Jeurys Familia agradecido con todos los que creyeron en él

Jeurys Familia agradecido con todos los que creyeron en él

NUEVA YORK - Los caminos que parte de Santo Domingo, República Dominicana, al oeste de la ciudad costera de Barahona están llenos de trozos de campos verdes, palmeras y ciertos parches desérticos. Las autopistas dan paso a caminos de doble vía. Esos caminos llevan a vías de tierra que, en algunas ocasiones, conducen al oro del béisbol.

Al sur, las aguas turquesa del Mar Caribe son omnipresentes.

Sandy Rosario, ahora un importante escucha de la organización de Toronto para ese país, solía manejar por dos horas y media cada mañana desde su hogar en la capital a esta parte de la zona Sur de la isla, buscando prospectos adolescentes, mientras laboraba para los Mets de Nueva York. Algunas veces, se llevaría con él a su amigo Guillermo "Penaco" Valdés para así tener compañía.

"Recuerdo haber estado en Barahona por cinco horas buscando jugadores un día, y no conseguí un sólo prospecto", recuerda Rosario. "Fue un día muy malo, desperdiciado. Penaco entonces me dijo, 'hay un chico con cara de bebé que debes ver. Grande. Con un brazo fuerte. Te va a gustar.' Le dije, 'Claro, ¿por qué no? Está en el camino a casa igual. No puede ser peor que los peloteros que acabo de ver".

El jugador, Jeurys Familia, vivía en Yaguate, una municipalidad ubicada en la provincia sur occidental de San Cristóbal, y estaba ocupado en la escuela con un examen. Rosario le despachó un rápido mototaxi para irlo a buscar. El viaje para encontrarse con Rosario fue la primera parte de un largo viaje que ha llevado a Familia a formar parte de los Mets y a encontrarse en las tablas del mayor escenario del béisbol.

"Recuerdo esos momentos y estoy agradecido por todos quienes creyeron en mí cuando no era nadie, alguien a quien nadie reconocía", dijo Familia, de 26 años. "Vieron algo en mí. Creyeron en mí mucho más de lo que yo creía en mí mismo en aquel momento. Firmar con los Mets y estar en la Serie Mundial es algo traído de un sueño, pero sé que es real".

Familia, quien firmó con los Mets en 2007 por $100,000, tuvo cinco rescates y una efectividad de 0.00 en las primeras dos rondas de la postemporada, pero concedió un jonrón a Alex Gordon para empatar las acciones en el noveno episodio de la derrota en extrainnings y score 5-4 en el Juego 1. Fue el primer salvamento desperdiciado de Familia en tres meses, y el quinto jonrón para empatar o irse adelante que él había tolerado este año.

Los Mets no están preocupados. Familia tuvo un año sobresaliente con 43 rescates y efectividad de 1.85 y 86 ponches en 78 innings durante la temporada regular.

"El béisbol lo es todo para mí", dijo Familia. "No me importa si es la postemporada o la Serie Mundial, porque en mi mente, estoy jugando el mismo juego que en Ligas Menores. Es el mismo juego con el cual crecí".

En la República Dominicana, el padre de Familia trabajaba en una surtidora de gasolina. Su madre regentaba una tienda. Su primer sueño fue el jugar baloncesto profesional en la NBA, pero eso cambió a la edad de 12 años, cuando conoció a Domingo Antonio Vizcaíno, dueño y operador de una liga de béisbol juvenil en el área.

Fue Vizcaíno quien eventualmente convenció a Familia de dejar el baloncesto. Vizcaíno pasó cinco años convirtiendo al joven Familia en un pelotero - primero como outfielder, luego como tercera base y finalmente, como pitcher.

Vizcaíno y Penaco, el amigo de Rosario, eran fraternales.

"La primera vez que vi a Jeurys, estaba vistiendo su uniforme escolar, pantalones de caqui, una camisa azul y zapatos negros. Entrenó en el medio de la calle fuera del estadio porque no quería ensuciar su ropa", dijo Rosario. "Me mostró su windup. Ni siquiera lanzó un pitcheo. Pero, al ver un cuerpo así, uno se proyecta lo que puede llegar a ser. Sabía que necesitábamos que fuese a nuestra academia para ser evaluado".

