Warriors tratarán de hacer lo que no hicieron los Marineros del 2001

Warriors tratarán de hacer lo que no hicieron los Marineros del 2001

La noche del miércoles, los Warriors de Golden State le pusieron "la cereza al pastel" a una sorprendente campaña, venciendo a los Grizzlies por 125-104 para asegurar la mejor marca de temporada regular en la historia de la NBA con 73-9.

Hace 15 años, un equipo de Grandes Ligas completó una hazaña similar. Los Cachorros de 1906 ganaron 116 de 152 juegos, un récord que se mantuvo vigente por más de un siglo.... hasta que llegaron los Marineros en el2001. Seattle lo tenía todo ese año: El venezolano Freddy García en la lomita, Lou Piniella en la cueva y un novato llamado Ichiro.

Con marca de 116-46 los Marineros encabezaron la liga en casi cada categoría: Carreras anotadas, imparables, porcentaje de embasarse, efectividad colectiva, promedio de bateo en contra, blanqueadas y porcentaje de fildeo.

El equipo de Piniella tuvo una racha de 15 victorias seguidas entre mayo y junio, finalizaron la primera mitad con récord de 63-24, encabezaron su división por 19 juegos para el receso del el Juego de Estrellas y nunca bajaron la guardia. En pocas palabras, este equipo de los Marineros fue impresionante.

Un lineup increíble… y profundo
En años sucesivos, los Marineros habían canjeado a Ken Griffey Jr. y Alex Rodríguez había dejado el club para convertirse en agente libre. Apenas ocuparon el 18vo lugar en jonrones. No contaron con un solo bateador dentro de los 10 mejores en jonrones, porcentaje de slugging ni porcentaje de embasarse más slugging (OPS). Pero también contaron con la mejor ofensiva de Grandes Ligas - gracias a un lineup en el que todos se embasaban y nadie era un out fácil.

John Olerud bateó para .302 y conectó 25 cuadrangulares; Mike Cameron explotó todo su potencial de cinco herramientas, combinando 25 jonrones con 34 bases robadas; Mark McLemore se estafó 39 almohadillas; Bret Boone tuvo un año para el recuerdo, remolcando 141 carreras para terminar en el tercer lugar en las votaciones para el JMV de la Liga Americana; y el boricua Edgar Martínez fue, bueno, Edgar Martínez: .423 de porcentaje de embasarse y 40 dobles.

Pero a pesar de todos esos números extraordinarios, la alineación de los Marineros le pertenecía a alguien más, un novato que había llegado de una tierra muy lejana y quien no tardaría en convertirse en un ícono.

Tenían a Ichiro
Ya sin contar con Griffey ni A-Rod en el lineup, los Marineros necesitaban una contratación "bomba". Entonces, en el invierno del 2000--01, ganaron el proceso de posteo por Ichiro Suzuki - uno de los más grandes peloteros en la historia de Japón a la edad de 27 años. Pero durante los entrenamientos primaverales, Ichiro tuvo problemas - tanto que Piniella, quien había planeado colocarlo como tercer bate incluso antes de verlo jugar, comenzó a preguntarse en público si el club había cometido un error. Y luego la campaña comenzó.

Al final, a Ichiro le fue bastante bien - tan bien que ganó la corona de bateo con promedio de .350 y fue nombrado Novato del Año y Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

También tenían a Jamie Moyer, el eterno Jamie Moyer
Moyer, ya un súper veterano en ese entonces, era el abridor No. 2 de Seattle en el 2001 - terminó con efectividad de 3.43 tras lanzar 209 2/3 innings y finalizó en el cuarto lugar en las votaciones para el premio Cy Young de la Americana - a la edad de 38 años. Terminaría lanzando por 11 años más, porque Jamie Moyer simplemente es de otro mundo.

Esa rotación estaba encabezada por el venezolano Freddy García, quien llegó desde Houston junto a su compatriota, el campocorto Carlos Guillén, como las piezas a cambio del zurdo Randy Johnson en la fecha límite del 31 de julio de 1998. Armado con una potente recta que superaba las 95 millas por hora a la edad de 24 años, García lanzó 238 2/3 entradas con una efectividad de 3.05. Aaron Sele tuvo foja de 15-5 y el novato puertorriqueño de 22 años, Joel Piñeiro, brilló en su primera campaña rumbo al banderín; el diestro hizo 11 aperturas en 2001, y registró un PCLA de 2.01.

Pero la dulce nostalgia no termina ahí. No hemos hablado del bullpen todavía - un grupo que no sólo incluyó a Arthur Rhodes y al ex "Nasty Boy" o "Chico Malo" Norm Charlton, sino también contaba con uno de los cerradores más adorables de todo el béisbol: Kazuhiro Sasaki.

Sasaki logró 45 salvamentos con 3.24 de EFE y fue convocado al Juego de Estrellas en el 2001, gracias a un splitter que era casi imbateable.

Fueron anfitriones del Juego de Estrellas
El Juego de Estrellas del 2001 podría ser recordado por diferentes razones - la última participación de Cal Ripken Jr., por ejemplo - pero el espectáculo se lo llevaron los Marineros. Se trató del primer Clásico de Verano en el Safeco Field, y el equipo local no decepcionó: Seattle tuvo ocho representantes en el juego, incluyendo a cuatro titulares -- Ichiro, Martínez, Olerud y Boone. García obtuvo la victoria y Sasaki se agenció el salvamento.

Todo eso se unió a una temporada mágica en Seattle, pero con un final no tan feliz: Tras haber eliminado a los Indios en la Serie Divisional de la Liga Americana, los Marineros cayeron ante los Yankees en cinco juegos en la Serie de Campeonato. Ahora le toca a Golden State tratar de ganarlo todo.