Ken Griffey Jr.: Edgar Martínez "pertenece al Salón de la Fama"

Ken Griffey Jr.: Edgar Martínez

COOPERSTOWN, Nueva York - Uno de los momentos más emblemáticos de Ken Griffey Jr. en Seattle fue la carrera que anotó desde la primera base en el cierre del undécimo inning del decisivo Juego 5 de la Serie Divisional de 1995 entre los Marineros y los Yankees.

En dicha jugada, Griffey Jr. corrió como una chita desde la inicial hasta la goma luego de un doble por la raya del jardín izquierdo de Edgar Martínez, lo que coronó la primera victoria en una serie de postemporada en la historia de la franquicia de Seattle.

El domingo, en medio de su discurso de exaltación al Salón de la Fama, Griffey Jr. mencionó a muchos de sus ex compañeros en Seattle, incluyendo a Jay Buhner, Alvin Davis y Randy Johnson. Éste último ingresó al Salón en el 2015 y para Griffey Jr., el boricua Martínez también merece estar en Cooperstown.

"Sí, pertenece al Salón de la Fama", dijo Griffey Jr. de manera enfática al señalar a Martínez, quien se encontraba presente entre los aproximadamente 50,000 espectadores, la segunda mayor asistencia en la historia de las ceremonias de exaltación.

En su carrera de 18 años en Grandes Ligas, todas con los Marineros, Martínez bateó .312 con porcentaje de embasarse de .418, slugging de .515 (OPS de .933), 514 dobles, 309 jonrones y 1,261 empujadas. Dueño del 21ro mejor porcentaje de embasarse de todos los tiempos en las Mayores, el nacido en Nueva York y criado en Puerto Rico es considerado uno de los dos mejores bateadores derechos de su época, junto al dominicano Manny Ramírez.

Actualmente coach de bateo de los Marineros, Martínez fue convocado a siete Juegos de Estrellas como jugador, ganó cinco Bates de Plata y fue campeón de bateo de la Liga Americana en dos ocasiones.

Martínez recibió el 43.4% de los votos de parte de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA, por sus siglas en inglés) en el 2015-16. Le quedan tres años más en la boleta de los periodistas para alcanzar el 75% necesario. De no ser elegido a través de dicha votación, pasaría al Comité de la Era de la Expansión.

Uno de los mayores obstáculos para Martínez sería su condición de bateador designado a partir de 1993. En total, Martínez jugó el 68% de sus partidos en Grandes Ligas como designado.