Cueto-deGrom, un duelo de cabelleras en la Serie Mundial

Cueto-deGrom, un duelo de cabelleras en la Serie Mundial

KANSAS CITY, Missouri -- Johnny Cueto piensa que sus rastas lucen mejor que la larga cabellera de Jacob deGrom.

El segundo juego de la Serie Mundial enfrentará a dos derechos que también podrían competir en un concurso de melenas.

Pero previo a abrir el primer juego del Clásico de Otoño por los Mets de Nueva York, de Grom reveló que planea cortarse el cabello cuando acabe la temporada.

"Creo que me corto el mío al final del año, así que le daría el premio a él", dijo deGrom. "Me está volviendo loco. Tengo que cortármelo".

Cueto, en cambio, no tiene intención alguna de pasar por las manos de un peluquero. Y sobre la pregunta de cuál es el mejor cabello, el dominicano de los Reales de Kansas City no titubeó: "El mío".

Más allá de la contienda de estilo de pelo, el duelo deGrom-Cueto enfrenta a dos lanzadores con resultados disparejos cuando les toca abrir fuera de casa.

Mientras que deGrom ostenta foja de 3-0 con efectividad de 1.80 en sus tres aperturas de postemporada como visitante, Cueto ha evidenciado fragilidad en estadio ajeno.

Adquirido a mediados de julio en un cambio con Cincinnati para que fuera el líder de la rotación de los Reales, Cueto es un enigma. Su marca fue de 4-7 con 4.76 efectividad en 13 aperturas con Kansas City.

Después de lanzar una joya en el quinto juego de la serie divisional contra los Astros, en la que retiró a los últimos 19 bateadores que enfrentó al cubrir ocho innings, Cueto tuvo una de las peores salidas de su carrera en el tercer duelo de la serie de campeonato contra los Azulejos, al tolerar ocho carreras en algo más de dos innings.

La primera apertura fue en Kansas City, en tanto que la segunda se dio en Toronto, donde los aficionados locales se ensañaron con el dominicano al corear "¡Cue-to! ¡Cue-to!" en modo irónico. Cuando fue relevado en el Rogers Centre, Cueto esbozó una risa sardónica mientras se enfilaba hacia la cueva.

Como parte de los Rojos en 2013, Cueto fue el abridor del juego de wildcards en Pittsburgh y también fue blanco de cánticos burlescos. Permitió cuatro carreras en tres innings y un tercio.

Su asignación el miércoles será en el Kauffman Stadium. El manager Ned Yost decidió ponerle como segundo en la rotación, así que si el Clásico de Otoño llegara a prolongarse, la siguiente apertura de Cueto también será en casa.

"Aquí ha lanzado muy bien", comentó Yost. "Consideré que uno debe buscar poner a todos en situaciones en la que puedan ser exitosos. Y él, más que nadie, se nutre de la energía de nuestros fanáticos".

Cueto desestimó que se hable que sea un pitcher fuerte en casa y débil de visita.

"Eso es normal en los fanáticos, siempre harán bulla", dijo Cueto, quien será agente libre al final de la temporada. "Hay que enfocarse en pitchear. No puedo pensar ellos. Y me gusta la bulla para sentirme más grande".