Yadiel Rivera ha llamado la atención con su bateo en Cerveceros

Yadiel Rivera ha llamado la atención con su bateo en Cerveceros

PHOENIX -- La sorpresa más grata de los Cerveceros toma un momento para pensar al preguntársele si había tenido un desempeño similar al de esta pretemporada. En tres semanas de la Liga del Cactus, el puertorriqueño Yadiel Rivera, un torpedero que busca ganarse un puesto en la banca por su buen guante, ha pegado tres imparables clave en la novena entrada de partidos y llegó al jueves compartiendo el liderato del equipo con nueve remolcadas.

Rivera recordó un trecho de dos días en junio del 2012 cuando conectó dos hits de oro de manera consecutiva por Clase-A Wisconsin. Sacudió un cuadrangular de tres carreras un día y un sencillo productor al siguiente. Pero lograrlo vistiendo el uniforme del equipo grande de Milwaukee es un poco más dulce.

"Sé que es pretemporada", expresó Rivera, "pero para mí es como ir a la Serie Mundial".

Aunque las estadísticas en la Liga del Cactus no cuentan para nada, Rivera está llamando la atención en los entrenamientos de los Cerveceros, donde Craig Counsell ha dicho desde el inicio que no le "fijará límites" a ningún jugador.

Counsell agregó que el dominicano Jonathan Villar será el campocorto titular de Milwaukee para el Día Inaugural y eso no cambiará, sin importar cuántos jonrones Rivera pegue en la novena entrada en esta pretemporada.

Si Rivera, quien es calificado por MLBPipeline.com como 23ro entre los mejores 30 prospectos de la organización de los Cerveceros, es el principal suplente de Villar, también compartiría tiempo de juego con el intermedista Scooter Gennett y posiblemente con Aaron Hill en la antesala. Esto representaría una oportunidad para un jugador que ha jugado al menos las últimas dos campañas -- y posiblemente más -- bajo la sombra del cotizado prospecto venezolano Orlando Arcia, un brillante torpedero que está destinado a comenzar el año en Triple-A Nashville.

Rivera aprendió el juego de su padre, Jorge, mientras se criaba en Caguas, Puerto Rico, una ciudad llena de historia beisbolera y cuyos Criollos han ganado tres títulos de Serie del Caribe. Acudió a la misma escuela secundaria que el toletero dominicano de los Azulejos, Edwin Encarnación, antes de que los Cerveceros lo eligieran en la novena ronda del draft amateur del 2010, siete puestos después de que los Mets eligieran al abridor Jacob deGrom.

Desde siempre, el punto fuerte de Rivera era su defensa. Pegó 12 vuelacercas en 127 turnos en Clase-A en el 2012, pero el boricua no bateó sobre los .250 puntos en ninguna sucursal de los Cerveceros hasta el 2014, cuando tuvo promedio de .258 con .683 de OPS (porcentaje de embasarse más slugging) entre Clase-A Avanzada Brevard County y Doble-A Huntsville.

La campaña pasada, Rivera tuvo promedio combinado de .253 con porcentaje de embasarse de .298 y .331 de slugging entre Doble-A Biloxi y Triple-A Colorado Springs. Pero fue por su defensa que fue ascendido al equipo grande de Milwaukee cuando los rosters se expandieron en septiembre. Jugó en siete encuentros por los Cerveceros, en los que bateó de 14-1. El padre de Rivera estaba en las gradas en San Luis la noche en que el puertorriqueño conectó su primer hit en la Gran Carpa.

Por eso llama más la atención el poder que Rivera ha exhibido en esta pretemporada.

"No sé de dónde viene", declaró el infielder. "Estoy trabajando en mi mecánica en la jaula de bateo y ahora estamos viendo los resultados. Tengo algo de trueno en mi bate. Soy el mismo muchacho y sigo viendo la bola igual.

"En las prácticas de bateo, [su compatriota] Martín Maldonado me dijo que lucía un poco más fuerte porque le estaba dando duro a la pelota. Le dije que yo era el mismo. ¿Mejores swings? No sé de dónde viene el poder".

Pero no cabe duda de que lo está disfrutando.

"Estoy listo para jugar en las Grandes Ligas", manifestó Rivera. "Así me sentí el año pasado. Sólo disfrutaré del juego y no pensaré en la decisión. No quiero enfocarme en eso".