José Ramírez, pieza crucial de los Indios de Cleveland en el 2016

José Ramírez, pieza crucial de los Indios de Cleveland en el 2016

ARLINGTON - Cuando empezó la temporada del 2016, poca gente hubiera pensado que José Ramírez sería una de las piezas más valiosas de los Indios. Pero así ha sido, ya que el dominicano ha sido figura clave de un equipo de Cleveland que se aferra a la cima de la División Central de la Liga Americana faltando poco más de un mes por jugar.

"Recuerdo que en los entrenamientos dije que esperaba que él pudiera ser un arma para nosotros. Diría ahora ha sido eso y mucho más", expresó el manager de los Indios, Terry Francona.

Efectivamente, Ramírez no sólo ha puesto sólidos números ofensivos en la presente campaña, sino también ha jugado una variedad de posiciones defensivas, ha sido titular en cada uno de los puestos en el orden bateo y ha sido uno de los bateadores más oportunos de Grandes Ligas.

Todo eso ha sido de alguien que se proyectaba como utility para este año.

"Le doy gracias a Dios por la buena temporada que estoy teniendo y por la buena posición en la que estamos ahora. Estamos jugando muy buena pelota", dijo Ramírez, de 23 años de edad.

El oriundo de Baní llegó al sábado encabezando a los Indios en porcentaje de embasarse con .358 y en dobles con 32, además de llevar promedio de .306, 10 jonrones, 58 empujadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .811.

Ramírez también ha sido un bateador de dinero para la Tribu, algo que se vio evidenciado hace una semana cuando conectó imparables cruciales en los momentos indicados en series contra los Medias Blancas y los Azulejos. De hecho, entre los bateadores de la Liga Americana con al menos 100 turnos con corredores en posición de anotar, solamente el venezolano José Altuve y Mookie Betts tienen mejor promedio que Ramírez, quien lleva .374 en ese sentido.

"Gracias a Dios, que me está ayudando mucho, porque a la hora buena estoy consiguiendo los batazos bien", dijo Ramírez acerca de sus éxitos en situaciones oportunas. "No trato de hacer mucho, siempre lo mismo: chocar la bola y gracias a Dios están saliendo".

La versatilidad a la defensa ha sido un factor crucial para la Tribu también. Cuando quedó evidente que no iba a poder seguir jugando Michael Brantley, pieza clave de los Indios desde hace varios años, Ramírez jugó la mayoría de los juegos de Cleveland en el jardín izquierdo. Y cuando Cleveland finalmente decidió cortar vínculos con el dominicano Juan Uribe, Ramírez se adueñó de la antesala. El joven también puede jugar en el campo corto y la segunda base.

"Ha sido enorme para nosotros. Nos ha quitado algo del dolor de no contar con Brant", expresó Francona. "(La habilidad de jugar varias posiciones) no se puede medir con los números, pero para un manager es crucial. Si algo le pasa a otro, él puede sustituirlo. Es posible que eso no suceda, pero si ocurre, estamos cubiertos. Eso es grande. Es enorme".

El cambiar de posición tampoco le ha quitado nada a Ramírez con el madero, ya que el dominicano se ha mantenido estable todo el trayecto en su producción.

"Yo no me enfoco en nada de eso; simplemente juego mi pelota normal y trato de hacer lo que siempre he hecho".

Ahora a Ramírez no se le ve simplemente como un utility con guante versátil, sino un bateador importante en las aspiraciones de un equipo puntero en su división.

"Ha hecho un tremendo trabajo. Es divertido ver a los muchachos mejorar, y la confianza es una parte importante de eso también", dijo Francona. "Una vez los jugadores saben que no sólo pertenecen a Grandes Ligas, sino también que pueden triunfar a este nivel, es casi como que lucen más corpulentos y con más hambre. Entienden más la liga y a sí mismos.

"Cuando él llegó, lo poníamos a tocar. Ahora estamos buscando la manera de dejarlo batear aun estando en situaciones de toque".