Juan Lagares ha seguido firme, pese a los tropezones

Juan Lagares ha seguido firme, pese a los tropezones

NUEVA YORK -- La campaña del 2015 de Juan Lagares ha dado muchos giros, algunos positivos y otros bastante desagradables.

Pero a esta altura de la postemporada, el jardinero dominicano de los Mets está aprovechando su tiempo de juego para poner su granito de arena.

En la Serie Mundial del 2015, Lagares lleva de 6-2 (.333) con una base robada y una anotada. Y durante esta postemporada, el guardabosque tiene promedio de .368 con porcentaje de embasarse de .400.

"Uno nunca sabe cuándo va a estar jugando, pero mi (expresión) favorita es mantenerme ready 100%, no importa que esté jugando o no", dijo Lagares en el marco de este Clásico de Otoño entre los Mets y los Reales. "Esas son cosas que uno tiene que anticipar. Uno nunca sabe".

La presente campaña arrancó de lo más promisorio para el oriundo de Constanza, quien venía de ganar un Guante de Oro en el 2014 como guardabosque central. En abril, la organización de Nueva York le premió con un contrato de cuatro años y US$23 millones.

Sin embargo, Lagares bateó apenas .256 con porcentaje de embasarse de .284 en la primera mitad de la temporada. Con la adquisición del cubano Yoenis Céspedes y el ascenso del novato Michael Conforto, se vio reducida la participación diaria del quisqueyano en los Metropolitanos.

"Hubo momentos en que tuvo problemas, sobre todo contra los lanzadores derechos", explicó el manager de los Mets, Terry Collins, hablando del porcentaje de embasarse de Lagares de sólo .271 ante los diestros en la campaña regular. "Y luego conseguimos a Yoenis, quien estaba bien encendido, y alguien tenía que sentarse".

Gracias a Conforto, Céspedes y el regreso de David Wright de su lesión en la espalda, despegó la ofensiva de los Mets en agosto y el equipo se adueñó de la División Este, rumbo al título de la Liga Nacional. Durante todo ese tiempo, Lagares se mantuvo con buena actitud, con todo y las circunstancias.

"Es un poco difícil cuando tú estás acostumbrado a jugar todos los días", reconoció el jugador de 26 años de edad, quien terminó la temporada regular bateando .259. "Pero también tuve la experiencia de cuando subí por primera vez que no jugaba todos los días. Entonces, sé más o menos lo que tengo que hacer para mantenerme ready y tratar de hacer mi trabajo cuando me dan la oportunidad".

Collins valora esa actitud.

"En todo momento en que le hablaba, él decía, 'Estaré listo'. Y siempre lo ha estado", expresó el dirigente.

Lagares aún parece tener un futuro en Queens, ante el contrato a largo plazo y la posible ida de los Mets de Céspedes vía la agencia libre. Con eso en mente, Lagares jamás ha perdido el ánimo ni el positivismo que ha exhibido todo el trayecto.

"No lo puedo perder, porque yo sé el talento que tengo, gracias a Dios", dijo. "Por una cosa o la otra, no puedo estar jugando todos los días en estos momentos, pero sé que el año que viene, si Dios quiere, puedo estar ahí. (Es cuestión de) seguir trabajando y demostrarles a ellos que sí puedo jugar todos los días".