Emocionado Vólquez por la victoria de los Reales

Emocionado Vólquez por la victoria de los Reales

NUEVA YORK - Mientras los Reales de Kansas City volteaban una tortilla bien difícil por enésima vez, uno de sus peloteros que no vieron acción el sábado por la noche -le toca abrir el domingo- observaba las acciones, emocionado y a la vez nervioso. Pese a su dolor, se sentía de nuevo parte enorme de su equipo.

"Todo fue bien emocionante", declaró el dominicano Edinson Vólquez, que llegó a Nueva York proveniente de la República Dominicana justo a tiempo para reunirse con sus compañeros con miras al juego sabatino. "Estaba un poco nervioso, porque estábamos perdiendo por dos carreras. Y luego veo el roletazo, [Daniel Murphy no pudo capturar la bola. Y me puse bien contento. Pensé que ganaríamos de nuevo [pese a la desventaja]. Lo hemos logrado todo el año".

Minutos más tarde, los Reales se colocaban a un paso de ganar la segunda corona de la Serie Mundial en la historia de su franquicia con un triunfo por 5-3 sobre los Mets de Nueva York ante la mayor concurrencia (44,815) en la historia del moderno City Field.

Al ganar los Reales sacan ventaja de 3-1 en el Clásico de Octubre. Es la 46ta vez en la historia del evento que una novena obtiene un margen similar. En las 45 ocasiones previas, el elenco con semejante diferencia a su favor conquistó la magna justa en 39 ocasiones.

"De verdad que para nosotros nunca se acaba el juego, porque mientras estemos en el 6to, 7mo inning tenemos chance de hacer carreras y aprovechamos cada momento, como lo hicimos hoy [el sábado], vinimos de atrás para ganar", comentó el paracorto venezolano Alcides Escobar.

"Siempre batallamos hasta el final, pase lo que pase, bien sea si estamos perdiendo por una, como por cinco, o por siete".

Al dirigente de los Reales, Ned Yost, no le sorprende para nada que su equipo, al borde de una derrota que hubiese decretado que la Serie Mundial se empatase 2-2, reaccionase vigorosamente en los episodios finales del encunetro.

"Lo que lograron hoy [los Reales] es lo que han estado haciendo a lo largo de los Play-Offs", manifestó Yost. "Este es un grupo de peloteros que tiene enorme confianza en sí mismo. No creo que en ningún momento pensaban que iban a ser vencidos".

De haber mordido el polvo de la derrota el sábado por la noche, a los Reales les iba a quedar el consuelo de que en el peor de los casos la Serie se empataría, pero en ningún momento llegaron a pensar en las consecuencias de un posible revés.

"Es obligatorio tomar cada juego de una Serie Mundial con la mentalidad de que es imperativo ganar", analizó el tercera base de los Reales, Mike Moustakas. "Ellos [los Mets] cuentan con cuatro tremendos abridores. Fue una victoria grande para nosotros, pero cada triunfo es enorme en una Serie Mundial".

LA TRIFECTA DE SALVADOR: Pese a recibir un nuevo impacto fuerte, esta vez en forma de un foul violento directamente al pecho, Salvador Pérez, receptor de los Reales, disfrutó de otra noche grande a la ofensiva y de paso con matices históricos.

Pérez, que bateó de 4-3, es el primer pelotero en la historia de los Reales con dos encuentros de Serie Mundial con tres o más imparables. El otro cotejo de esta índole logrado por el venezolano fue el Juego 4 de la Serie Mundial de 2014.

ALCIDES DE LA MANO DE JETER: Escobar hizo historia con su 22do hit en una misma postemporada, igualándose de esa manera con el legendario Derek Jeter para más imparables de un paracorto en un solo año de Play-Offs. El inmortal de los Yankees de Nueva York lo logró tres veces, pero Escobar aún tiene la oportunidad de quedarse con el récord absoluto. Le queda por lo menos un juego para lograrlo.

"Para mí es un honor, un orgullo, estar en los libros con una persona como lo es Jeter, todo el mundo lo sabe, uno de los mejores de la historia", expresó Escobar a una pregunta de LasMayores.Com. "Lo pensé también en el último turno. Quiero dar el hit [para un nuevo récord] quiero dar el hit , pero no salió. Mañana [el domingo], con el mismo amor, saldré enfocado en embasarme, pero lo que más deseo es ayudar al equipo a ganar".