Escenarios de desempate de la temporada 2016

Más allá de la notoriedad que han alcanzado algunas estadísticas en un deporte cada vez más influenciado por los números, la que sigue marcando la pauta en el calendario de 162 juegos es el porcentaje de victorias.

Sin embargo, ¿qué sucede cuando incluso ese cálculo todopoderoso no puede decidir las cosas?

De alguna manera, hemos atravesado cuatro temporadas desde la última expansión de los playoffs necesitando sólo un juego de desempate, aquel que disputaron los Rays y los Rangers en el 2013 para decidir el segundo comodín de la Liga Americana. Pero en esta recta final del 2016 existen muchas posibilidades de desempates, y lo que queremos hacer aquí es explicar cuáles son las más realistas y cómo se dirimirían.

Escenario: Dos equipos empatados en el liderato de una división

Correcto, la clásica pelea por la división. Vamos a utilizar como ejemplo a los Dodgers y los Gigantes. Si terminan ambos en el tope de la División Oeste de la Liga Nacional disputarán un encuentro de desempate el lunes 3 de octubre. El duelo se jugaría en la casa del club que ganó más juegos en la serie particular* (los Gigantes tienen ventaja de 7-6 con seis encuentros por jugar). El ganador de este compromiso avanzaría a la Serie de División, mientras que el perdedor podría ir a jugar el encuentro por el comodín de la Liga Nacional o marcharse a su casa.

*Si la serie particular termina igualada, en todos los escenarios que se describirán más abajo el encuentro de desempate se jugará en casa del equipo con el mejor récord en partidos de esa división o, si siguen igualados, o el hogar del que tenga mejor foja en los duelos de su liga.

Escenario: Tres equipos empatados en la punta de una división

Sigue siendo una posibilidad abierta en el Este de la Liga Americana. Si Azulejos, Medias Rojas y Orioles terminan con el mismo récord, serán designados como equipo A, equipo B y equipo C. El club A recibiría al B el 3 de octubre y el ganador de ese juego esperaría en su casa al equipo C el día siguiente. El ganador de ese juego sería el campeón de la división.

Pienso en esto como si se tratase de un draft en el que el equipo con la primera selección puede escoger el escenario que más le guste. Puede que un equipo pueda preferir jugar dos partidos en vez de uno si puede ser sede en ambos, que es la razón por la cual alguien podría preferir ser A en vez de C. Por otro lado, quizás un equipo quiere ser el club C si desea descansar a un abridor y jugársela en un juego de vida o muerte, así sea en la carretera.

El orden de selección será determinado por las series particulares, por lo que todavía queda mucha tela que cortar debido a la cantidad de juegos pendientes entre esos tres equipos.

También vale la pena apuntar que si las tres novenas están empatadas no solo en la punta de su división, sino además por el segundo comodín, entonces el perdedor del segundo juego declarado ganador de ese comodín. Y si los tres están emparejados por el primer comodín, entonces los perdedores de los dos juegos se medirán entre ellos -en casa del que haya ganado la serie particular- para dirimir quién avanza a la Serie de División como Wild Card de la Liga Americana.

Escenario: Dos equipos empatados por el mejor récord de la liga o el comodín

En este caso no harán falta juegos adicionales. Por ejemplo, si los Rangers y los Indios ganan su división y terminan igualados con la mejor marca de ganados y perdidos de la Liga Americana, el equipo que haya ganado la serie entre ellos mismos (los Rangers, en este caso) tendrá ventaja de localía en cada serie de postemporada que dispute, incluida la Serie Mundial (esto gracias al triunfo de la Americana en el Juego de Estrellas).

En el caso del comodín, digamos que al final de la temporada los Gigantes y los Cardenales terminan dueños de ambos escaños y además tienen el mismo récord. Allí, la ventaja de jugar en casa el juego por el Wild Card será, una vez más, para el conjunto que se haya llevado la serie particular.

Escenario: Dos equipos empatados por el segundo comodín

Si, por ejemplo, los Cardenales y los Marlins finalizan la ronda regular igualados en el segundo comodín, tendrán que jugar el 3 de octubre para decidir quién disputa el desafío del Wild Card. El juego sería en casa de los Marlins porque ganaron la serie particular.

Escenario: Dos equipos empatados por la división, que además están igualados por un puesto de comodín con otro equipo fuera de su división

Si los Dodgers y los Gigantes culminan el año en el tope del Oeste de la Liga Nacional y también están igualados con un tercer equipo -digamos los Cardenales- por el segundo comodín, esto es lo que pasaría: los Dodgers y los Gigantes jugarían un compromiso de desempate el 3 de octubre, en casa del que gane la serie particular. El ganador sería el campeón de la división, y el perdedor se enfrentaría a los Cardenales en Busch Stadium (en estos casos, MLB determinó que el equipo de la otra división siempre será sede en el segundo juego de desempate) al día siguiente para definir así quién es el segundo comodín de la Liga Nacional.

Escenario: Dos equipos empatados por la división, más un empate con un club de otra división por los dos puestos de comodín

Igual que el caso anterior, solo que en este el segundo juego sería el encuentro del Wild Card de la Liga Nacional. Las sedes para esos duelos se determinarían por el sistema de desempate mencionado anteriormente.

Escenario: Dos equipos igualados por la división, más un empate con dos equipos de otras divisiones por los dos puestos de comodín

Miremos el caso anterior y añadamos un cuarto equipo, los Marlins. Se jugarían dos juegos el 3 de octubre, uno entre los Dodgers y los Gigantes para ver quién gana la división y otro entre los Cardenales y los Marlins para determinar quién sigue en carrera. Los perdedores de esos dos juegos se verán las caras el 4 de octubre (con las mismas reglas para determinar en casa de quién se juega) y el ganador jugará el 5 de octubre -en el partido del Wild Card de la Liga Nacional- contra el que gane el juego entre los Cardenales y los Marlins

Escenario: Tres equipos empatados por los dos puestos de comodín

Si los Gigantes, los Cardenales y los Marlins finalizan igualados, los tres equipos escogerán o serán designados, dependiendo de cada caso, como equipos A, B y C. El club A recibirá el B el 3 de octubre y el ganador esperará en su casa al C el 4. Recordemos que las designaciones dependerán de las series particulares.

Escenario: Tres o cuatro equipos empatados por un puesto de comodín

Es algo que podría pasar en ambas ligas. En el caso de un empate entre tres, los equipos tendrían que repartirse -o escoger, dependiendo del caso- los puestos A, B y C. El club C viajará para enfrentar al ganador del duelo entre A y B para determinar quién avanza al juego del Wild Card.

Si el empate es entre cuatro conjuntos, hay que añadir un equipo D al asunto. El 3 de octubre, el club A recibiría al B y el club C al club D. Los ganadores de esos juegos jugarían entre sí al día siguiente, en la casa del vencedor del partido entre A y B. Quién gane ese encuentro pasará al juego del Wild Card.

¿Y un empate entre cinco equipos?

Mejor no pregunten. Cruzaremos ese puente sólo en el caso de que algo tan poco probable termine sucediendo.