Germán Márquez, abridor con un futuro enorme con los Rockies

Germán Márquez, abridor con un futuro enorme con los Rockies

SAN FRANCISCO -- La carrera del lanzador Germán Márquez apenas comienza en la Gran Carpa, pero tanto promete el derecho venezolano de 21 años de edad que los Rockies de Colorado ya lo proyectan como un posible integrante de su rotación con miras a la temporada del 2017.

"Seguro, él está en esa mezcla", proclamó el dirigente de los Rockies, el ex paracorto Walt Weiss, en la visita final de Colorado al hogar de los Gigantes de San Francisco en el 2016. "Definitivamente, figura en esa conversación.

"Es muy talentoso, cuenta con gran equilibrio y muy buena compostura", elogió Weiss de la perla juvenil de la franquicia de las Montañas Rocosas. "Pareciera no hacer ningún esfuerzo cuando está en la lomita. Tiene lo que llamamos 'velocidad fácil'. Hay muchas cosas de Márquez que nos gustan. Va a ser uno de los buenos lanzadores".

Adquirido el pasado 28 de enero de los Rays de Tampa Bay, que lo firmaron originalmente en el 2011, Márquez hizo su debut en las Grandes Ligas el 8 de septiembre y tiene cinco apariciones en la cumbre del diamante, incluyendo dos como abridor, rol en el que obtuvo su primera victoria.

El nativo de San Félix, estado Bolívar -Sureste de Venezuela- es tan joven que hizo historia como uno de los relativamente pocos peloteros que debutaron en las Ligas Mayores antes de trabajar -aún no lo ha hecho- en la Liga de Béisbol Profesional de su querida patria.

"Ha sido un excelente año, le doy gracias a Dios por mantenerme saludable primero que nada y por supuesto sigo trabajando fuerte para mejorar esas pequeñas cosas que he logrado", declaró el joven serpentinero en San Francisco. "El ascenso a las Grandes Ligas fue lo más emocionante, lo más bonito para mi y para mí familia, era el sueño más anhelado.

Un par de aspectos técnicos de su pitcheo, incluyendo la incorporación de un lanzamiento que le ha dado muchos beneficios, ha sido bien importante para el desarrollo del joven que en Venezuela pertenece a los Leones del Caracas.

"No tenía la recta de dos costuras, pero me la ensenaron en doble 'A', me ha funcionado mucho, la he tirado bastante, he sacado muchos outs con ese pitcheo", reveló Márquez. "Cuando llegué aquí me arreglaron la mecánica. Como era de Tampa Bay tenía diferente mecánica".

En la temporada del 2016 en las menores, Márquez, caracterizado siempre por ser un abridor, tuvo marca de 9-6 y efectividad de 2.85 en 21 inicios en la Doble 'A' y registro de 2-0, con promedio de carreras limpias permitidas de 4.35 en cinco desafíos en la Triple 'A', pero su ascenso al Béisbol de Lujo llegó antes de lo que calculaba.

"Había hecho buen trabajo, pero por ser tan joven no me lo esperaba tan rápido", confesó Márquez. "Voy aprendiendo cada día y a cada momento de los veteranos.

"Es [el de las Grandes Ligas] la misma pelota, pero con un poco más de madurez de los bateadores que hacen ajustes, algo que tú no vez en las menores", opinó el derecho. "Hay que darles crédito a ellos, pero es la misma pelota".

Dos de esos veteranos que lo han ayudado en la adaptación al béisbol más exigente que se juega en el planeta han sido sus propios paisanos, el jardinero Carlos González y el ahora primera base Gerardo Parra.
"Son excelentes personas, tanto Carlos como Gerardo", agradeció Márquez. "Ha habido muchas cosas positivas de ellos hacia mí".

Otro de sus paisanos de altos quilates en la pelota grande, el derecho Félix Hernández, de los Marineros de Seattle, ha sido motivo de inspiración para la promesa de la lomita de los Rockies.

"Tiene una agresividad y energía excelentes para jugar béisbol, para lanzar", comentó con admiración Márquez, cuyo triunfo en las Grandes Ligas fue en su apertura del 21 de septiembre en Denver frente a los Cardenales de San Luis, en faena de una sola carrera permitida en cinco episodios trabajados.

De su futuro con los Rockies, Márquez vislumbra que el 2017 pudiera ser aún mejor en la pelota profesional norteamericana.

"Ellos [los Rockies] tienen algo bueno para mí, creo que hay un puesto en la rotación", adelantó el derecho de San Félix, ciudad que ha producido ya bastantes peloteros de calidad para las Grandes Ligas. "Sólo tengo que trabajar fuerte entre temporadas y llegar listo para demostrar que sí puedo".

Sin embargo, ese trabajo entre campañas norteamericanas no incluye debutar en la pelota invernal de la tierra de Simón Bolívar con el Caracas.

"Ya tengo demasiado innings -- alrededor de 180 entre las menores y las Grandes Ligas -- y me colocaron en la lista de fatiga extrema", informó el joven sudamericano. "No creo que lance".

"Me encantaría jugar [en un futuro] en mi país", aseguró el pitcher derecho. "También es un sueño que tengo desde que era pequeño, lanzar frente a toda mi familia, mis amistades y con ese público tan sabroso y tan bueno que hay en Venezuela".