Candidatos al Novato del Año tuvieron gran impacto en Grandes Ligas

Candidatos al Novato del Año tuvieron gran impacto en Grandes Ligas

De nuevo parece que los jugadores están llegando a la Gran Carpa mucho antes de lo anticipado, y sus clubes y aficionados están gozando de esas fantásticas actiaciones.

En la Liga Nacional, el premio al Novato del Año se decidirá entre el antesalista de los Cachorros, Kris Bryant; el tercera base de los Gigantes, Matt Duffy; y el infielder de los Piratas, Jung Ho Kang.

El ganador en la Liga Americana surgirá tras unas difíciles votaciones entre el torpedero puertorriqueño de los Astros, Carlos Correa; el campocorto boricua de los Indios, Francisco Lindor; y el toletero dominicano de Minnesota, Miguel Sanó -- quienes no estuvieron en los rosters del Día Inaugural.

Bryant, quien es visto por muchos como el principal candidato en el Viejo Circuito, teniendo en cuenta que fue elegido por los jugadores como el Mejor Novato de la Liga Nacional, llamó la atención antes del arranque de la temporada por sus impresionantes estadísticas en los Entrenamientos de Primavera.

Tras su debut el 17 de abril, Bryant terminó la campaña con 26 jonrones y encabezó a todos los novatos en remolcadas (99), dobles (31) y anotadas (87), además de un promedio de .275 con un porcentaje de embasarse de .369 y .488 de slugging.

En la Liga Americana, Correa llega como el claro favorito. Como Bryant en el Viejo Circuito, Correa fue elegido por los jugadores como el Mejor Novato en el Joven Circuito, y sus caminos hacia las Grandes Ligas fueron similares.

Correa concluyó el año bateando .279, un porcentaje de embasarse de .345, .512 de slugging con 22 cuadrangulares, 68 impulsadas, 14 estafadas, 52 anotadas y una estelar defensa en 99 partidos.

Por su parte Lindor, el dinámico torpedero de Cleveland, también jugó en 99 encuentros, pero tuvo un promedio de .313, un porcentaje de embasarse de .353 y .482 de slugging con 12 vuelacercas, 12 estafadas, 38 extrabases, 50 anotadas y 51 empujadas.

Sanó, el tercer candidato en la Liga Americana, subió a la Gran Carpa un mes después que Correa y Lindor, pero dejó su huella con un gran poder. Jugando principalmente como el bateador designado de Minnesota, el quisqueyano de 22 años de edad pegó 18 jonrones, 17 dobletes y empujó 52 carreras en 80 compromisos junto a un promedio de .269 con un porcentaje de embasarse de .385 y .530 de slugging.