantuvo entre los peores de las Mayores todo el año, siendo algo que San Diego debe apuntar a mejorar.

Mayor sorpresa: Schimpf, Buchter y Hand son fuertes candidatos. Pero nadie pudo predecir el desarrollo de Perdomo como ligamayorista. Cuando lo tomaron con el Draft de Regla 5, el plan era darle un poco de tiempo de juego antes de que volviera a las menores en el 2017, en donde continuaría progresando. En vez de eso, Perdomo se convirtió en un especialista en sinker, estableciéndose como el mejor abridor del equipo en la segunda mitad del año.

Bateador del año: Myers se lleva el privilegio por encima del venezolano Yangervis Solarte, simplemente porque se mantuvo saludable -la primera vez que se mantiene así en una campaña entera. Myers se llevó el premio al Jugador de Mes en la Nacional en junio, para ser escogido para participar en el Juego de Estrellas en julio. Myers estuvo un poco flojo en agosto, lo que se espera para un jugador joven en su primer año completo. Pero las cosas cambiaron en septiembre, estableciéndose como la gran pieza ofensiva de San Diego en la que hay que construir alrededor.

"Me encantaría ser uno de los chicos que esté ahí desde el comienzo", dijo Myers. "Me encantaría ser uno que pueda ayudar al conjunto a dar el siguiente paso. Estoy feliz con la ofensiva que tenemos para el futuro. Necesitamos más brazos, pero me gusta la dirección que está tomando el equipo, y el futuro será emocionante".

Lanzador del año: Perdomo fue el mejor de la segunda mitad, pero Hand se lleva el reconocimiento por su constante éxito. Tomado en waivers desde Miami en la semana inaugural, Hand lideró la Nacional en presentaciones, y estuvo dominante ante los bateadores zurdos. Tan dominante que tuvo un mes (entre el 23 de julio y 10 de septiembre) sin un solo zurdo sacándole la bola del cuadro. Hand ocupó el puesto que fuera necesario para los Padres, ya sea como relevista largo, setup, o especialista en zurdos, siendo efectivo en todos.

Novato del Año: Tiene que ser Schimpf, quien no dio su primer jonrón hasta el primero de agosto, pero con todo y eso estuvo amenazando el record de más cuadrangulares para un novato y segunda base con el equipo. Schimpf ganó atención a nivel nacional por su cantidad de batazos extrabases. Su violento y compacto swing le permitió a Schimpf, un segunda base de 5-pies-9, mostrar un poder inusual que parece estar reservado sólo para los primera base y jardineros. Con su brillante segunda mitad, aseguró estar entre los favoritos para ser titular, probablemente en la segunda base, para el año que viene.