Lo hecho por Gary Sánchez les da esperanzas a los Yankees

Lo hecho por Gary Sánchez les da esperanzas a los Yankees

NUEVA YORK -- Ver al dominicano Gary Sánchez dar la vuelta entera por las bases se ha convertido en casi un evento diario y el novato de los Yankees insiste en que no escucha nada mientras pisa las almohadillas. Si eso es cierto, el toletero podría ser el único que no ha estado captivado por el despliegue de poder que tiene a los Bombarderos nuevamente en la lucha por un cupo en la postemporada.

Sánchez continuó su impresionante mes al convertirse el sábado en el jugador que más rápido ha llegado a 11 cuadrangulares en la historia de Grandes Ligas.

"Hay tantas emociones cuando estoy corriendo las bases que de alguna manera el resto queda de un lado. No escucho nada. Sólo sigo corriendo".

Y sigue dando swings. Desde su ascenso el 3 de agosto, Sánchez ha castigado el pitcheo contrario y ha batido los récords. En 84 turnos, lleva promedio de .405 con porcentaje de embasarse de .468, .893 de slugging, ocho dobletes y 21 impulsadas.

"Sigue bateando bastante bien; parece que le pega a cada bola con la parte gruesa del bate", señaló el piloto de Nueva York, Joe Girardi. "Tiene paciencia, espera su lanzamiento y no está fallando".

Joe DiMaggio (39) es el único miembro de los Yankees en tener más imparables que Sánchez (31) tras 22 partidos en su carrera. La leyenda de Nueva York también es el jugador con más extrabases en la historia del equipo (18 para DiMaggio, 17 para Sánchez) en ese sentido. Sánchez está entre los tres primeros en más rápido en llegar a 20 remolcadas, detrás de DiMaggio y Hideki Matsui.

"Estoy tratando de ponerle un buen swing a la bola. Esa es mi mentalidad", explicó Sánchez. "Están sucediendo cosas buenas; claro que tienes confianza cuando cosas buenas están pasando".

El gran momento del quisqueyano de 23 años de edad es un gran motivo por el que los Yankees ahora creen en sus posibilidades matemáticas para clasificar, unas semanas después de su actividad en la fecha límite de cambios que muchos calificaron como un tirar de la toalla.

Los Yankees tenían foja de 53-53 y promediaban cuatro carreras por juego antes de que Sánchez se integrara al equipo grande el 3 de agosto. Desde aquella fecha, llevan foja de 14-9 y han promediado 5.4 carreras por partido, acercándose a 3 ½ juegos del segundo Comodín de la Liga Americana.

Sánchez dijo que ha estado así de encendido antes, refiriéndose a su actuación en la Liga Otoñal de Arizona el año pasado. Con dicho desempeño el receptor convenció a los Yankees que estaba listo, resultando en que el gerente general, Brian Cashman, enviara al catcher John Ryan Murphy a Minnesota en noviembre.

"A mí también me ha sorprendido un poco, pero a la vez hay bastante trabajo antes de cada juego", dijo Sánchez. "Eso me ha dado buenos resultados en estos momentos".

Lo que queda de anonimidad para Sánchez sigue desapareciendo, ya que muchos en las calles de Nueva York lo han comenzado a reconocer. El toletero no ha rechazado esta clase de atención y después de la victoria en el primer juego de la serie contra los Orioles el viernes, por medio de su cuenta de Twitter, les instó a los aficionados a seguir apoyando al equipo.

"Llevo poco tiempo aquí, así que no puedo comparar el momento del club ahora con el de antes", dijo Sánchez. "Pero ahora tenemos mucha energía y queremos seguir ganando los juegos".