Surge una táctica para combatir la calidad de Bryce Harper

Surge una táctica para combatir la calidad de Bryce Harper

WASHINGTON -- Los eventos de la última semana han demostrado que una de las posibles estrategias para vencer a los Nacionales es la siguiente: darle una base por bolas a Bryce Harper.

Esto fue lo que los Cachorros hicieron el fin de semana pasado, barriendo la serie de cuatro juegos ante Washington. Chicago le otorgó a Harper 13 pasaportes en cuatro partidos, fijando un récord para un bateador en una serie. Esto culminó con un festival de boletos en un partido de 13 entradas en el que Harper negoció seis bases por bolas y recibió un bolazo. Tres de dichos boletos fueron intencionales.

Los Tigres, durante el segundo juego de su serie contra los Nacionales, le dieron un pasaporte a Harper en el momento más crucial del partido. El piloto de los Felinos, Brad Ausmus, con su equipo arriba por una carrera en la novena entrada y un corredor en la segunda base, decidió darle un boleto intencional a Harper.

Esto significaba que Ausmus estaba embasando la carrera de la victoria para los capitalinos, generando una serie de dudas. Pero también significaba que estaba tomando la decisión correcta. El cerrador venezolano de Detroit, Francisco Rodríguez, otorgó la base por bolas intencional, luego ponchó a Ryan Zimmerman y retiró a Daniel Murphy con un elevado para ponerle fin al partido con el 394to rescate en la carrera de Rodríguez.

"Es un bateador zurdo [Harper] contra un lanzador derecho [Rodríguez] sin nadie en la primera base", explicó Ausmus sobre su decisión. "Sabía que Zimmerman había pegado varios jonrones, pero pensé que en aquel momento era mejor el enfrentamiento de derecho contra derecho.

"La verdad pensaba que Zimmerman batearía un roletazo de doble play que le daría fin al inning. Pero de todas maneras Francisco hizo el trabajo".

Tras el desfile de pasaportes en Chicago, la respuesta de Ausmus al preguntársele si su equipo tenía planeado otorgarle un boleto intencional a Harper reflejó lo ocurrido en el segundo juego de la serie.

"Varias veces, el juego te indica si debes otorgarle una base por bolas", declaró Ausmus. "Es probablemente el bateador más peligroso en el juego en estos momentos, así que no debes darle un lanzamiento que pueda batear; debes enfrentarlo con mucho cuidado. Y si piensas que te puede hacer daño, no debes dejarlo ver buenos lanzamientos".

El abridor de los Nacionales, Tanner Roark, dijo que los Cachorros estuvieron jugado un "béisbol con miedo" al otorgarle seis pasaportes a Harper. Ausmus, de manera amable, expresó que no estuvo de acuerdo con dicha descripción.

"No pienso que [el dirigente de los Cachorros] Joe Maddon tuviera miedo", manifestó Ausmus. "Creo que trataba de ganar el partido. Estaba haciendo lo que creía que era lo mejor para los Cachorros. Joe pensó que ésa era la mejor manera".

¿Qué opinó Maddon de la estrategia?

"Si eres fanático de los Cachorros, te encantó. Si no lo eres, no te agradó", dijo Maddon. "Sólo fue la estrategia del juego basada en cómo ellos armaron su grupo. Ese fue el factor. No tuvo que ver con nada que yo hice. Debíamos reaccionar para el momento…sucede cada día. Simplemente sucedió con bastante frecuencia en el juego del domingo".

Los Tigres no hicieron de su rutina otorgarle bases por bolas a Harper. El jardinero tuvo 14 turnos en el plato en los tres partidos de la serie. Harper negoció cinco pasaportes, incluyendo el intencional en el noveno capítulo del segundo encuentro de la serie. Pegó apenas dos imparables en los tres partidos.

Con el juego de por medio y los Tigres urgentemente buscando una victoria, Ausmus decidió darle un pasaporte a Harper, incluso cuando eso significaba embasar la carrera de la derrota. Fue la decisión correcta. Fue lo correcto por las probabilidades y porque demuestra un gran respeto por Harper.

El hecho de que también funcionó hace más fácil describirlo como la decisión correcta. Pero éste no es el núcleo del problema. El otorgarle bases por bolas intencionales a Harper no debe hacerse incesantemente, pero con el juego de por medio, es una clara alternativa.