Marcus Stroman pretende iniciar otro repunte de Azulejos

Marcus Stroman pretende iniciar otro repunte de Azulejos

TORONTO --- Usualmente "El Caballo" de la lomita de un equipo de Grandes Ligas es un veterano de altos quilates que ha probado su valía en muchas situaciones de apremio. Marcus Stroman no es una estrella todavía, pero le ha demostrado a los Azulejos de Toronto que pueden contar con él cuando la casa está en llamas y su novena tiene la espalda contra la pared.

Los Azulejos no van a ser eliminados por los Reales de Kansas City si pierden en el tercer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana y primero de Play-Off en Toronto desde 1993, pero entrar al cuarto partido con una desventaja de 0-3 ha probado ser históricamente, un hueco del que es casi imposible salirse.

"Ha sacado la cara cada vez que lo hemos necesitado, es el tipo perfecto para situaciones como esta", proclamó el dirigente de los Azulejos, John Gibbons, al referirse a un serpentinero de quien ni se esperaba que pudiera reaparecer este año. "Ha lanzado muy bien desde que regresó".

Operado de la rodilla izquierda a fines de marzo, nadie pronosticaba que Stroman pudiera retornar en 2015 a la lomita. Con marca de 11-6 y efectividad de 3.65 en su temporada como novato en 2014, no solamente se incorporó este año a la rotación de los Pájaros Azules sino que lo hizo con una enorme calidad.

En sus cuatro aperturas de la temporada regular, Stroman, de 24 años de edad, tuvo registro de 4-0 y efectividad de 1.67. En los Play-Offs redondea promedio de carreras limpias permitidas de 3.46 cn dos encuentros, incluyendo nueve ponches en 13 episodios.

"Sí, es verdad, hemos encarado y superado la adversidad, y creo que este equipo es grandioso para este tipo de situaciones, por la camaradería que reina en la novena", manifestó Stroman, un nativo de Medford, Nueva York, que lanza como si tuviera el resto del planeta en su contra. "Nunca bajamos la cabeza. Pudiéramos estar abajo en una serie, pero cualquiera que visitase nuestro Club House nunca pudiera imaginarse que esa es la situación. Nuestra mentalidad es positiva y sabemos que podemos salir adelante de cualquier circunstancia".

A lo mejor un jovencito con una experiencia en las Grandes Ligas tan reducida y que de paso ya ha subido una montaña fabulosa con su retorno monumental a la lomita, se estuviera comiendo las uñas hasta los codos, a sabiendas de que Toronto prácticamente está obligado a ganar el lunes para tener cierta opción en la Serie de Campeonato de la Liga Americana, pero ese no es el caso con Stroman.

"Todo esto es divertido", expresó el derecho de apenas 5.8 pies de estatura. "Uno sueña con esto cuando va creciendo. De manera que estoy bien contento de actuar en una situación similar. Quiero ser el hombre que reciba la bola en este tipo de juegos. Para eso uno trabaja y se prepara tanto. Y me nutro de la energía de la concurrencia y de la que me ofrece el apoyo de mis compañeros de juego".

Por supuesto, Stroman, proveniente de la Universidad de Duke y seleccionado en la primera ronda del proceso de reclutamiento de talento amateur [o draft] de 2012, no va a subestimar para nada a un equipo que fue capaz de enviar a las duchas al estelar David Price en el séptimo episodio de un segundo juego de la Serie de Campeonato del Joven Circuito que en ese entonces favorecía 3-0 a Toronto en Kauffman Stadium.

"Uno necesita estar más consciente y tener más cuidado cuando ellos tienen hombres en circulación, brindándole a Russell [el receptor Martin] la mejor oportunidad posible de sacar esos corredores, porque és el mejor de la pelota en estos casos", diagnosticó Stroman. "Como dicen, ese [Kansas City] es un gran equipo, siempre está en el calor de la batalla y el juego [del lunes] va a ser precisamente eso. Haré todo lo que esté de mi parte para mantener a sus hombres fuera de las bases. Es la mejor manera de lidiar con ese elenco".

¿Y qué tan crucial es para los Azulejos su juego más importante desde que Joe Carter dejó en el terreno a los Filis de Filadelfia en la Serie Mundial de 1993. Gibbons está claro de que las cosas están color de hormiga y los momios figuran en su contra, pero tiene optimismo de que la justa pueda tener otras características en el Rogers Centre, antiguo Skydome.

"Uno nunca quiere ponerse en una desventaja de 0-3, la historia del béisbol es la prueba de que eso no es nada conveniente", aceptó Gibbons. "Pero recordemos que cuando estuvimos abajo 0-2 a manos de los Rangers de Texas [en la Serie Divisional] nuestro equipo mantenía su confianza. Y contamos con tremendo club, eso es un hecho. Ellos también lo tienen y no espero que se derritan. El del lunes es un partido gigantesco". Johnny Cueto, que le había prometido a los Reales y al resto del planeta beisbolero que ante Houston iba a aparecer "el verdadero Johnny Cueto", considera que el tercer partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana tiene características similares a la de aquel desafío final frente a los Astros.