Los Azulejos buscan su segundo título divisional al hilo

Los Azulejos buscan su segundo título divisional al hilo

Hace un año, cuando los Azulejos llegaron al mes de septiembre con una ventaja de 1.5 juego en el Este de la Liga Americana, tenían encima el peso de una sequía de la franquicia de 22 años sin playoffs. La mayoría del roster jamás había experimentado postemporada.

"Nadie sabía lo que era ser ganador a nivel de Grandes Ligas", dijo el jardinero central de Toronto, Kevin Pillar.

En el 2016, no se puede decir lo mismo. Luego de conquistar su primer título divisional desde 1993 la temporada pasada, los Azulejos tienen en la mira una repetición. El equipo canadiense llegó al viernes con ventaja de 2.0 juegos sobre los Medias Rojas en su división, pero en esta ocasión sabe muy bien lo que se requiere para mantenerse arriba.

"Creo que mucha gente temía lo desconocida", dijo Pillar. "Creo que muchas de las cosas del año pasado era desconocidas. No sabíamos en qué nos metíamos, no sólo a nivel individual, sino como organización".

Ahora lo desconocido está enfocado en Aaron Sánchez, un derecho de 24 años que amplía el mayor total de innings lanzados en su carrera en una temporada cada vez que lanza. EL joven se ha visto fenomenal, con marca de 13-2 y efectividad de 2.88. Sin embargo, los Azulejos podrían decidir ponerle fin a su campaña con el fin de proteger su brazo.

El manager John Gibbons ha descartado trasladarlo al bullpen, lo cual significa que Sánchez seguirá la rotación mientras el equipo lo monitoree.

"No vamos a pasarnos (de sus entradas). Eso lo sé", comentó Gibbons. "No hay ninguna fecha fija ni número fijo-por el momento.

"Haremos el ajuste cuando sea necesario", agregó el coach de pitcheo de Toronto, Pete Walker. "Hablaremos con él. Hablaremos con el equipo médico. Le echaremos un vistazo a sus juegos y cómo evolucionan".

Con o sin Sánchez, la rotación será la clave para los Azulejos durante el resto de la temporada. El pitcheo abridor de Toronto ha registrado la mejor efectividad de la Liga Americana; mantener esa consistencia será crucial.

Toronto se encuentra en medio de un trecho de 15 juegos seguidos contra rivales divisionales, y habrá 10 partidos más ante equipos del Este. Para Gibbons, así debe ser. Pero eso no lo hace de lo más fácil.

"Nuestra división es difícil. Hay pitcheo difícil y los lineups son buenos, así que en lo ideal te gustaría enfrentarte a algunos equipos que no sean tan buenos", dijo Pillar. "Aunque conocemos y estamos familiarizados con los equipos en nuestra división, entendemos cómo pueden cambiar las posiciones cuando juegas contra rivales divisionales".

En el 2015, Toronto tuvo 15-11 en el Este de la Americana en el mes de septiembre.

A los Azulejos les quedan 13 juegos en casa y 16 en la ruta. En total, jugarán 19 partidos contra equipos por encima de .500.

Dos series clave son una contra los Marineros en Seattle del 19 al 21 de septiembre y ante los Medias Rojas en Boston para finalizar la temporada, del 30 de septiembre al 2 de octubre.