Después de principales actuaciones, Dodgers quedan fuera

Después de principales actuaciones, Dodgers quedan fuera

LOS ANGELES - Don Mattingly viste el uniforme número 8 en homenaje al fallecido Yogi Berra, cuya cita "Es como un déjà vu de nuevo", aplica a otra eliminación en la primera ronda de los playoffs para los Dodgers en el 2015.

El pensamiento de la entidad propietaria Guggenheim para asegurarse de que tenían la clave para extender la temporada cuando sustituyó en la oficina principal la vieja escuela de Ned Colletti con el pedigrí de sangre azul de Andrew Friedman y su séquito analítica. Pero incluso con una escalada en la nómina de un asombroso $235 millones para un sorprendente $300 millones, al final de la Serie Divisional, nada ha cambiado realmente.

A pesar de terminar primero por tercera temporada consecutiva (un récord de la franquicia), los Dodgers aún no han ido a una Serie Mundial desde el año en que Clayton Kershaw nació (1988).

Por supuesto, para terminar primero, muchas cosas tuvieron que hacer también. Pasaron los últimos 127 días de la temporada regular en la cima de la división y terminaron ocho partidos por delante, el tercer mayor margen de la franquicia desde el inicio del juego divisional en 1969. Fueron especialmente exitosos dentro de la división (46-30, .605) y mostraron una defensa muy mejorada.

Los Dodgers tuvieron cinco Todos Estrellas, Adrián González, Zack Greinke, Yasmani Grandal, Kershaw y Joc Pederson, además de Mattingly, quien fue seleccionado como entrenador. Greinke rompió el dominio de Kershaw en el título de efectividad de la liga, Kershaw ponchó a 301, González fue firme como siempre, Justin Turner mostró por una segunda temporada que es de fiar, Kenley Jansen fue confiable después de regresar de la cirugía del pie, Pederson estaba encendido en el primer semestre, y los Dodgers eran lo suficientemente consistentes como para no tener un mes con un récord negativo.

Pero ellos no eran perfectos. Durante su primer invierno en el cargo, la gerencia pasó en cada agente libre de primer nivel, prefiriendo las operaciones controvertidas y las mejoras incrementales en los alrededores, con resultados mixtos. Los intentos de mejorar la profundidad de la rotación resultaron en un avance de Brett Anderson, sino también un desglose de Brandon McCarthy. En la fecha límite de cambios del 31 de julio, con la profundidad de abridores peligrosamente delgada, Los Ángeles adquirieron a Alex Wood y Mat Latos en lugar de Cole Hamels o David Price, que no hicieron nada positivo para posicionar a los Dodgers para la postemporada.

Cambiaron a Matt Kemp para capturar profundidad en Grandal, pero el bate y las carreras impulsadas del temido Kemp nunca fueron reemplazados. No hubo quejas sobre el bate de Howie Kendrick y el juego en la segunda base, pero su adquisición fue el resultado de la gestión de análisis de Dee Gordon. Así que Gordon tuvo un cambio en su juego de velocidad en Miami y ganó un título de bateo, mientras que los Dodgers jugaron una estación a otra. Las bases robadas de los Dodgers fueron como el pájaro dodo. Lideraron la Liga Nacional en jonrones, ya que abrieron la chequera para el bateo situacional, terminando octavo en carreras anotadas y corredores varados. El bullpen, podría decirse que el eslabón más débil de 2014, sigue siéndolo. Las lesiones fueron generalizadas y duraderas, aunque la manipulación incesante del roster es el resultado de la lista de incapacitados en la temporada.

Record: 92-70, primeros en el Oeste de la Liga Nacional

Momento decisivo: los comentarios "sentido de urgencia" de Kershaw el 23 de agosto después de que los Dodgers fueron barridos en Houston fue el detonante, aunque los jugadores abrumadoramente citaron la barrida de los Gigantes como local a principios de septiembre como el momento decisivo de la temporada. El resultado del juego, sin embargo, tras la entrevista posterior al partido de Kershaw fue la chispa que hacía falta, porque los Dodgers ganaron cinco de los siguientes seis juegos entrando a esa serie con los Gigantes. Los Dodgers ganaron 13 de los 15 partidos después de salir de Houston y extendieron su liderato de la división sobre los Gigantes de 1 ½ juegos a 8 ½ juegos.

