José Quintana no se altera por la falta de apoyo ofensivo

José Quintana no se altera por la falta de apoyo ofensivo

NUEVA YORK - Los "sabermétricos" que consideran que los ganados y perdidos son estadísticas engañosas a la hora de evaluar el desempeño de un lanzador hallarán evidencia a su favor en los números de José Quintana.

El abridor colombiano de los Medias Blancas tiene récord de 5-5 esta temporada, lo cual no refleja su dominio, ya que al mismo tiempo encabeza la Liga Americana con efectividad de 2.13 y ocupa el quinto lugar en innings de labor (72.0) en 11 aperturas. Quintana también se encuentra en el segundo lugar del Joven Circuito con una proporción de ponches por boleto otorgado de 4.79, en el cuarto lugar con un WHIP (boletos más imparables concedidos por inning) de 1.03 y en el quinto lugar con una proporción de bases por bolas por cada nueve innings de 1.75.

El problema de Quintana ha sido la falta de apoyo ofensivo. Los Medias Blancas han anotado un total de 32 carreras en las 11 aperturas del zurdo este año - un promedio de 2.91 anotaciones por salida. En su última apertura el lunes ante los Mets, Quintana toleró apenas una carrera y ponchó a siete bateadores en igual número de innings, a la vez que otorgó dos boletos, pero fue el perdedor en la derrota de Chicago por 1-0 en el Citi Field.

No obstante, Quintana se mantiene tranquilo ante el poco respaldo que ha recibido.

"Son cosas que se te salen de las manos", expresó el serpentinero. "No tengo control de eso. Solamente tengo el control de lanzar buenos juegos y de tratar de crear la manera de ganar un juego. En algún momento ha sido bastante difícil por no recibir soporte, pero considero que son cosas que pasan, que son parte del juego. Sé que en algún momento esto va a cambiar y esperemos que sea pronto para el equipo. Creo que todos estamos aquí para aportar y cada quien trata de dar lo mejor de sí para que podamos conseguir victorias".

Quintana, de 27 años de edad, ha carecido de apoyo ofensivo no solamente este año, sino a lo largo de su carrera como ligamayorista, en la que ha lanzado exclusivamente por los Patipálidos. Aunque lleva efectividad de 3.35 de por vida en las Grandes Ligas, su marca es de 38-39. En 130 aperturas en la Gran Carpa, ha salido sin decisión en 53 ocasiones.

El capataz de la novena del sur de Chicago, Robin Ventura, elogia la manera en que Quintana ha evitado dejarse llevar por la frustración.

"Lo ha manejado de una manera increíble", dijo Ventura. "Creo que muchos otros muchachos se enloquecerían, porque ha lanzado bien, pero él es un compañero de equipo modelo, en cuanto a no enfadarse se refiere.

"Entiende lo que está bajo su control y creo que eso es lo principal con él. Tiene el respeto de todos en nuestro clubhouse porque no es que los muchachos no hagan el esfuerzo (de anotarle carreras), sino que parece que le anotamos a él menos que a nadie y aún nos sigue dando la oportunidad de ganar cada vez [que lanza]".

Los Medias Blancas demostraron la estima que le tenían a Quintana durante los entrenamientos del 2014, cuando le dieron una extensión de cinco años luego de que el oriundo de Arjona registrara foja de 15-13 con efectividad de 3.61 en 58 presentaciones (55 aperturas) en sus primeras dos campañas como ligamayorista. El convenio incluye opciones del club para el 2019 y el 2020.

Quintana ha recompensado el voto de confianza, ya que desde el inicio de aquella temporada del 2014, ha trabajado 478.2 innings y lleva promedio de carreras limpias de 3.16. El monticular atribuye sus buenos resultados a la rutina que sigue durante el receso de temporada.

"Llevo tres años trabajando de la misma manera", dijo Quintana. "Siempre trato de preparar mi cuerpo para mantenerme saludable toda la temporada y [este invierno] trabajé bastante en cuanto a [las sesiones de bullpen se refiere], la zona de strikes y tratar de atacar temprano a los bateadores. Eso ha sido un éxito y seguiré trabajando para mantener eso".

A pesar de su impresionante desempeño, Quintana suele pasar desapercibido, pero Ventura considera que la ofensiva de los Medias Blancas puede cambiar eso.

"Si pudiéramos anotar, él tendría mejor récord y todo el mundo conocería su nombre", dijo el dirigente.