La forma en la cual el tryout (o prueba de talento) inicial de Familia con los Mets fue preparado ya forma parte de su leyenda. Rosario dice que lo concertó. El ex scout de los Mets Víctor Santana, entonces parte de la organización de los Rays de Tampa Bay, dijo que le comentó a Juan Mercado, supervisor de scouting de los Mets en República Dominicana en aquel entonces, que firmase a Familia porque los Rays decidieron ir en una dirección diferente y no lo iban a contratar.

El entrenador de Familia, Vizcaíno, dice que él hizo la llamada a los Mets. Esto es cierto: Santana y Mercado ahora son scouts internacionales para los Piratas de Pittsburgh y continúan siendo exitosos bajo las órdenes del director de Scouting para América Latina René Gayo, firmando peloteros de la talla de Gregory Polanco y Starling Marte.

"Todos esos scouts trabajaron fuertemente para hacerse de los servicios de Familia", dijo Ismael Cruz, Director de Scouting Internacional de los Mets en aquellos tiempos. "Pero tú sabes cómo es esto, si el pelotero es bueno, todos quieren el crédito que se merecen. Si las cosas no salen bien, fue mi culpa porque yo tomé la decisión definitiva".

Cruz, quien ahora supervisa las operaciones latinoamericanas de los Azulejos de Toronto como asistente especial al Gerente General, sabe lo que dice. Fue parte fundamental de las contrataciones del joven prospecto Vladimir Guerrero Jr. el pasado verano. Igualmente firmó al campocorto venezolano Franklin Barreto, prospecto de alto nivel enviado a Oakland en el cambio que involucró a Josh Donaldson; el pitcher Miguel Castro, quien llegó a los Rockies como parte del canje por Troy Tulowitzki; y los pitchers dominicanos Jimmy Cordero y Alberto Tirado, quienes fueron cambiados a los Filis por Ben Revere.

Durante un período de dos años que se inició en 2006, el grupo de Cruz con los Mets firmó a Familia, el campocorto venezolano Wilmer Flores, el pitcher González Germán, ahora con los Rockies; el relevista Jenrry Mejía; el outfielder de los Marlins Jordany Valdespín; el campocorto Wilfredo Tovar; y al infielder Jefry Marte, quien ahora forma parte de la organización de los Tigres. Los Mets igualmente contrataron al pitcher de los Medias Blancas José Quintana, Juan Lagares, Rubén Tejada y al cátcher Francisco Peña, ahora con los Reales.

"Tuvimos una buena racha allí", dijo Cruz. "Hubo mucha gente involucrada y la cual merece crédito por contratar a esos peloteros. Fue una labor de equipo".

El grupo que presenció la primera práctica de bullpen de Familia con los Mets incluyó a Cruz, Mercado y a Ramón Peña, asistente especial al gerente general Omar Minaya. Peña es ahora el director de operaciones latinoamericanas para Cleveland y es uno de los scouts más reconocidos en América Latina.

"Familia estuvo eléctrico, con una gran recta, pero su agente quería mucho dinero. Creo que $800,000", dijo Cruz. "Estuvo muy bien contra bateadores en prácticas de bateo en vivo, y decidimos contratarlo al instante. Nos gustaba muchísimo".

Sólo había un problema: Familia no aprobó su examen físico. Las pruebas revelaron algo de daño en su codo derecho, y la negociación prácticamente se cayó.

"Familia me dijo que se había lesionado el brazo cuando era niño, y que no era nada por qué preocuparse", dijo Cruz. "Siempre ha sido un chico honesto. Eso es básicamente lo que le comenté a Omar (Minaya) que Familia era mi responsabilidad. Si se lesionaba, yo asumía la responsabilidad. Nunca se lesionó, y el resto es historia".

Familia tomó el rol de cerrador este año cuando Mejía fue suspendido por violar el programa de sustancias prohibidas del Béisbol de Grandes Ligas, y Bobby Parnell tuvo traspiés a su regreso luego de haber sido sometido a la cirugía Tommy John. El poderoso pitcher agregó la recta de dedos separados a su repertorio, y lo convirtió en alguien intraficable en muchas ocasiones. El jonrón de Gordon en el Juego 1 se produjo con una recta de 97 millas por hora.

"Todo lo que siempre quise fue una oportunidad, un chance de enorgullecer a mi familia", dijo Familia. "Recuerdo el hambre que tenía y mis deseos de éxito. Aún los mantengo. Quiero ser como Pedro Martínez y David Ortiz, alguien que sea un ejemplo positivo para el pueblo dominicano, y llenarlos de orgullo al saber que soy de su país".