Adrián Beltré y Carlos Beltrán buscan ser campeones por fin

Adrián Beltré y Carlos Beltrán buscan ser campeones por fin

ARLINGTON - Tanto el dominicano Adrián Beltré como su nuevo compañero en los Rangers de Texas, el puertorriqueño Carlos Beltrán, se perfilan como futuros Salón de la Fama.

Entre ambos acumulan 13 convocaciones al Juego de Estrellas, siete Guantes de Oro y seis Bates de Plata. Beltré, de 37 años, y Beltrán, de 39, suman un combinado de 20.759 turnos al bate, 5.543 hits, 862 jonrones y 3.097 carreras empujadas desde que ambos debutaron en las Mayores en 1998.

Pero incluso con toda esa experiencia, hay algo que no han podido cumplir durante sus ilustres carreras: ganar una Serie Mundial.

"Es grandioso saber que tienes dos jugadores en el mismo equipo con la misma mentalidad y carreras parecidas", dijo Beltré. "Todavía no hemos ganado la Serie Mundial. Sería muy bueno que pudiésemos hacerlo juntos".

Beltré y Beltrán han jugado, entre los dos, 38 temporadas en las Mayores. Pero durante todos esos años, sólo fueron dos veces a la Serie Mundial, una cada uno. Beltrán con los Cardenales en el 2013 y Beltré con los Rangers en el 2011.

"Ambos hemos jugado por mucho tiempo y no hemos podido vivir esa experiencia de alzar el título al final del año", dijo Beltrán. "Pero ésa es la meta. Eso es lo que me motiva a seguir jugando este deporte. Espero tener esa oportunidad algún día".

Desde que fue adquirido en un cambio con los Yankees el 1ro de agosto, Beltrán ha pasado la mayor cantidad de los juegos en el tercer puesto del orden, justo delante de Beltré. En sus últimos 22 encuentros, el boricua batea .361 con 16 empujadas. Beltré, por su parte, ha sido uno de los toleteros más calientes de la Liga Americana desde principios de agosto. En ese lapso lleva promedio de .343 con 14 jonrones y 33 remolcadas.

Pero es más que ofensiva lo que este par le ha aportado a Texas para afianzar su puesto en la cima de la División Oeste de la Liga Americana. Es algo que esperan también los ayude a avanzar lo más lejos posible en la postemporada.

Se trata de todo lo que significa su presencia diaria en el clubhouse.

"Uno llega aquí y ves que antes que tú ya llegaron los dos más viejos, dos futuros Salón de la Fama", dijo Carlos Gómez, quien se incorporó a los Rangers el 25 de agosto. "Se supone que uno tiene que llegar a las 4:00 p.m. Ellos llegan a la 1 p.m. Si ellos están aquí a esa hora, yo tengo que llegar a las 11 a.m."

Gómez ha hablado con frecuencia sobre el impacto que tuvo Beltrán en su carrera cuando ambos estuvieron con los Mets en el 2007, la temporada de novato del quisqueyano.

Ahora, tanto Gómez como el resto de los jugadores de Texas están disfrutando los beneficios de tener mentores como Beltré y Beltrán en el camerino.

"Es una bendición", dijo Gómez. "No todo el mundo tiene la oportunidad de tener gente como ellos cerca de uno. Vienen cada día y te hacen sentir joven, bromean. Uno se siente cómodo. Cuando uno se siente cómodo jugando pelota, todas esas pequeñas cosas hacen una diferencia".

El manager de los Rangers, Jeff Banister, nota constantemente la importancia que ha tenido Beltré en el desarrollo de jugadores como el venezolano Rougned Odor, el dominicano Nomar Mazara y el curazoleño Jurickson Profar. Desde el punto de vista del capataz, ha sido esencial sumar a Beltrán como complemento para ese papel de mentor que tiene Beltré.

"Es una librería viviente llena de mensajes, pensamientos y enseñanzas", dijo Bannister acerca de Beltrán. "Esa parte, en mi opinión, es invalorable. Pero lo pueden ver en acción también. Juega un béisbol de primer nivel".

Uno de los rasgos más valiosos de la carrera de Beltrán ha sido su éxito en postemporada. En dicha situación batea para .332 con 1.115 de OPS, 16 jonrones y 42 empujadas en 52 juegos.

"Sabemos qué tipo de pelotero es en los playoffs. Uno de los mejores, si es que no es el mejor", dijo Beltré. "Con suerte podremos combinar eso - todo el conocimiento que tenemos- para propagarlo a lo largo del club y asegurarnos de que todos estemos en la misma página".

Texas llegó a la postemporada la campaña pasada y también lo ha logrado en tres de los últimos cinco años. Por esa misma razón, Beltrán no cree que haya demasiados mensajes grandilocuentes que pasar.

Pero de cualquier forma, el puertorriqueño dará lo mejor de sí para compartir parte de esa sabiduría.

"Cuando llegue el momento, por supuesto que diré algunas palabras", dijo Beltrán. "Si nos reunimos todos para hablar o algo así, les diré a los muchachos que se relajen y disfruten, que valoren el momento. A veces, para algunos jugadores es algo que sólo pasa una vez en la vida. El hecho de que con algo de suerte podremos jugar hasta finales de octubre es algo que nos emociona".

Los Rangers tienen muchas razones para estar emocionados con lo que pueda pasar en octubre. El dúo Carlos Beltrán- Adrián Beltré no hace sino alimentar ese sentimiento.