A los Cardenales les toca reforzar su pitcheo ahora

A los Cardenales les toca reforzar su pitcheo ahora

Los Cardenales de San Luis consiguieron el mejor récord de Grandes Ligas en el 2015, en gran parte debido a que contaron con el mejor cuerpo de lanzadores en las Mayores.

Pero ahora, hasta los Cardenales enfrentarán varios retos en su pitcheo. Son una de las pocas organizaciones que han demostrado una gran capacidad para superar la adversidad año tras año. Esta vez, las circunstancias harán un poco más difícil que San Luis repita una temporada de 100 victorias y un promedio de efectividad colectivo de 2.94.

Los Cardenales anunciaron el martes que el derecho Lance Lynn se sometió a una cirugía Tommy John para repararle un desgarre del ligamento colateral en su codo de lanzar y que el pitcher se perderá toda la campaña del 2016.

Independiente de lo que se haya dicho acerca de Lynn, lo cierto es que ha sido un caballo de batalla como abridor de los Cardenales. El derecho ha compilado 60 triunfos en 126 aperturas por San Luis en las últimas cuatro temporadas.

Aparentemente, Lynn comenzó a sentir molestias en su codo desde mediados de campaña, pero siguió lanzando a pesar de ello.

Reemplazar a un abridor fijo en la rotación no es una tarea automática, pero Lynn se convirtió en la segunda baja de pitcheo para los Cardenales en dos días. El lunes se informó que el aclamado prospecto de San Luis, el derecho dominicano Alex Reyes, recibió una suspensión de 50 partidos por parte de Major League Baseball por haber dado positivo por segunda ocasión al uso de sustancias prohibidas, en este caso marihuana.

Reyes se caracteriza por tener un brazo capaz de registrar las 100 millas por hora con su recta. El quisqueyano tuvo éxito en su paso por Clase-A y Doble-A esta campaña. Reyes se perderá más de un mes de actividad de la temporada del 2016 en ligas menores.

"Esto es un revés, definitivamente", reconoció el gerente general de los Cardenales, John Mozeliak. "Esto es algo que definitivamente retrasará su debut (en Grandes Ligas).

"En cualquier nivel, entiendes las repercusiones y claramente el muchacho tomó una mala decisión. Creo que en el pasado manifesté que pensaba que él podía aportar a nivel de Grandes Ligas el próximo año. Eso sigue siendo una posibilidad".

Las posibilidades de llegar lejos en la postemporada para los Cardenales mermaron cuando el dominicano Carlos Martínez, quien había comenzado a mostrar de manera consistente su inmenso potencial, se ausentó en septiembre debido a tensión en su hombro derecho. Los análisis no indicaron una lesión a largo plazo, pero este acontecimiento generó dudas acerca de la durabilidad de Martínez.

Del lado positivo, los Cardenales contarán con el regreso de Adam Wainwright, luego de que el derecho se perdiera casi toda la campaña pasada por una lesión en el tendón de Aquiles. Más allá de eso, la rotación contará con brazos ya probados: Michael Wacha, el mexicano Jaime García y, presuntamente, un Martínez en salud. Pero ninguno de estos pitchers ha podido librarse de las lesiones.

Los Cardenales también le hicieron una oferta calificada a John Lackey, quien tuvo una estupenda temporada por San Luis y tiene hasta el viernes para aceptar o rechazar dicha oferta por un año y US$15.8 millones. Lackey viene de tener uno de los mejores años de su carrera, pero también tiene 37 años de edad. Su valor en el mercado podría debatirse.

Se esperaba que los Cardenales salieran en busca de refuerzos a la ofensiva este invierno. La principal interrogante era si San Luis podía volver a firmar al jardinero derecho Jason Heyward, un jugador multidimensional quien acaba de ganar su tercer Guante de Oro en las últimas cuatro campañas.

 

Pero con la pérdida de Lynn, junto a otras dudas legítimas relacionadas con la rotación, los Cardenales se verían obligados a diversificar su lista de compras para incluir refuerzos en el pitcheo.

Como Mozeliak lo expuso el martes, la operación de Lynn trajo consigo algo positivo. El momento en que sucedió, destacó Mozeliak, le dio a la organización tiempo para hacerle frente a la situación.

Los Cardenales sufrieron lesión tras lesión esta pasada temporada, pero respondieron a ello ganando 100 juegos. Esta última lesión representa una nueva serie de retos, pero el historial de los Cardenales nos dice que podrán encararlos con éxito.