¿Qué salió bien?: Greinke mejoró su juego al nivel de Kershaw, dando a los Dodgers un verdadero monstruo de dos cabecillas. Anderson no sólo se quedó sano, pero lanzó mejor que lo que debería ser un quinto abridor. Jansen regresó de la cirugía del pie para volver a establecerse como un confiable cerrador. González fue el jugador más duradero y productivo en la alineación, como de costumbre. Turner mostró que 2014 no fue una casualidad. Pederson irrumpió en la escena con una primera mitad para las edades. Grandal volvió a mostrar destellos de un bate de impacto cuando no estaba lastimado. Andre Ethier tuvo su mejor temporada desde 2012. A.J. Ellis se validó con una fuerte segunda mitad cuando Grandal estuvo lesionado. Kendrick fue un dispositivo, bate profesional, mientras que Jimmy Rollins fue mejor a la defensiva que hace un año. J.P. Howell continuó siendo uno de los relevistas zurdos más sólidos en el juego. La llamada en septiembre de Corey Seager, que bateó de manera tan impresionante que la administración le dio el trabajo de campo corto titular a los 21 años. El boricua Enrique 'Kike' Hernández proporciona energía necesaria para hacerse cargo de Pederson.

¿Qué salió mal?: Hyun-Jin Ryu, un tercer abridor ganador probado y de postemporada, nunca hizo un lanzamiento y la operación en el hombro de final de temporada es necesaria. McCarthy, firmado por un contrato de cuatro años, hizo cuatro aperturas antes de someterse a una cirugía Tommy John. La adquisición de Latos fue, para ser amable, fue inexplicable. Wood era un quinto abridor decente, pero no tuvo una apertura de postemporada. Carl Crawford, quien estuvo lesionado en 2014, se recuperó al final de la temporada, pero se lastimó en 2015 y nunca se recuperó. El desempeño y acciones del cubano Yasiel Puig se hundieron durante una temporada plagada de lesiones persistentes, en ambos tendones de la corva. Pederson no se pudo ajustar en la segunda mitad y desapareció en la ofensiva. La lesión en el hombro de Grandal lo convirtió en una salida automática. Los relevistas jóvenes de LA fueron erráticos y poco confiables. El bate de Rollins mostró algunos signos de vida, pero para ese momento la gerencia quería jugando a Seager. Le tomó a Chris Hatcher cinco meses para enderezar, aunque en septiembre y en los playoffs parecía un legítimo preparador. Brandon League resultó lesionado, y luego puesto en libertad.

Mayor sorpresa: Anderson hizo 31 aperturas. Tuvo una gran temporada para sacudir la etiqueta "propenso a las lesiones". Logró más para los Dodgers de lo que tenía en cualquier época del año desde 2009, estableciendo marcas personales en aperturas, entradas lanzadas (180 1/3) y salidas de calidad (18). Su apertura de postemporada fue mediocre, pero originalmente fue firmado para ser un quinto abridor. Se convirtió en un tercer abridor debido a lesiones de Ryu y McCarthy, y la gerencia nunca los reemplazó adecuadamente. En el lado negativo, ahora que Anderson ha establecido un grado de salud, puede irse a la agencia libre.

Bateador del año: Una vez más es el mexicano González. Sin tener un Gordon en base para impulsarlo, González no ganó otro título de empujadas. Pero fue de nuevo el bate más fiable y duradero que los Dodgers tenían. Turner continuó su notable transformación en una fuerza ofensiva, pero para los números a granel, González aún no tiene ayuda en la alineación. Lideró al equipo en jonrones, carreras impulsadas, carreras anotadas y dobles.

Pitcher del Año: Greinke. Es muy dulce cuando un lanzador tiene 16-7 con una efectividad de 2.13 y no es el mejor en la rotación. Pero este año, los números brillantes de Kershaw superaron a Greinke con 19-3 y 1.66. Sea o no gana el premio Cy Young de la Liga Nacional, fue el abridor más consistente desde el principio hasta el final de la temporada. Justo a tiempo, también, como su contrato indica para otro gran día de pago. Kershaw, sin embargo, obtiene una mención honorífica por una temporada que incluyó el mejor logro individual, 301 ponches.

Novato del (Medio) Año: Pederson. Fácilmente tuvo la temporada más extraña para un novato en la historia de los Dodgers. Logró 20 jonrones en la primera mitad para ser el primer jugador novato de los Dodgers Todos Estrellas y subcampeón en el Derby de Jonrones. Pero era auge o busto, ya que también tuvo 170 ponches y 92 bases por bolas. La mayor preocupación fue el promedio de bateo de .210, ya que nunca pudo adaptarse a los lanzadores contrarios que exploraron sus deficiencias. También dejó su herramienta de 30 bases robadas en Triple A, ya que robó sólo cuatro en las Grandes Ligas. Defensivamente, sin embargo, fue sólido y, a veces espectacular en el jardín central.