David Ortiz anhela una última postemporada en su carrera

David Ortiz anhela una última postemporada en su carrera

BOSTON - Dada la exigencia por la que se caracteriza su fanaticada, no hay campaña en la que los Medias Rojas no estén bajo presión para llegar a la postemporada. Pero este año, dos factores tienen a los "Fieles del Fenway" clamando por playoffs más que de costumbre: Los Patirrojos han terminado en el sótano del Este de la Liga Americana en dos temporadas consecutivas y, aun más importante, se trata de la última campaña del cañonero dominicano David Ortiz.

En noviembre, Ortiz aprovechó la ocasión de su cumpleaños 40 para anunciar que se retiraría como jugador de Grandes Ligas cuando terminara la temporada del 2016. El dueño mayoritario de los Medias Rojas, John Henry, declaró en enero que sería un "gran desastre" si el equipo no llegase a los playoffs en la última campaña del quisqueyano.

Ortiz está poniendo de su parte para que dicho "desastre" no suceda, ya que está teniendo una de las mejores campañas de despedida en la historia de Grandes Ligas. El oriundo de Santo Domingo encabeza la Gran Carpa ahora mismo con 48 extrabases y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.118. También se encuentra en el cuarto lugar de Grandes Ligas con promedio de .339, en el segundo lugar de remolcadas con 59 y en un empate por el sexto puesto en vuelacercas con 18.

De regresar los Medias Rojas a la postemporada por primera vez desde que se coronaron campeones de la Serie Mundial en el 2013, Ortiz tendría la oportunidad de aumentar lo que ya es un asombroso legado en playoffs. El "Big Papi" ha guiado a Boston a tres títulos de Serie Mundial desde que se integró al club en el 2003 y en 73 juegos de postemporada por los Patirrojos, lleva 17 cuadrangulares y 56 carreras producidas.

"Uno se prepara y se está teniendo buena temporada para eso, con la finalidad de estar en los playoffs", dijo el quisqueyano sobre lo importante que es para él alcanzar la postemporada en su última campaña. "Eso sería lo más correcto".

¿Cómo está manejado a Ortiz las emociones al ver que con cada día de que pasa, se acerca el final de su carrera?

"En realidad no le doy mente a eso. Yo a lo que le doy mente es a aquello, los standings", dijo Ortiz, señalando a la tabla de posiciones en el Monstruo Verde del Fenway Park. "Donde estamos nosotros….y si tenemos tiempo para llegar a donde queremos".

Ortiz está bien consciente del reto que enfrentan los Medias Rojas, quienes llegaron al martes en el segundo lugar del Este de la Liga Americana, a un juego de los punteros Orioles. Al arrancar la jornada, apenas 8.5 juegos separaban a Baltimore y al equipo de último lugar de dicha división, los Rays de Tampa Bay - el menor margen del primero al último de cualquier división en Grandes Ligas.

"Está buena la división", señaló Ortiz. "No hay un equipo que tú digas 'Vamos a abusar con esta gente'. Todo el mundo está bregando…todo el mundo tiene que venir y meter mano", declaró Ortiz.

Orgulloso de su "hermanito"
Una de las alegrías de Ortiz esta temporada ha sido ver a su compatriota, Hanley Ramírez, adaptarse con facilidad al rol de inicialista. Dicho éxito llega luego de una primera campaña difícil con los Medias Rojas en la que el ex torpedero intentó trasladarse al jardín izquierdo, con resultados lamentables.

Muchas personas esperaban que Ramírez fracasara en la inicial, pero el quisqueyano ha sorprendido con su defensa sólida en la primera almohadilla, algo que llena de satisfacción a Ortiz.

"Está jugando una primera base excelente", dijo Ortiz acerca de Ramírez. "Él es mi hermanito. Yo me cansé de la gente el año pasado, acabándolo jugando left field. La gente no entiende que jugar en el outfield no es fácil. En el outfield, tú tienes mucho espacio entre jugadores y hay muchas asistencias y cosas que tienes que hacer.

"Hanley fue un jugador que [como campocorto] fue al Juego de Estrellas… [y ganó] Bates de Plata. Tú estás hablando de un All-Star que se movió para jugar otra posición. Él accedió a eso. ¿No funcionó? Vamos a buscar otra posición. Mira cómo está jugando la primera, en el infield de nuevo.

"El año pasado se hicieron muchos comentarios negativos porque la gente cree que [jugar en el bosque izquierdo] es fácil".