CLOSE

Now Commenting On:

Eckstein brilla en el cuatro partido

Eckstein brilla en el cuatro partido

SAN LUIS - En el clubhouse de los Cardenales, donde están a una victoria de ser los campeones de la Serie Mundial, el equipo llenó de elogios al campo corto que mide 5 pies y 7 pulgadas, David Eckstein.

"Fabuloso," dijo el relevista Tyler Johnson.

"Cuando el partido estaba de por medio, él redobló sus esfuerzos," dijo el lanzador Branden Looper.

"Eck estuvo espléndido esta noche," dijo el segunda base Aaron Miles.

Preston Wilson tuvo un buen batazo, pero solo pudo menear la cabeza y sonreír cuando le hablaron de Eckstein.

"No se puede decir suficiente de él," dijo Wilson. "Hizo todo lo que pudo para incomodarlos hasta el final. Es increíble como aprovecha su habilidad, pero lo hace."

Solo mide 5 pies y 7 pulgadas, pero Eckstein ya tiene un anillo de Serie Mundial después de jugar con los Angels en el 2002. Ahora ha empujado a sus compañeros a solo una victoria de añadir una pieza valiosa a sus colecciones de joyas. Estuvo 4 - 5 con tres dobles que llevaron a los Cardenales a una victoria de 5-4 sobre los Tigres en el Partido 4 de la Serie Mundial el jueves por la noche.

Los cuatro imparables empataron el marcador de imparables por un Cardenal en un partido de Serie Mundial. Marcaron la octava vez que esta hazaña es alcanzada. La última vez fue por Larry Walker el 23 de octubre 2004 contra Boston en el primer partido del Clásico de Otoño.

"Él es la definición a un jugador en situaciones apretadas," dijo el piloto de los Cardenales Tony LaRussa. "Un muchacho con ese talento, es el muchacho más fuerte que he visto en uniforme."

Eckstein estuvo fuerte y vivió una existencia encantada el jueves con dos de los imparables más importantes de la Serie que ayudaron a los Cardenales a entrar otra vez al partido después de estar abajo 3-0 en la parte baja de la tercera entrada.

Eckstein empezó el regreso con un doble que impulsó una carrera en la tercera, llevando a casa la primera carrera de los Cardenales. Pero eso era solo un preludio a lo que venía.

Los Cardenales estaban abajo 3-2 cuando Eckstein empezó la séptima entrada con un batazo profundo al jardín central a costa del relevista de los Tigres Fernando Rodney. La pelota parecía fácil de coger, pero el jardinero central de Detroit Curtis Granderson se resbaló en la hierba y no pudo recuperarse a tiempo, dándole un doble a Eckstein.

"Este probablemente es el escenario más importante en el que puedes estar, y al tener la oportunidad de estar en esa situación, yo solo esperaba encontrar la manera de conectar la parte gruesa del bate con la pelota," dijo Eckstein. "Afortunadamente lo puedo hacer y me sentí bien."

Taguchi ejecutó un toque de bola de sacrificio con la intención de mover a Eckstein a tercera. Pero llegó más lejos. Rodney se resbaló cuando trato de capturar la pelota y tiró erráticamente a la primera, permitiendo que Eckstein anotara.

Taguchi anotó con un sencillo de Wilson para darles a los Cardenales la delantera de 4-3 antes que los Tigres volvieran a empatar en la octava. Eso le dió a Eckstein una oportunidad más, y otra vez despachó con otro imparable que los dejó celebrando tarde en la noche junto a los márgenes del Río Mississippi.

Eckstein llego al bate con Miles en segunda y dos outs en la parte baja de la octava. Esta vez, Eckstein se enfrentaba a Joel Zumaya, el relevista de los Tigres. Pero Eckstein se mantuvo fuerte y pegó un batazo al jardín izquierdo.

El jardinero izquierdo Craig Monroe persiguió la pelota e hizo un intento valiente. Pero ella tropezó con la punta de su guante, dándole a Eckstein un doble y a los Cardenales una delantera 5-4.

Eso fue todo lo que necesitaron los Cardenales.

"Grandes batazos para nosotros toda la noche," dijo el lanzador ganador Adam Wainwright, "Cuando Eck le pegó a la pelota, dije, 'está bien, vamos a aguantarlos aquí.'"

Lo hizo, y los Cardenales están ahora a solo una victoria de terminarlo todo. Eckstein puede estar empujándose para ser el Jugador Más Valioso, a pesar de irse de 0-9 durante los dos partidos en Detroit.

El se fue de 2-4 en el tercer partido de martes, y estuvo más efectivo el jueves por la noche, aunque mide 5 pies y 7 pulgadas. Se trata de batazos, no de pulgadas.

"Me siento mejor al bate," dijo Eckstein. "Durante los últimos días, lo dije después del segundo partido, me sentía mas cómodo, mucho más paciente, y solo necesitaba encontrar los hoyos. Y esta noche, no se si fue una de las más lindas, con el toque de bola y Curtis resbalando en el jardín, y después una casi encontrando la hierba. Es agradable tener un poco de suerte."

Mucho se dijo de Eckstein en el clubhouse en jueves, pero nadie dijo que él tuviera suerte.

{}
{}