Cualquiera puede ganar Serie Mundial

Cualquiera puede ganar Serie Mundial

SAN LUIS - Los Medias Rojas de Boston pusieron fin a la "Maldición del Bambino". Los Medias Blancas de Chicago ganaron su primera corona desde Shoeless Joe Jackson. Los Tigres de Detroit están en una Serie Mundial a la vuelta de esquina de varias temporadas de ignominia.

En esta época de paridad en las Grandes Ligas, casi todos reciben una invitación para asistir a la Serie Mundial.

¿Quién será el siguiente? ¿Los Cachorros de Chicago?

"No", respondió Dusty Baker, a quien los Cachorros dejaron ir a comienzos de mes. "Ellos creen que cualquiera puede lograr esto".

La verdad es que no es fácil salir del último lugar para subirse al primero.

De todas formas, en una era en la que muchos creían que Alex Rodríguez, Derek Jeter y los Yanquis de Nueva York avasallarían a todos con una nómina que cuesta 200 millones de dólares, sólo hay una apuesta segura este octubre: por séptimo año seguido, un equipo diferente se alzará campeón de la Serie Mundial.

"Ya me imagino que alguna gente saldrá a decir, 'bueno, eso es mediocridad'", declaró el comisionado Bud Selig. "Pero a eso lo definen como paridad en otros deportes, y todos piensan que es algo genial. Pero se trata de paridad".

Desde que las Grandes Ligas estrenaron el actual formato de los playoffs en 1995, sólo siete de los 30 equipos se han perdido ir a la postemporada. Un factor clave en esto ha sido la repartición de ingresos, permitiendo a los clubes modestos tener acceso a más recursos.

Hace una década, "soñaba con un mejor panorama, pero en diversas formas esto ha excedido mis expectativas más grandiosas", dijo Selig.

En las otras ligas profesionales de Estados Unidos no se ha visto lo mismo. Nueva Inglaterra ha ganado tres de los últimos cinco Super Bowls. Los Lakers de Los Angeles y los Spurs de Antonio se han adjudicado seis de los últimos ocho campeonatos de la NBA.

Jim Leyland, cuyos Tigres se clasificaron a la postemporada con el wild card y están enfrentando a los Cardenales de San Luis en la Serie Mundial, dijo que el béisbol está en "auge". Mencionó a la paridad como una de los principales motivos.

"Ahora hay más equipos en carrera", dijo. "Gracias a Dios por el wild card. En un principio me opuse por terco y tradicionalista".

Nuevos equipos siguen asomándose en el Clásico de Otoño y el de este año ha sido uno de los más inesperados en mucho tiempo.

Los Cardenales aterrizaron cojeando con 83 victorias, la segunda menor cantidad desde que los Mets ganaron 82 en 1973.

Detroit lo hizo apenas tres años después de perder 119 partidos. Ningún otro equipo ha logrado avanzar a la postemporada tan rápidamente después de una campaña tan desastrosa.

"No me esperaba estar en los playoffs este año", dijo Leyland durante las series de la Liga Americana. "Mentiría si dijese que me lo esperaba".

"Calculaba en quizás el año próximo", añadió.

Con una nómina que cuesta 80 millones de dólares, los Tigres contaron con valiosos aportes de lo novatos Justin Verlander y Joel Zumaya. Kenny Rogers, Ivan Rodríguez y Magglio Ordóñez, los agentes libres que contrataron por grandes sumas, rindieron dividendos. Ese combo permitió a Detroit acabar con una racha de 12 temporadas consecutivas con récord negativo.

En tanto, los Mets y Medias Rojas se vieron afectados por lesiones y se quedaron en el camino. En el trayecto de 162 juegos en la temporada regular y los playoffs, un mal lanzamiento o un mal swing puede descarrilar las ambiciones de un campeonato.