Los Filis siguen dando de qué hablar en la Liga Nacional

Los Filis siguen dando de qué hablar en la Liga Nacional

Una pregunta que mucha gente se hace ahora mismo es si los Filis podrán sostener su increíble inicio del 2016.

Pero, ¿qué importa? Vamos a disfrutar lo hecho por Filadelfia y sus posibilidades a esta altura de la temporada.

Con marca de 24-17, los Filis tienen siete juegos por encima de .500 por primera vez desde el 2011, la última campaña en la que el equipo clasificó para los playoffs.

Filadelfia llegó al viernes en el segundo lugar del Este de la Liga Nacional, a un juego de los punteros Nacionales y con ventaja de 1.5 sobre los Mets.

"Nuestra confianza está por las nubes", dijo el receptor de los Filis, Cameron Rupp.

No es fácil comprender cómo lo ha hecho la tropa de Pete MacKanin. Filadelfia tiene récord ganador a pesar de un diferencial de carreras de -28, el séptimo peor de Grandes Ligas. Su ofensiva ha anotado la segunda menor cantidad de carreras en las Mayores.

Pero he aquí algunas de las razones del éxito de los Filis:

1. El equipo lleva 14-3 en juegos decididos por una sola carrera. Con 9-5, los Gigantes son los segundos mejores en ese sentido.

2. En la Liga Nacional, la rotación de Filadelfia está quinta en efectividad colectiva (3.72) y su relevo es el séptimo mejor (3.91).

3. El cerrador de los Filis, el venezolano Jeanmar Gómez, lleva de 17-16 en oportunidades de salvamento. El dominicano Héctor Neris ha preservado 11 ventajas, mientras que él y David Hernández encabezan a los relevistas del Viejo Circuito en ponches con 33 y 30, respectivamente.

"Si nos das una ventaja, sentimos que no vamos a conceder ni una sola carrera", comentó Hernández.

4. Los Filis llevan marca de 13-8 contra equipos del Este de la Nacional.

5. Durante un trecho de 13 días en abril, Filadelfia dejó en el terreno a la oposición en tres ocasiones.

¿Magia? Hay algo de eso. Pero ganar es ganar. Desde que empezaron la temporada con 0-4, Filadelfia lleva 24-13. Desde el 20 de abril, tiene 18-8.

Los Filis están haciendo valer cada carrera que anotan. En 20 de sus últimos 22 choques, han anotado menos de cinco, pero en ese lapso llevan 15-7.

Siempre es bonito ver a un grupo de jugadores jóvenes ganar cuando casi nadie fuera de su clubhouse cree que puedan hacerlo. Eso nos recuerda que cuando un equipo hace la transición de veteranos a jóvenes, nadie sabe qué puede pasar.

"Es una locura, pero vaya, ¿por qué no?", dijo MacKanin. "Estamos jugando bien. Estamos pitchando bien. Estamos jugando buena defensa. Estamos anotando justo las suficientes carreras para ganar. Lo acepto con gusto".

Sin importar cómo termine esta campaña para los Filis, el equipo cuenta con tanto talento joven que su fanaticada tiene mucho motivo para estar optimista.

Ya se sentía en Filadelfia que las cosas iban en la dirección indicada. Cuando la organización contrató a Andy MacPhail como presidente de operaciones de béisbol, los Filis le dieron el poder a uno de los ejecutivos más respetados y de más logros. Metódicamente, MacPhail construyó una gerencia inteligente e innovadora.

Y con MacKanin, Filadelfia tiene un manager que podría estar ascendiendo al estrellato.

Para la mayoría de los partidos, MacKanin cuenta con un lineup que incluye a cuatro o cinco jugadores de posición con 25 años de edad o menos: el tercera base dominicano Maikel Franco (23), el jardinero izquierdo Tyler Goeddel (23), el jardinero central venezolano Odúbel Herrera (24), el primera base Tommy Joseph (24) y el segunda base venezolano César Hernández (25).

Con OPS de .901, Herrera se ha convertido en una estrella en apenas su segunda temporada completa de Grandes Ligas. El joven sabe impactar el juego de todas las formas posibles.

Sin embargo, es el pitcheo que ha marcado la diferencia. Vince Velásquez (5-1, EFE de 2.42) y Aaron Nola (3-2, 2.89), con 23 y 22 años, respectivamente, son dos lanzadores con posibilidades de establecerse en la rotación para un largo período.

El derecho Jeremy Hellickson es el integrante de la rotación de mayor edad con 29 años. Lleva marca de 4-2 y efectividad de 3.99, resucitando su carrera luego de tres campañas difíciles con los Rays y los Diamondbacks.

El béisbol de Grandes Ligas tiene una maratónica temporada que puede exponer cada debilidad de un equipo. Pero para un equipo como los Filis, que siguen ganando, ya se ha revelado algo positivo.

"Creemos que pertenecemos a este nivel", dijo Rupp. "Contamos con 25 muchachos en este clubhouse que creen que podemos ganar. Creo que eso se ha visto".