"Mini Bautista" acapara toda la atención en Toronto

TORONTO -- La persona con quien todos querían hablar frente a la cueva de los Azulejos, antes del cuarto juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana no era un manager ni un jugador, sino un niño de 9 años que llevaba una barba postiza.

Su nombre es Oscar Wood, pero todos lo conocen como "Mini Bautista". Y es que lleva pintada en el rostro una barba negra, en homenaje a su pelotero favorito, el jardinero dominicano José Bautista.

Acompañado por su padre Benn, Wood fue invitado a observar la práctica de bateo de Toronto desde el terreno, antes del encuentro contra los Reales de Kansas City.

"Mini Bautista" se ha convertido en una sensación entre los fanáticos de los Azulejos, tras la difusión de un video grabado por su padre en el quinto encuentro de la serie divisional contra Texas.

Cuando Bautista está al bate, Oscar se pone de pie y finge que está también junto al plato. En el quinto juego, Benn grabó a su hijo cuando hacía el swing con un bate imaginario, segundos antes de que Bautista conectara el jonrón de tres carreras que rompió el empate en el séptimo inning.

La cámara apunta después hacia el terreno, donde puede verse el vuelo de la pelota hacia el graderío. Enfoca posteriormente al jubiloso Oscar, quien grita e intercambia palmadas de felicitación con los espectadores que le rodean.

El video, difundido después en el sitio oficial de las Grandes Ligas, ha sido visto más de cuatro millones de veces, afirmó Benn.

"Cuando él bateó, todo el público sólo exclamó '¡oooh!'", recordó Oscar el martes. "Eso fue todo lo que oí. Luego, cuando la pelota estaba en el aire, oí que todos comenzaron a gritar".

El béisbol es un asunto de familia para Oscar y su padre. Junto con el hermano pequeño Jasper, de 6 años, la hermana mayor Bella, de 11, y la madre, toda la familia realiza múltiples visitas cada temporada al Rogers Center, desde su casa en Thornton, ubicada a casi 100 kilómetros (60 millas) de Toronto, en la localidad de Thornton.

Los Wood se mudaron a Canadá desde Swindon, Inglaterra, unos 128 kilómetros (80 millas) al oeste de Londres, hace seis años. En septiembre de 2010, Benn asistió por primera vez a un juego de los Azulejos, con un vecino.

"Esperamos hasta la siguiente temporada antes de traer a los niños", recordó Benn. "Todos nos enamoramos de esto".

La barba de Oscar cobró notoriedad hace tres años, cuando se le eligió para que acompañara a Bautista en el terreno para escuchar los himnos nacionales antes de un encuentro.

Su rutina de bateo empezó durante una visita familiar a Nueva York esta temporada. Los Wood miraron la doble cartelera del 12 de septiembre ante los Yanquis. Bautista conectó cuatro hits ese día, incluidos dos vuelacercas en el primer encuentro.

"Uno de los fanáticos de los Yanquis dijo, 'oye, niño, no más vudú'", recordó Benn. "Él sólo sonrió y siguió haciendo el movimiento durante el partido. Y el 'vudú del bate' se arraigó".

El estatus de celebridad le parece divertido a Oscar, salvo en algunas ocasiones.

"Estábamos en el graderío anoche (el lunes) y todos querían tomarse fotos con él", dijo Benn. "Uno se tarda 10 minutos más en llegar a cualquier lado, porque hay que detenerse para las fotos... pero a él le encanta, si bien me dijo antes, 'no me gusta que las niñas me abracen'".

Varios medios entrevistaron a Oscar durante la práctica del martes. Conversó brevemente con el manager John Gibbons y con el antesalista Josh Donaldson, quien lo llevó a los camerinos, donde se tomó una foto con Bautista.

El dominicano publicó después la foto en la red de socialización Instagram.