Daniel Murphy, un fuera de serie en esta postemporada

Daniel Murphy, un fuera de serie en esta postemporada

CHICAGO -- En esta postemporada, la ley de Murphy se aplicó al revés. Para Daniel Murphy, todo lo que tenía salir bien, salió bien. O en su caso particular, sus batazos no dejaban de salir del estadio.

Murphy fue proclamado como el Jugador Más Valioso de la serie de campeonato de la Liga Nacional el miércoles en la noche tras disparar un jonrón por sexto juego seguido. Su último jonrón decoró la victoria de sus Mets de Nueva York por 8-3 sobre los Cachorros de Chicago, completando la barrida en la serie de cuatro encuentros.

Bateador de contacto que era conocido por sus ocasiones despistes defensivos y al correr en las bases, Murphy fue el motor que propulsó a los Mets a su primera Serie Mundial en 15 años.

"No puedo explicar por qué la pelota sigue saliendo del estadio, pero se va", dijo Murphy. "Y seguimos ganando juegos".

Murphy batió el record con su último jonrón en el octavo inning. Además, conectó un doble y dos sencillos, y cuenta con hits en cada uno de los nueve juegos de postemporada de los Mets.

Nueva York irá al Clásico de Otoño por primera vez desde la amarga derrota en la Serie del Subway ante los Yanquis en 2000. Esta vez, los Mets enfrentarán a Kansas City o Toronto en busca de su primer campeonato desde Gary Carter, Keith Hernández, Dwight Gooden y Darryl Strawberry encabezaron la novena que se consagró en 1986.

La sequía de los Mets, por supuesto, que ni se compara con la de los Cachorros, cuyo último campeonato se remonta a 1908. Y Murphy es el culpable de prolongarla.

Cierto, los ases de los Mets colaboraron. Matt Harvey, Noah Syndergaard, Jacob deGrom y Steven Matz, todos lanzallamas que no pasan de los 27 años, contuvieron a los bates de Chicago.

Pero fue el desempeño de Murphy, una personificación de Babe Ruth, catapultó a los Mets. Y pensar que sólo una vez disparó jonrones en partidos consecutivos en su carrera de seis años.

"Nunca vi algo como esto. No creo que ocurra otra vez", dijo el manager de los Cachorros Joe Maddon.

Para Murphy, el momento es el ideal, al tener la agencia libre a la vista tras esta temporada. Se fue de 17-9 con cuatro jonrones y seis remolcadas en la serie de campeonato, luego de batear 14 jonrones en la campaña regular.

En nueve juegos de playoff, Murphy registra siete jonrones y tiene 13 hits en 38 turnos con ocho impulsadas.

"Está en otro planeta ahora mismo", comentó el primera base de los Mets Lucas Duda.

También se ha lucido con el guante en la intermedia, y sin fallos en los bases.

Pero su bateo es lo que le dio el banderín a los Mets.

"Es un buen pelotero", dijo el manager de los Mets Terry Collins. "Es alguien que buscó superarse. No salió bendecido con el mejor talento. Puede batear. Pero este es un pelotero que trabaja para ser un buen jugador y por eso le quiero tanto".

Un bateador zurdo que apenas sacudió un jonrón ante un izquierdo en la campaña regular, Murphy la desapareció ante el as zurdo Clayton Kershaw en el primer juego de la serie divisional de la Liga Nacional. Más tarde en esa serie, puso en marcha su festival jonrones con un cuadrangular solitario contra Kershaw en el cuarto partido y luego la sacó ante Zack Greinke en el quinto, batazo que acabó marcando la diferencia en una decisiva victoria 3-2.

Pegó un jonrón solitario ante el zurdo Jon Lester en el primer juego de la serie de campeonato; y después uno de dos contra Jake Arrieta en el segundo. El que le conectó a Kyle Hendricks en el tercer juego el martes le dejó con jonrones en cinco juegos seguidos, empatando la marca que Carlos Beltrán estableció en 2004.