Los Mets y los Marlins exhibieron una unidad especial

Los Mets y los Marlins exhibieron una unidad especial

MIAMI - El significado de la noche tuvo más peso que la importancia del juego, algo que se vio evidenciado desde el primer pitcheo de la victoria de los Marlins sobre los Mets el lunes.

Después de una emotiva ceremonia previa al juego, el equipo entero de los Mets se acercó a los Marlins y hubo abrazos en el Marlins Park entre los rivales, para rendirle tributo al fallecido lanzador cubano de los Peces, José Fernández.

"Fue la noche de José", dijo el manager de los Marlins, Don Mattingly.

Después de cantarse el himno nacional de los Estados Unidos, el dirigente de los Mets, Terry Collins, habló con Mattingly y se recordaron que ambos son parte de la familia de Grandes Ligas.

"Fue un juego difícil para nosotros, pero también para los Mets", dijo Mattingly. "Es una situación difícil a la que llegaron. Creo que la manejaron con clase y (Collins) se portó de maravilla".

Era la primera vez que jugaban los Marlins desde que se enteraron de la muerte de Fernández, quien murió junto a dos amigos en un accidente marítimo el domingo.

Como muchos otros, a Dee Gordon le salían las lágrimas.

El segunda base de Miami puso el tono en el terreno cuando dio jonrón abriendo el juego por los Marlins. Durante dicho turno, se paró en la caja de bateo como bateador derecho para rendirle honor a Fernández. Luego de dejar pasar una bola mala del dominicano Bartolo Colón, Gordon cambió a su bateo normal como zurdo y, dos pitcheos después, dio su primer jonrón de la temporada.

Antes del partido, Gordon quedó sorprendido al ver a los Mets saludar y abrazar a los Marlins.

"Yo trataba de mantenerme (sin lágrimas)", dijo Gordon. "Cuando los vi acercándose, ya no aguantaba. Fue más profundo que el béisbol.

"Esos muchachos son el oponente, pero también nuestra familia. De verdad, es más profundo que el béisbol".

El toletero de los Marlins, Giancarlo Stanton, también trataba de controlar las lágrimas durante todo el juego. Y antes del encuentro, les dio a sus compañeros un discurso inspirador cerca del montículo.

Más adelante, Stanton vio a los Mets y su lanzador lesionado Jacob deGrom llegar para ofrecer su apoyo.

"Yo trataba de mantenerme firme y vi a deGrom con un enorme yeso en el brazo", dijo Stanton. "No puedo creer cómo se portaron y cómo nos trataron. Sé que es difícil de su lado también. Ellos tratan de clasificar para los playoffs y jugar este partido con esa mentalidad.

"Agradezco todo lo que hicieron por nosotros".

Gordon estuvo agradecido en especial con Colón, el receptor Travis d'Arnaud y Collins por la forma en que reaccionaron cuando el intermedista se paró del lado derecho del plato.

"Quiero darles las gracias", expresó Gordon. "Fue de primera clase de parte de los Mets. Estoy agradecido con Terry Collins, Bartolo Colón y Travis d'Arnaud. No tenían que hacer eso".