Yulieski Gurriel tuvo un debut alentador en G.L. con el madero

Yulieski Gurriel tuvo un debut alentador en G.L. con el madero

PITTSBURGH - Fue un sueño que comenzó hace más de 15 años, pero que se vio entorpecido por fronteras y política. Yulieski Gurriel, quien tiene 32 años de edad, sabía que se le estaba acabando el tiempo para llegar a la cumbre del béisbol y jugar en las Grandes Ligas. Fue por eso que él y su hermano decidieron arriesgarse y desertar de Cuba este año.

Gurriel, quien huyó en febrero después de la Serie del Caribe y firmó con los Astros en julio por US$47.5 millones, finalmente pisó un terreno en la Gran Carpa el domingo ante los Orioles y se hizo sentir de inmediato. El oriundo de Sancti Spíritus conectó un sencillo en su primer turno al bate y se fue de 2-1 con un boleto, antes de salir del juego por un tirón en la corva derecha. Houston ganó el juego por 5-3..

Ahora mismo, a Gurriel se le considera "día a día".

"Este ha sido mi sueño durante muchos año y no solamente se trata de lograrlo yo, sino el hecho de ser un jugador cubano en Grandes Ligas, es algo grande", dijo Gurriel antes del partido del domingo. "Voy a estar bien emocionado".

Gurriel y los Astros se vieron interrumpidos por dos retrasos por lluvia - el primero duró más de cuatro horas - antes de que el cubano pudiera entrar a la caja de bateo por primera vez como ligamayorista. En el segundo inning, con la cuenta en 3-2, Gurriel consiguió su primer imparable en la Gran Carpa al conectar un sencillo al bosque central ante el mexicano Yovani Gallardo.

"Obviamente, estaba muy emocionado al momento de entrar a la caja de bateo, pero pude controlar mis emociones y mantenerme enfocado en lo que tenía que hacer", dijo Gurriel.

Al manager de los Astros, A.J. Hinch, se le ha hecho muchas preguntas acerca de Gurriel en las últimas semanas y el capataz por fin pudo incluir al cubano en el lineup.

"Creo que su actuación fue buena", dijo Hinch. "Estaba muy relajado, tratándose de su debut de Grandes Ligas. No importa qué edad tengas ni cuántos juegos hayas disputado a nivel profesional en cualquier otro país. En cuanto a las emociones se refieren, tu primer turno al bate en Grandes Ligas siempre es un reto. Creo que su swing estuvo muy bien. Obviamente, es bueno que ya haya salido de su primer hit, como también fue bueno que negociara un boleto. Desafortunadamente, salió con rigidez en la corva. Está día a día. Hubiese podido seguir en el juego, pero no me iba a arriesgar tomando en cuenta el clima y que era su primer día".

Los Astros estarían contentos si Gurriel lograra poner números ofensivos como los que registró como uno de los mejores jugadores en Cuba. Gurriel se integra a un equipo de los Astros que cuenta con latinoamericanos destacados como el venezolano José Altuve y el boricua Carlos Correa, pero a Gurriel no se le puede considerar un novato aunque técnicamente lo sea. En 16 temporadas en la Serie Nacional de Cuba, el hermano mayor de Lourdes Gurriel hijo fue reconocido como Jugador Más Valioso en dos ocasiones. Además de su experiencia en Cuba, pasó las últimas dos campañas jugando por Quebec en la Asociación Canadiense-Estadounidense de Béisbol Profesional.

"Me entusiasma tenerlo aquí, porque creo que nos puede ayudar", dijo Hinch. "Esta es una prueba en su vida a la que nunca se ha sometido. Ha jugado en todos los niveles del mundo, ha sido el centro de atención y por mucho tiempo se ha destacado como uno de los mejores jugadores a nivel internacional. El reto será difícil para él. Se volverá a sentir como novato, pero se está integrando a un equipo divertido que le brindará apoyo".

Hinch dijo que tiene previsto usar a Gurriel en el jardín izquierdo y quizás hasta en la primera base a medida que avance la campaña, aunque al capataz le será difícil utilizar al cubano en la antesala debido a lo bien que el novato Alex Bregman ha manejado dicha posición. Pero por supuesto, Gurriel está en Houston principalmente por su habilidad para aportar con el madero.

"No tiene que definir a este equipo", dijo Hinch acerca de Gurriel. "No tiene que ser Superman ni tratar de echarse el equipo al hombro. Es una parte de lo que estamos haciendo. Se está integrando a un equipo bueno que ha jugado bien en los últimos días. Más que nada, necesita encajar y parte de mi responsabilidad será asegurarme de que se sienta a gusto en las posiciones en las que lo pongamos a jugar. A algunos de los otros muchachos les está yendo bien, así que defenderé [su presencia] en el lineup".