Molina sigue pasos de sus hermanos

Molina sigue pasos de sus hermanos

NEW YORK -- Hay que encontrar espacio en la vitrina de la casa Molina en Puerto Rico para otro pelota. El hijo menor hizo orgulloso a mami y papi.

Otra vez.

El receptor Yadier Molina, el más joven de los tres Molinas en las Grandes Ligas, disparó un jonrón de dos carreras en la parte alta de la novena entrada para llevar a los Cardenales de San Luis al triunfo por 3-1 en el séptimo partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional y darle otro viaje a la Serie Mundial a los de rojo y blanco.

Los hermanos mayores, Bengio y José Molina ganaron un título de la Serie Mundial con los Angels en el 2002 y ahora Yadier se encuentra a cuatro victorias de conseguir su anillo de campeón.

Desde Bayamón hasta San Luis, la fiesta ha comenzado. El primer partido de la Serie Mundial se jugará en sábado en Detroit. El abridor Jeff Suppan fue nombrado el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato.

"Me siento tan feliz de haber conectado ese jonrón," explicó Molina. "Le estaba orando a Dios que me dieron una oportunidad. Batallamos todo el juego y toda la serie. Nuestro equipo hizo un gran trabajo toda la serie. No tengo palabras para describir lo que siento en estos momentos.

Desde el primer momento en que Molina entró al vestuario de los visitantes, fue bañado en champán y las preguntas le llovieron encima de los periodistas. Las respuestas fueron del inglés al español como si hubiera estado esperando este momento su vida entera.

Con un trasfondo de "Yadi, Yadi, Yadi", y su nueva gorra de campeón de la Liga Nacional mojada por el champán, Molina disfrutó el momento junto a sus compañeros.

"Fue una novena entrada clásica de un clásico partido," comentó el piloto de los Cardenales Tony LaRussa. "Es tan especial porque no lo esperábamos. Hay una norma que usamos que no puedes ser un buen equipo hasta ganar 90 partidos, pues hoy ganamos nuestro partido número 90, entonces creo que somos un gran equipo."

Y la victoria número 90 es seguramente la más importante hasta la fecha. Y quizás fue la más difícil de conseguir.

"Tuvimos una temporada difícil, pero nuestros jugadores se lo merecen," comentó José Oquendo, entrenador de tercera base. "Tuvimos nuestras altas y bajas y superamos todos. Estamos donde queremos estar."

El abridor mexicano Oliver Pérez brilló durante seis entradas en la lomita, pero Jeff Suppan y los relevistas fueron un poco mejor.

Suppan cedió una carrera y dos hits en siete entradas. Ponchó a dos bateadores antes de entregarle la pelota a Randy Flores en la octava. Flores respondió con una entrada en blanco.

La novena de Adam Wainwright no resultó ser tan fácil.

El novato cedió sencillos a José Valentín y Endy Chávez, quien hizo una tremenda jugada en los jardines para robarle un jonrón a Scott Rolen en la sexta entrada. El emergente Cliff Floyd se ponchó y José Reyes pegó una línea al jardín para colocar a los Cardenales a una victoria de Detroit. Paul LoDuca recibió una base por bolas para llenar las bases, pero Carlos Beltrán se ponchó para finalizar el partido y comenzar la celebración.

"No era fácil, pero jugamos dos partidos fantásticos," comentó Wainwright. "Tenemos otro paso más y ojalá llegamos. Yo sé que me puse en una situación mala en la novena entrada y espero nunca hacer eso otra vez, pero los muchachos jugaron un gran partido esta noche."

En cuanto a Molina, él demostró que al igual que sus hermanos, está en ruta de ser un gran jugador.

"Es una gran emoción poder conectar un jonrón para avanzar a la Serie Mundial," comentó el boricua. Creo que somos el mejor equipo en la Liga Nacional y hoy lo demostramos."

Mami y papi tienen que estar de acuerdo.