Los Azulejos se alivian tras romper la mala racha en Boston

Los Azulejos se alivian tras romper la mala racha en Boston

BOSTON - En espacio de un inning, se vivió una cascada de emociones en los Azulejos de Toronto, que luchaban por sus vidas el sábado en la pelea por uno de los Comodines de la Liga Americana.

Luego de llegar al octavo episodio con una ventaja de 3-2 sobre los Medias Rojas, el manager John Gibbons le entregó la bola a su cerrador Roberto Osuna, a quien le pidió un salvamento de seis outs con dos corredores a bordo en aquel octavo capítulo. El lanzador mexicano permitió que se anotara la carrera del empate al cometer un balk, pero gracias a un elevado de sacrificio del venezolano Ezequiel Carrera frente a Craig Kimbrel en la primera parte de la novena entrada, Toronto pudo llevarse el partido por 4-3 y asegurar por lo menos un empate en la cima del Comodín.

"Nos ocupamos mucho de ganar este juego", dijo Osuna, quien se adjudicó su cuarta victoria del año al lanzar dos ceros el sábado, luego de permitir ocho hits y cuatro carreras en sus tres presentaciones anteriores. "No habíamos jugado como estamos acostumbrados y nos sentíamos un poco cabizbajos, pero gracias a Dios se nos dieron las cosas (el sábado) y creo que esto es un buen empiezo".

Efectivamente, los Azulejos habían perdido tres al hilo llegando al sábado, viendo desaparecer lo que parecía ser una cómoda ventaja en el primer Comodín. Las cosas pudieron haber seguido empeorando, pero su reacción en la novena entrada estuvo matizada por un aguerrido turno de Carrera, quien en conteo máximo dio el elevado de sacrificio que empujó la carrera del triunfo.

"Definitivamente, es algo que necesitábamos", dijo Gibbons sobre el batazo de Carrera y la victoria del sábado. "(Craig Kimbrel) no es un lanzador fácil de enfrentar y tiene uno de los mejores brazos en el béisbol".

Carrera, quien había fallado el viernes en una situación clave con dos corredores a bordo, se vio contento de reivindicarse el sábado.

"Gracias a Dios mantuve el enfoque y la mente positiva", comentó el jardinero al respecto. "Eso es parte del béisbol, estar enfocado y entender que las cosas pasan. No todo puede salir perfecto, pero no se puede perder la concentración. (Hay que) seguir con la mente positiva".

Ahora los Azulejos controlan su propio destino. Con un triunfo el domingo, asegurarán no sólo un cupo en el Juego del Comodín, sino el derecho de jugar dicho partido en casa el martes.

"Este grupo llega enfocado todos los días. Y es un grupo bien relajado", dijo Gibbons al preguntársele sobre el alivio de tener por lo menos un empate del Comodín asegurado. "Pero sí, eso nos quita algo de encima, sin duda".

Agregó Osuna: "Ahora el ánimo de nosotros está 100%, concentrado en el juego (del domingo). No queremos que haya la necesidad de jugar otro juego para desempatar. Queremos ir por ese Wild Card y, como decimos dentro del clubhouse, 'Vamos por todo'".