CLOSE

Now Commenting On:

La promesa de los Nacionales

'Smiley': la nueva esperanza en Washington

SAN CRISTÓBAL, República Dominicana -- Su nombre suena más como Ismael que el apodo que ha recibido el joven de 16 años de los Nacionales de Washington, sin embargo Esmailyn González no tiene ningún problema al ser llamado "Smiley" por todos los americanos que lo conocen en estos días.

Los apodos no son nada nuevo para González.

En su casa en Pizarrette, González es conocido como hermano o hijo, pero también responde a Papín, porque camina, habla y juega béisbol como un hombre pequeño. González se siente orgulloso de ser conocido como Papín. El otro Papi, David Ortiz también es de esta parte del país al igual que jugadores como Miguel Tejada, Vladimir Guerrero, Francisco Liriano, Raúl Mondesí y José Rijo, ahora un asistente especial al gerente general en Washington.

Pero Papín también puede tener un nuevo apodo - Esperanza. González representa eso mismo para los Nacionales, que lo firmaron por $1.4 millones de dólares para asegurar sus servicios y para mandar una señal al resto de los prospectos que el equipo está interesados en consolidarse dentro del mercado.

Una prueba en el complejo de los Nacionales, que tiene sus instalaciones en un centro de propiedad del mismo Rijo, logró atraer a más de 60 jugadores debido al interés que generó el fichaje de González. Originalmente sólo se esperaba cerca de 20 jugadores. Los Nacionales han sido muy agresivos dentro del mercado dominicano y esperan firmar a otros jugadores en los primeros meses del año. El equipo también espera que González llegue a ser una estrella.

"Nos estábamos gastando dinero y ahora estamos gastando un poco de dinero," comentó Dana BRown, director de escoteo aficionado de los Nacionales. "Creo que fichaje dice mucho de la organización. Ahora en el país, ellos saben que estamos firmando los mejores jugadores."

González, el futuro de la franquicia en la República Dominicana, ha recibido ayuda de dos compatriotas. Con la asistencia de Rijo y Manny Acta, nuevo piloto de los Nacional, la presencia de los Nacionales en el país a aumentado cada vez más."

"Hemos mandado un mensaje que vamos a ser factores en este mercado," enfatizó Acta.

Localizado a 45 minutos al sur de Santo Domingo, el complejo de los Nacionales, conocido como la Loma del Sueño fue construido hace siete años por Rijo por $10 millones. Los Padres de San Diego y los Tigres de Detroit también comparten en complejo, que incluye siete diamantes, cinco dormitorios, una sala de pesas, cafetería y un hotel designado por Rijo para los jugadores. También se ofrece clases de inglés y español.

"Es algo muy importante para los equipos tener una academia aquí," explicó Rijo. "Esta área en el sur es la más grande en cuanto a los jugadores. No creo que un equipo puede sobrevivir sin una academia. Nosotros tenemos la oportunidad y nos tenemos que aprovechar de ella. Queremos ser los Yankees aquí."

En su primera visita a la academia, Acta, de Consuelo, ha trabajado con González en sus técnicas con el equipo y ha hablado con é sobre lo que debe esperar de su primera incursión en los Estados Unidos en la Liga de la Costa del Golfo. Los consejos de Acta eran simples - trabajar y mantenerse tranquilo ya que el béisbol le trae muchas altas y bajas.

"Para un muchacho de 16 años es sumamente impresionante. La capacidad de que ha demostrado a su edad, ya entiendo porque todos estaban hablando tan bien de él," explicó Acta. "Tiene buenas manos y pies. Puede batear y tiene más poder que pensaba. Me gustaría tener como cinco o seis jugadores como él. Un muchacho como él, yo diría que en cinco años con buena instrucción puede llegar a las Grandes Ligas."

Sólo el tiempo determinará si puede llegar a las Grandes Ligas, pero González ya es una estrella en su casa. Papín siempre ha sido especial, dice su padre Daniel.

"Me siento bien orgulloso de mi hijo y lo que él ha logrado," afirmó Daniel. "Es un buen muchacho y estará muy bien en el futuro."

González se crió en una casa humilde, construida con pedazos de metal y madera, con sus hermanos y hermanas en un área cerca de las montañas. Actualmente está construyendo una casa, hecha de concreto que tendrá cuatro habitaciones, dos baños, un patio y un garaje, para su familia pero por el momento reside en el mismo lugar donde ha vivido toda su vida. El revisa el progreso de su nueva casa en su nuevo Cadillac blanco y dice que una vez que llegue a las Grandes Ligas va a construir una casa para él.

"Mi vida no ha cambiado," dijo González. "Lo único diferente es que ahora estoy más cómodo."

González tiene varias razones para sentirse cómodo. El está rodeado por caras conocidas. El jugó en la Fundación Rijo de joven y dice que Rijo es una de las razones por las cuales que firmó con los Nacionales. El joven también cree que recibirá una mejor oportunidad de subir en las ligas menores y llegar a las Grandes Ligas con Washington.

González también le da crédito a Basilio Vizcaíno, uno de los buscones más conocidos del país, por su desarrollo como jugador. Vizcaíno recibió el 20% del bono, o un total de $300,000, tras el fichaje de González, quien no se arrepiente del acuerdo con el buscón.

Al contrario, González se siente más que feliz ya que está viviendo su sueña y se siente confiado de lo que le pasará en el futuro.

"No siente presión. Habrá muchas personas observándome en las Grandes Ligas y la presión no me ayuda," dijo González. "Al principio estaba nervioso, pero ahora si me pongo nervioso no voy a llegar a las Grandes Ligas y esa es mi meta."

Es la meta de los Nacionales, también.

{}
{}