Dusty Baker agradecido por su nueva oportunidad de dirigir en G.L.

Dusty Baker agradecido por su nueva oportunidad de dirigir en G.L.

NASHVILLE -- Después de 20 años y 1,671 victorias como dirigente de Grandes Ligas con los Gigantes, Cachorros y Rojos, Dusty Baker afirma que le queda mucho en el tanque. 

Los Nacionales estuvieron de acuerdo, dándole al tres veces Manager del Año un contrato de dos años para dirigir los destinos del equipo capitalino.

"Es bueno", dijo Baker sobre su regreso a una cueva de Grandes Ligas. "Será mejor cuando llegue el momento".

A sus 66 años, Baker asume las riendas de un equipo de los Nacionales con muchas expectativas. De hecho, el no cumplir con dichas expectativas le costó el trabajo a Matt Williams, cuya edición de Washington del 2015 terminó con récord de 83-79 y no clasificó para los playoffs.

"La gente puede poner presión, pero no me la voy a poner yo a mí mismo", dijo Baker. "He estado en situaciones de 'ganar sí o sí' toda mi vida. No pienso en términos de que 'debo ganar', sino que pienso que voy a ganar".

Con jugadores de la talla de Bryce Harper, Max Scherzer y Jayson Werth, los Nacionales son un equipo construido para ganar ahora mismo, diferente a las circunstancias que tuvo Baker al iniciar como piloto de San Francisco, Chicago y Cincinnati. 

"Este es el mejor equipo que he heredado", dijo. 

Baker reveló que luego de dos años fuera del béisbol, su mayor reto va a ser aprender a utilizar la regla de las repeticiones para revisar jugadas cerradas. Pero en sentido general, el manager veterano se ve bien agradecido por esta nueva vida en el dugout.

"Me convino el descanso", reconoció. "Logré más claridad en la vida. Estoy en mejor forma que en muchos años. 

"A veces Dios te da un descanso que no pides o que no hubieras tomado por tu cuenta. Entonces, eso me ha preparado para el próximo par de años".