La misma pregunta asalta a Terry Collins, 3 días después

La misma pregunta asalta a Terry Collins, 3 días después

NUEVA YORK -- Tres días después, la prensa asalta a Terry Collins con la misma pregunta.

El manager tenía la intención de retirar a Matt Harvey del montículo antes del noveno inning, cuando contaba con una ventaja de dos carreras en el quinto juego de la Serie Mundial. Pero Harvey lo convenció de no hacer el cambio.

Luego, el abridor expidió una base por bolas y permitió un doble productor. El cerrador dominicano Jeurys Familia subió a la lomita y admitió la carrera del empate, en la que incidieron los errores defensivos.

Los Reales de Kansas City se impusieron en 12 innings y se coronaron en el Clásico de Otoño.

¿Qué habría hecho Collins en forma diferente?

"Hubiera enviado a lanzar a Familia. Sólo así habría hecho algo diferente", dijo, entre risas. "Salvo por eso, no habría hecho nada distinto".

Después de que los Mets llegaron a la Serie Mundial, algo que no conseguían desde 2000, Collins fue recompensado con un contrato por dos años. El gerente general Sandy Alderson se acercó el lunes al piloto, ambas partes concretaron el convenio el martes y lo anunciaron el miércoles en una conferencia de prensa.

Collins dijo el domingo por la noche que había sufrido algo de insomnio. Pero afirmó que había recibido mensajes de unas 20 personas relacionadas con el béisbol, quienes le manifestaron su apoyo. Ello le ayudó a eliminar los remordimientos.

Refirió que, después del juego, habló con el coach de pitcheo Dan Warthen.

"Me dijo, 'mira, todos están de acuerdo con lo que hiciste'", relató Collins. "Yo le respondí, 'todos menos yo'".

"Para ser sincero, era un arma de dos filos", prosiguió Collins. "Si hubiera enviado a Familia y él hubiera admitido dos carreras, me habrían tachado de idiota. ¿Saben?, tomamos una decisión y no funcionó. Ahora sólo queda prepararnos para el próximo año".

A sus 66 años, Collins es el manager de más edad en las Grandes Ligas. Advirtió que el reto para el año próximo será mayor, y dijo que había transmitido esa idea a sus peloteros el lunes por la madrugada, después del out 27.

"Ahora todos buscarán cazarnos. Tendremos una diana en la espalda y todos nos apuntarán", afirmó. "El año próximo, nuestro esfuerzo tiene que ser mayor, porque todo será más difícil. Ya no vamos a pasar desapercibidos. Hay que salir a demostrar que nuestros logros son legítimos, que esto no fue una casualidad".