Salud, clave en el resurgimiento ofensivo de Robinson Canó en 2016

Salud, clave en el resurgimiento ofensivo de Robinson Canó en 2016

HOUSTON -- Para el dominicano Robinson Canó, los jonrones llegaron desde el comienzo de la campaña y hasta ahora no han dejado de sonar. El intermedista de los Marineros ha pegado 36 vuelacercas, una marca personal.

Canó ha señalado sólo un motivo por su mejoría esta campaña: la salud.

Claro que no ha estado al 100%, un desgaste de 162 juegos resulta en el quisqueyano de 33 años de edad aplicándose hielo en varias partes de su cuerpo después de cada juego. Pero Canó se ha perdido apenas un partido este año -- recibió un día de descanso el 7 de agosto -- y es un jugador completamente diferente al que enfrentó obstáculos en la recta final la temporada pasada mientras lidiaba con una hernia.

Al preguntársele lo que significaba el fijar un récord personal en jonrones esta campaña, lo primero que Canó destacó fue su trabajo durante la temporada muerta después de su operación en Filadelfia para solucionar las hernias.

"Significa mucho porque me operé y no descansé después de la temporada", dijo el segunda base. "Debes hacer ejercicio cada día para recuperar la fuerza y concentrarte en lo que tienes que hacer para estar listo el próximo año.

"Gracias a Dios pude quedarme en Filadelfia casi seis semanas, trabajar con el preparador físico, prepararme para toda una temporada y poder emplear otra vez mis caderas".

Pero no cabe duda de que no todo ha salido a la perfección en el 2016. Canó pasó por un bache en las dos primeras semanas de septiembre cuando bateó apenas .149 con un cuadrangular y una empujada en un trecho de 12 partidos.

Pero estudió el video, dejó que la bola llegara más adentro en el plato y pudo superar el mal momento de una manera eficiente. Después de varios juegos conectando sencillos hacia todas las bandas, comenzó a pegarle mejor a la bola y en la serie de Seattle contra los Astros pegó tres bambinazos.

El dirigente de los Marineros, Scott Servais, dijo que Canó está más relajado y ha comenzado a que su juego vuelva a surgir.

"Creo que ese era el caso", manifestó Servais. "Lo hemos notado con algunos de nuestros muchachos, es algo natural. Todos se fijan una meta. Todos quieren alcanzarla y llegan a un punto en la temporada en el que ya casi la consiguen. Y comienzan a hacer más de la cuenta.

"Pienso que el hecho de que estos juegos son de gran valor, se trata sólo de ganar y tener buenos turnos. Robbie definitivamente ha hecho eso últimamente".

Este desempeño le ha sido de gran ayuda a Seattle, con el antesalista Kyle Seager pasando por un bache y el dominicano Nelson Cruz lidiando con una molestia en la muñeca izquierda.

"Creo que Seager está saliendo de la mala racha", indicó Servais. "Se ha visto un poco mejor en los últimos juegos. Claro que lo necesitamos. Cruz posiblemente ha sido el más consistente toda la campaña. No cabe duda de que tenemos que contar con aquellos muchachos en la parte gruesa del lineup. Esos son los muchachos que guían el ataque a estas alturas del año".