La extensión de Strasburg podría provocar canjes ahora

La extensión de Strasburg podría provocar canjes ahora

Los Nacionales se han comprometido a pagarle a Stephen Strasburg hasta que concluya la temporada del 2023 - o por lo menos hasta el final de la campaña el 2019, si el serpentinero decide ejercer la primera de dos cláusulas que le permiten salirse de su nuevo contrato.

La extensión de siete años y US $175 millones que acordaron ambas partes el lunes por la noche representa la mayor suma garantizada que ha recibido un lanzador que se haya sometido a una cirugía Tommy John. Anteriormente, dicha distinción le pertenecía al ex compañero de equipo de Strasburg, Jordan Zimmermann.

La novena de Washington anunció la extensión de Strasburg de manera oficial el martes. Se trata de un acuerdo bien sorprendente, dado que son pocos los clientes del flamante representante Scott Boras que han firmado extensiones de contrato faltándoles tan poco tiempo para convertirse en agentes libres. Y el convenio de Strasburg tendrá enormes consecuencias, tanto para las transacciones en la fecha límite para canjear a los jugadores sin que tengan que pasar por waivers como para el mercado invernal del 2016-17.

La ausencia repentina de Strasburg del mercado de agentes libres elimina la posibilidad de que un club de Grandes Ligas firme a un as y posiblemente descarte también toda oportunidad de adquirir a un segundo abridor por esa ruta. Luce poco probable que el diestro japonés Shohei Otani esté disponible este invierno y la camada de agentes libres carece de pitcheo abridor de lujo.

De los 75 abridores más valiosos de Grandes Ligas en el 2016, según FanGraphs.com, solamente cinco serán agentes libres este invierno: los dominicanos Bartolo Colón y Juan Nicasio, Rich Hill, R.A. Dickey y Mat Latos. Y dos de ellos - Colón y Dickey - tienen más de 40 años de edad.

Al mismo tiempo, varios equipos de mercado grande - en particular los Yankees de Nueva York, los Medias Rojas de Boston y los Dodgers de Los Ángeles - tienen huecos en sus rotaciones que, en un invierno normal, llenarían con agentes libre de lujo. Pero ahora, los prospectos - no el dinero en efectivo - serán la moneda más valiosa.

Por esa misma razón, al asimilar la noticia del lunes, varios gerentes generales sin duda se preguntaron, "¿Por qué esperar a que llegue el invierno? Si van a desprenderse de prospectos de lujo para conseguir a un pitcher como Sonny Gray, el cubano José Fernández o el dominicano Danny Salazar, ¿por qué no hacerlo con tiempo suficiente para contar con los servicios de ese abridor en la lucha por los playoffs y la postemporada del 2016?

Fernández, de los Marlins, y Salazar, de los Indios, están lanzando por equipos que se encuentran en la pelea, al menos por el momento. Eso tendría que cambiar para que uno o ambos se convirtieran en candidatos para ser traspasados.

Matt Harvey se perfila como candidato para ser canjeado durante el invierno; aunque ha tenido dificultades en lo que va de la temporada, para los Mets sería un desastre publicitario canjear al pitcher que abrió el Juego 1 de la Serie Mundial del 2015 a la vez que luchan por repetir como campeones de la Liga Nacional. Hablando de Harvey, la extensión de Strasburg no presagia una extensión entre el derecho y los Mets; aunque Harvey también es cliente de Boras, su personalidad y la de Strasburg son muy distintas, y la extensión de éste último probablemente fue una decisión personal más que una recomendación del agente.

El colombiano Julio Teherán de los Bravos estaría disponible, mientras que los Rays de Tampa Bay - con Chris Archer, Matt Moore y Jake Odorizzi - suelen tener conversaciones acerca de posibles canjes, dada la situación de su mercado.

Pero esta temporada, no será posible "alquilar" a un as, porque simplemente no habrá ninguno disponible en el mercado de agentes libres durante el invierno. Andrew Cashner, Jeremy Hellickson y Doug Fister podrían ser traspasados, pero es difícil imaginar a cualquiera de ellos abriendo un Juego 3 en una serie de postemporada y mucho menos un Juego 1 o 2.

Donde una vez hubo un abridor de lujo, ahora no hay ninguno. Entonces, que empiecen los canjes, mucho más pronto de lo que se anticipaba.