Fanáticos latinos de los Mets llegaron para apoyar a Mike Piazza

Fanáticos latinos de los Mets llegaron para apoyar a Mike Piazza

COOPERSTOWN, Nueva York - Como jugador Salón de la Fama, Mike Piazza causó un enorme impacto en los predios de Nueva York al brillar con los Mets de 1998 al 2005.

En dicho lapso, el receptor dio 220 jonrones por el equipo de Queens, ayudando a los Metropolitanos a alcanzar la Serie Mundial del 2000 y levantando el ánimo de la ciudadanía de Nueva York después de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 con un memorable cuadrangular cuando se reanudó el calendario de las Grandes Ligas.

Por la huella que dejó Piazza en la Gran Urbe, han venido a Cooperstown miles de fanáticos de los Mets para celebrar la exaltación del ex estelar de su equipo y de Ken Griffey Jr. el domingo. Entre los tantos aficionados, se encuentran varios latinos que llegaron desde Nueva York para celebrar lo hecho por Piazza en la Gran Manzana.

"Somos nativos de Queens y queremos ver que reconozcan después de tantos años a Mike Piazza", dijo en el Museo del Salón de la Fama Hicania Gómez, quien vestía una camiseta con el número 8 de otra leyenda de los Mets y exaltado al Salón, Gary Carter. "Estamos bien excited (emocionados)".

Dentro de su trayectoria con los Mets, Piazza tuvo un gran protagonismo en las series interligas entre los de Queens y los Yankees, a quienes castigaba con el madero. Incluso, Piazza provocó la ira de Roger Clemens en el 2000 con un descomunal cuadrangular en el Yankee Stadium, al que el "Cohete" respondió primero con un pelotazo en la cabeza y luego el famoso incidente en la Serie Mundial en el que le tiró a los pies de Piazza parte de un bate roto.

"Era mi contrario, porque tú sabes que en Nueva York los Yankees y los Mets siempre nos tiramos", dijo el dominicano Wilson Polanco. "Yo era de los Yankees y él era un pelotero temeroso. No me gustaba verlo ahí al bate cuando la cosa estaba peligrosa".

Pero al saber que Piazza tuvo una importante parte de su preparación como receptor en Campo Las Palmas, la academia de los Dodgers en la República Dominicana, Polanco empezó a echar más a un lado el fanatismo en contra de los Mets.

"Es un privilegio saber eso porque yo vengo de ese lado también", comentó. "Entiendo el trabajo que se pasa allá con los peloteros. A él casi lo dejan afuera, y que haya entrado y que esté aquí después de tantos años de carrera es increíble.

"Primeramente somos fanáticos del béisbol por muchos años y sabemos que éste es un weekend (fin de semana) muy especial para las Ligas Mayores", continuó. "Ken Griffey Jr. (fue) uno de los peloteros favoritos de mucha gente, y para los muchachos Mike Piazza. Estamos para darles el apoyo a ellos".

SU JONRÓN DESPUÉS DEL 9/11

El 21 de septiembre del 2001, los Mets recibieron a los Bravos en lo que sería el primer evento deportivo a nivel profesional celebrado en la ciudad de Nueva York después de los ataques del día 11 de dicho mes. Con Nueva York perdiendo 2-1 ante Atlanta en el cierre del octavo inning en el Shea Stadium, Piazza dio un inolvidable jonrón para darle una ventaja definitiva a los Mets. Dicho batazo no sólo le dio la victoria al equipo de Nueva York, sino que sirvió para levantarle el ánimo a una ciudadanía conmocionada aún.

"Fue uno de los peloteros que ayudó a la ciudad. El jonrón que dio fue uno de los grandes en la historia del béisbol y de la ciudad de Nueva York", comentó Anthony Rodríguez. "Yo me paré de la silla donde yo estaba y, usted sabe, fue un momento bien especial".

Agregó Gómez: "Recuerdo mucho la tristeza que se pasó después del 9/11. Muchas personas perdieron el ánimo y muchos no (sentían) seguridad de salir (a la calle), pero cuando él (dio) ese jonrón, fue una distracción de lo que estaba pasando en ese momento".