Héctor Rondón sigue contando con la confianza de Maddon

Héctor Rondón sigue contando con la confianza de Maddon

NUEVA YORK - Héctor Rondón logró un trecho de casi 10 meses sin malograr una oportunidad de salvamento, del 14 de agosto del 2015 al 6 de junio de este año. Sin embargo, desde entonces el cerrador de los Cachorros ha dejado escapar tres chances de rescate.

¿Está preocupado el dirigente Joe Maddon?

Parece que no.

"Él va a estar bien", expresó el capataz. "En cuanto a la compostura, él está bien. En cuanto a su material en el montículo, él está bien".

El taponero venezolano lleva 13 juegos salvados en 16 oportunidades en lo que va del 2016, en un equipo de Chicago ha ganado un total de 51 partidos. La forma en que los Cachorros han apabullado a sus oponentes, sobre todo al principio de la temporada, ha resultado en relativamente pocas presentaciones para su cerrador. En ese sentido, Rondón trata de mantenerse lo más afinado posible.

"La clave es hacer mi rutina", dijo el derecho. "Tengo una buena rutina que me ayuda a estar preparado para esos momentos. Sé que ahorita no estoy teniendo muchos chances y trato de ayudar al equipo lo más que puedo. Así no sea con chances de salvados, trato de darle al equipo el chance de ganar.

"Creo que eso es lo más importante ahorita para nosotros. Pienso que lo que más me mantiene a mí es mi rutina, estar preparado cada vez que me toque un salvado o algo así".

Rondón, operado para reconstruirle el codo de lanzar al estilo "Tommy John" en el 2010 y seleccionado por los Cachorros de los Indios en el Draft de la Regla 5 en el 2012, ha puesto algunos números impresionantes en la presente temporada. Lleva efectividad de 1.65 en 28 presentaciones y 27.1 innings, con 35 ponches y sólo tres bases por bolas. Entre los relevistas con al menos 20.0 entradas lanzadas, encabeza la Liga Nacional con WHIP (bases por bolas más hits por inning lanzado) de 0.66.

Encargándose del noveno episodio por los Cachorros desde el 2014, Rondón está consciente de la enorme responsabilidad que tiene como cerrador de un equipo con aspiraciones de llevar el primer título de Serie Mundial al norte de Chicago desde 1908.

"Es bien difícil llevar esa responsabilidad, pero trato de ser siempre sencillo", dijo Rondón. "Atacar la zona y ser siempre agresivo. Creo que ésa es una de las claves mías, la manera de siempre atacar la zona, sea con el rompiente o con recta, y después de ahí seguir trabajando a los bateadores".

En un equipo de estrellas con el de los Cachorros, Rondón no es de los nombres más sonoros, pese a su crucial papel como taponero. Y sí, el diestro de 28 años se ha puesto a pensar en cómo sería sacar el out 27 de un último partido de la Serie Mundial.

"Esa es la meta que nosotros tenemos aquí este año, jugar esos últimos juegos y ganarlos", manifestó. "Tenemos mucho chance, tenemos buen equipo. Sé que como cualquier equipo, tenemos nuestras altas y bajas, pero nos hemos mantenido estables este año.

"Trataremos de llegar a ese punto, pero paso por paso y juego por juego. Ya cuando lleguemos al momento de los playoffs, trataremos de ir victoria tras victoria y tratar de ganar el campeonato".